Sequía devastaría más de 100 mil hectáreas de cultivos en Michoacán este año

Autoridades estatales temen que la sequía crezca y se convierta en la peor temporada de los últimos 50 años

Foto: Pixabay. Los municipios enclavados en la Tierra Caliente de Michoacán presentan el más alto grado de afectación por el calor.

Arturo Molina / La Voz de Michoacán

Morelia, Michoacán. El estado de Michoacán cerrará el año con más de 100 mil hectáreas de cultivos de diferentes regiones en pérdida total por sequía, informa la Secretaría de Desarrollo Rural y Agroalimentario (Sedrua). A pesar de que la cifra ya es escandalosa, se teme que con el periodo de estiaje que inicia con el temporal de frío y la desaparición de las lluvias, la sequía crezca y se convierta en la peor temporada de los últimos 50 años.

PUBLICIDAD

Hasta esta semana, se tienen oficialmente reportadas casi 70 mil hectáreas afectadas. No obstante, debido a la gravedad de la sequía, todos los días llegan reportes sobre pérdidas en los cultivos que, de continuar la tendencia, serán más de 100 mil hectáreas en cultivos como el maíz, trigo, sorgo y granos de las diferentes regiones.

La sequía no es el único problema al que se enfrenta el campo michoacano. Se espera que este año se triplique el recorte presupuestal al sector en el país, lo cual afectará a la producción de la entidad, toda vez que los cuatro programas principales dependen de los recursos concurrentes con la Federación.

También puedes leer: Impactarán a Michoacán recortes a programas ambientales

PUBLICIDAD

En entrevista, el titular de la Sedrua, Rubén Medina Niño, reconoció que las complicaciones por el clima de este año rebasaron incluso las del 2016 en condiciones de sequía. Para este año, buena parte del territorio michoacano ya alcanza el estatus de territorio en condición de sequía severa.

No es el único dato a favor. Los recursos de apoyo para los productores afectados únicamente cubrirán a 20 mil hectáreas, mientras que el resto tendrán que conformarse con el pago del seguro catastrófico. Los menos afectados son los cultivos perenes que cuentan con sistemas de irrigación, no obstante, mientras los productores de monocultivos como el aguacate, las berries y otros frutos altamente redituables ‘pasan a caballo’ la temporada, el resto, tendrá que idear una forma de subsistir hasta el próximo año.

“Hay un incremento más de un 20 por ciento con respecto al año anterior, y destacaría los municipios de Huetamo, Apatzingán, Carácuaro, la región de La Piedad, San Lucas Tiquicheo, son los que tienen mayor siniestralidad. Encontramos cultivos desarrollados desde el punto de vista fisiológico, pero no tuvieron producción. No hubo producción de maíz y en estas semanas ha empezado a llover, eso ya no ayuda. Viene la temporada fuerte de sequía y va a ser un año crítico en el que estamos preparando un programa especial para estos productores”, explicó.

Son los municipios enclavados en la Tierra Caliente de Michoacán los que presentan el más alto grado de afectación por el calor. En este contexto, trascendió que Huetamo, Churumuco, La Huacana y demarcaciones vecinas, ya concentran grandes cantidades de pérdidas en el tema de cultivos.

El problema radica en que la falta de humedad y la ausencia de lluvia propició que los cultivos se quedarán en la fase vegetativa y no dieran frutos. A pesar de que se registraron algunas lluvias en las últimas dos semanas, las precipitaciones ya son prácticamente inútiles para la producción agrícola.

Son al menos 500 mil productores los que dependen de las lluvias para sus cultivos, de los cuáles la economía de todo el año depende de las ganancias que puedan obtener durante el ciclo agrícola. Lo anterior se complicará con la falta de recursos. Asimismo, son prácticamente todos los cultivos de granos los que se encuentran afectados para este fin de año.

Recortes presupuestales: agricultura en vilo

Además, hasta en un 300 por ciento crecerán los recortes presupuestales al campo para este año. Mientras que, en 2019, fueron 6 mil millones de pesos los que se recortaron a nivel nacional, se espera que para el próximo año sean hasta 18 mil millones de pesos. En el caso de Michoacán, lo anterior impactará de manera directa a diferentes rubros, principalmente al fitosanitario.

Medina Niño destacó que los más urgentes de trabajar y que presentarán problemas por los recortes en el presupuesto destacan la firma de proyectos para la certificación y la inocuidad, el desarrollo rural y la inversión propiamente al campo. En los tres casos, por lo general el Estado ponía una parte y el gobierno federal la otra, tal como sucedió con el Seguro por Daño Catastrófico, que también se redujo en este año.

“Está en revisión, dependemos de un presupuesto federal. Sí nos preocupa que en el presupuesto que se presentó hay temas que disminuyen para el campo, como el sanitario. Le disminuyen también al programa de desarrollo, concurrencia, pero son temas que se revisan a nivel nacional con los secretarios. Espero que estos temas se vuelvan a colocar en el presupuesto de la Federación y podamos convenir para estos programas”, manifestó.

Uno de los programas concurridos con la Federación refiere a la tecnificación y la modernización del campo. En este tenor, reconoció Medina Niño que los apoyos han tenido un déficit importante de cobertura. Del universo de solicitudes de apoyo, se ha logrado cubrir únicamente el 40 por ciento, lo que habría generado el descontento de los productores.

Cabe destacar que la producción agrícola de Michoacán se encuentra sembrada en una superficie estimada en un millón 127 mil hectáreas, por lo que el estado ha ganado terreno en la producción agroalimentaria a nivel nacional.

La entidad genera una derrama superior a los 46 mil millones de pesos; sin contar el rubro pecuario, del cual estarían ingresando al sector otros poco más de 2 mil millones de pesos para hacer una suma del sector agropecuario de más de 48 mil millones de pesos, con los cuales contribuye el campo al desarrollo del estado.