Hospital Psiquiátrico de Morelia, con observaciones de la CNDH

El organismo visitó 39 hospitales de varias entidades del país; el de Morelia no es el peor evaluado

Jorge Ávila / La Voz de Michoacán

En un informe entregado en octubre del año pasado, y del cual recién informó la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, a través del Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura, tras las visitas realizadas entre los meses de mayo y junio de 2018 a 39 hospitales psiquiátricos de 25 entidades del país y de la Ciudad de México, se detectaron actos de tortura, tratos crueles, inhumanos o degradantes.

En el caso del Hospital Psiquiátrico Dr. José Torres Orozco, en Morelia, en el Informe de Supervisión ISP-10/2018 se consignaron diferentes deficiencias que derivan en factores de riesgo.

PUBLICIDAD

Entre lo observado por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos en el Psiquiátrico de Morelia, se encontró que el día que el personal realizó la visita se tenía a personas privadas de la libertad sujetas a proceso judicial y sentenciadas ingresadas por orden de una autoridad judicial, esto sin que en las instalaciones del nosocomio se cuente con un área especial para ellos, siendo ubicados en población general, indica el reporte de la CNDH.

Además, en el Psiquiátrico moreliano se detectó que no existen o no se aplican los criterios de clasificación para designar el área de estancia de los pacientes en los pabellones, sólo se lleva a cabo por género; esto quiere decir que no importa la peligrosidad o vulnerabilidad de los pacientes, simplemente son divididos entre hombres y mujeres.

PUBLICIDAD

Otra de las observaciones es que el Hospital Psiquiátrico Dr. José Torres Orozco no cuenta con un laboratorio de análisis clínicos, ni gabinete de rayos X, además de que el servicio de electroencefalografía está deshabilitado, y también, igual de alarmante, carece de medicamentos para el tratamiento de padecimientos psiquiátricos.

Por todas esas deficiencias, en el Psiquiátrico de Morelia se dictaminaron 4 factores de riesgo: ingreso obligatorio, es decir, los internos que están ahí por orden judicial y que están con la demás población de internos; clasificación de los pacientes, esto al sólo separar hombres de mujeres; equipo médico, medicamentos y programas que ayuden a la recuperación y adecuada atención de los internos, y personal de seguridad suficiente, lo que pone en riesgo tanto a la población u interna como al personal que ahí labora.

A nivel nacional

Después de haber visitado los diferentes psiquiátricos entre los meses de mayo y junio del año pasado, el organismo público autónomo emitió un total de 249 recomendaciones en 39 hospitales, de los que 12 son operados por la Secretaría de Salud federal, 23 son del IMSS, 8 de la Universidad Autónoma de Nuevo León y 214 de las secretarías de Salud estatales.

Los estados donde se visitaron las instalaciones son Aguascalientes, Baja California, Baja California Sur, Campeche, Ciudad de México, Chiapas, Chihuahua, Coahuila, Colima, Durango, Estado de México, Guanajuato, Hidalgo, Jalisco, Michoacán, Nuevo León, Oaxaca, Puebla, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Tabasco, Tamaulipas, Veracruz, Yucatán y Zacatecas.

En este proceso se identificaron actos de tortura y tratos crueles, inhumanos o degradantes el aislamiento de los pacientes, la escasez de medicamentos generales, psicofármacos y equipo médico. Así como la carencia de personal de salud, ya sea médicos generales y especialistas, enfermeros, psicólogos y trabajadores sociales. 

Además de las deficiencias en el procedimiento de aplicación de la terapia electroconvulsiva (TEC), la falta de mantenimiento de las instalaciones y mobiliario, y la inexistencia de espacios para las personas que ingresan de forma obligatoria por mandato de una autoridad judicial.

En un comunicado, se destacó que de las 249 recomendaciones, 96 ya fueron atendidas (38.6 por ciento), 75 tuvieron avances encaminados a su cumplimiento (30.01 por ciento) y 78 aún persisten (31.3 por ciento).