Iglesia en Michoacán da cobijo a migrantes venezolanos

Los servicios ofrecidos por la arquidiócesis incluyen la alimentación, hospedaje y traslado de personas migrantes.

Foto: Notimex. Migrantes centroamericanos y sudamericanos incrementaron en los últimos años su paso por México, buscando llegar a EUA.

Héctor Jiménez / La Voz de Michoacán

Morelia, Michoacán. Representantes de la Arquidiócesis de Morelia informaron que, durante este 2019, año en que se registró el fenómeno de caravanas migrantes que partieron de Centroamérica pasando por México hacia Estados Unidos,tres migrantes venezolanos solicitaron y recibieron apoyo de la iglesia católica para dotarles de servicios como alimentación, hospedaje o traslado en su paso por Michoacán.

“Se han atendido a tres venezolanos que han pedido este apoyo y también en conjunto con Cáritas está el albergue que se encuentra cerca del Hospital de la Mujer, donde ahí mismo se les ha atendido”, informó en conferencia de prensa, Oscar Rojas, titular de la Pastoral de la Movilidad Humana de la Arquidiócesis de Morelia.

PUBLICIDAD

El líder católico encargado del tema de migración en Michoacán detalló que los servicios ofrecidos por la arquidiócesis incluyen la alimentación, hospedaje y traslado de personas migrantes, así como a sus familias, además de que se mantiene contacto con la Secretaría del Migrante de Michoacán y con algunas diócesis de la nación americana.

“En diferentes lugares como en Washington y en Los Ángeles, California, se está teniendo una vinculación con otras instituciones que puedan estar apoyándonos para esta mejor atención. La labor no es nada sencilla, pues también ha habido personas que han llegado a la diócesis, donde se les ha dado alguna atención, viendo las necesidades básicas como el alimento, en algunos casos también el hospedaje o hay quienes no necesitan de esto sino únicamente que se les apoye con el traslado a los lugares a los que ellos se dirigen”.

PUBLICIDAD

“Hemos estado comunicándonos con la Secretaría del Migrante, con algunas otras instituciones y organizaciones que colaboran con esta labor de atención al migrante y no solo al migrante sino también a sus familias, que es algo que pudiéramos estar olvidando; como lo dice el Papa Francisco, no se trata únicamente de los migrantes y refugiados, son de la atención a sus familiares”, ahondó el titular de la Pastoral de la Movilidad Humana.

Sobre esa línea, Rojas Madrigal añadió que a la atención en servicios básicos como alimentación y vivienda que ofrece la Iglesia Católica, también debe sumarse una atención “espiritual” tanto a las familias de migrantes en Michoacán como a las personas desplazadas que hacen su arribo a los Estados Unidos de América.

“Se ha tratado de que, en conjunto con las instituciones que ya están atendiendo este fenómeno migratorio, poder tener esta vinculación. La parte más importante que nos corresponde atender en la dimensión espiritual. Esa es la parte que con el padre de la Diócesis de Wisconsin estamos tratando de comunicarnos con él, ya que está realizando una grande labor de atención a los hispanos”, ahondó el representante católico.

‘Viajan por un futuro imposible de construir’

El tema de la migración ya había sido establecido dentro de las prioridades globales de la Iglesia Católica marcadas desde el Papa Francisco. En ese sentido, el arzobispo de Morelia, Carlos Garfias Merlos, enfatizó que una de las principales razones de la migración tiene que ver conque algunas personas se enfrentan a un “futuro imposible de construir” en sus lugares de origen.

“Las personas migran por muchas razones, ante todo por el anhelo de una vida mejor, a los que se una en muchas ocasiones el deseo de querer dejar atrás la desesperación de un futuro imposible de construir. Se ponen en camino para reunirse con sus familias, para encontrar mejores oportunidades de trabajo o de educación; quien no puede disfrutar de estos derechos, no puede vivir en paz”, manifestó el arzobispo.

Cuestionado sobre el esquema para ofrecer apoyo a los migrantes y sus familias en Michoacán, respondió que se mantienen en operación un comedor comunitario gestionado en conjunto con la organización Caritas Diocesanas, en tanto que a la par todavía se sigue trabajando el proyecto para contar con un albergue permanente, pues actualmente todavía avanzan los trabajos para habilitar un inmueble con este fin.