Su padrastro la llevaba a moteles y la obligaba a ver pornografía, uno de tantos horrores del abuso infantil

Fue mi papá, fue mi padrastro, fue mi maestro, fue mi entrenador, fue…, los responsables de violentar a los vulnerables.

Foto: Jaime Lagunas / La Voz de Michoacán.

Juan Carlos Huante / La Voz de Michoacán

Metida en la cajuela del vehículo o debajo de los asientos, en varias ocasiones fue llevada a moteles y era obligada a ver pornografía; ahora tiene 12 años. El agresor es su padrastro, quien abusó de la menor desde que tenía 6 años en Lázaro Cárdenas.

PUBLICIDAD

Francisco V. fue detenido por su posible relación en el delito de violación y abuso sexual en contra de su hijastra, a quien amenazaba con atentar contra su vida si comentaba lo ocurrido.

Hace poco más de un año, en agosto de 2019, México ocupaba el primer lugar en abuso sexual infantil, con 5.4 millones de casos anuales, según estudios de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

La OCDE ubicó a Tlaxcala, Querétaro y Chihuahua como las entidades con mayor incidencia de pederastia y trata infantil desde hace 20 años, pero en Michoacán, solo de marzo a junio, la Fiscalía del Estado ha detenido a casi una veintena de abusadores de niños, y la lista que antecede es larga.

PUBLICIDAD

El 19 de marzo la menor de edad estaba en el negocio familiar cuando fue llevada a una bodega donde sufrió agresión sexual; fue su papá, identificado como Jesús R. o J. Jesús R., quien además la golpeó para que no dijera nada de lo que pasó. Se le detuvo en Jiquilpan.

En Pátzcuaro, a sus siete años de edad, estaba dormida en su habitación cuando Abraham P., su progenitor, la atacó sexualmente el pasado 20 de febrero.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF por sus siglas en inglés) señala que 2 de cada 10 mujeres reportan que sus esposos o parejas ejercen o han ejercido violencia física contra sus hijas o hijos en las mismas circunstancias.

En el “Panorama Estadístico de la Violencia contra Niñas, Niños y Adolescentes en México”, el organismo de la ONU detalla que Michoacán es la región centro-occidente del país que presenta las proporciones más altas de violencia contra mujeres adolescentes en el hogar, con un índice de 27.7%.

Niños y niñas han sido presas del propio padre, del padrastro, del tío, del maestro, del vecino y del entrenador, por mencionar algunos tipos de perpetradores de violencia contra los menores de edad.

Desde noviembre de 2019, una alumna de primaria del municipio de Zamora padeció el abuso sexual por parte de su maestro, de nombre Joab “X”. El señalado amenazó a la menor con atentar contra su vida y la de su familia si contaba lo sucedido.

Foto: UNICEF.

Tiene 15 años de edad y le gusta el futbol, pero durante 7 meses –de septiembre de 2019 a marzo de 2020­ fue violentada de forma sexual por su entrenador, quien aprovechaba que trasladaba a los menores en su vehículo para cometer los actos en contra de la víctima. Ocurrió en Morelia y el presunto responsable se llama Juan José M.

Ignorados y sin creerles

“En muchas ocasiones (los menores), son ignorados o invisibilizados por las y los familiares que dudan de la palabra de la víctima, no conciben que el agresor sea una persona cercana, o evitan enfrentarse a una situación jurídica o personal”, dijo en mayo pasado Claudia Erika Guerrero González, titular de la Unidad de Delitos Sexuales de la Fiscalía Especializada para la Atención a Delitos de Violencia Familiar y de Género, durante su participación en la mesa sobre Prevención de Abuso Sexual Infantil.

Foto: UNICEF.

El pasado 30 de enero, Jorge Luis R., estuvo de visita en un domicilio de la localidad de Zitácuaro, pero aprovechó que se quedó solo con su sobrina para violarla.

En el municipio de Pátzcuaro, el sueño de la adolescente de 15 años fue interrumpido de manera violenta al ser abusada por Oracio F., quien ingresó al domicilio la madrugada del pasado 14 de mayo.

Claudia Erika Guerrero urge a los padres de familia o a cualquier persona que tenga conocimiento de que una o un menor está siendo objeto de algún tipo de agresión sexual, escuche a la víctima, le crea y denuncie los hechos ante la Fiscalía Especializada en este delito.

Desde el 15 de abril hasta el 12 de mayo del presente año, José Uriel P. cometió agresiones sexuales contra la sobrina de su pareja sentimental, de 13 años de edad, en Cuitzeo; aprovechaba que los demás miembros no se encontraban para atacarla bajo amenazas.

La titular de la Unidad de Delitos Sexuales de la Fiscalía Especializada para la Atención a Delitos de Violencia Familiar y de Género pidió a la población no tener miedo a denunciar este tipo de ilícitos “que repercuten fuertemente en el desarrollo de las y los menores”, para lo cual existen 10 fiscalías regionales distribuidas en diversos municipios de la entidad a donde pueden acudir a denunciar.

Contenidos relacionados

Otras muestras de la vejación hacia los vulnerables

En Morelia, la niña de ocho años encontró en la pareja de su madre al enemigo. Entre enero y abril de 2019, Carlos Alberto O., aprovechó que los demás miembros de la familia para abusar de la menor, a quien amenazaba para evitar que contara lo sucedido.

Los pasados días 15 y 18 de febrero, Juan José C. sacó ventaja de que su pareja salió a trabajar para atacar a la menor de dos años de edad, en Senguio.

Foto: Pixabay.

El 13 de abril en Morelia, la menor de 11 años salió de su domicilio para dirigirse a la tienda; en el trayecto alguien la comenzó a seguir, era su padrino Oscar X., quien al pasar por un andador la agredió sexualmente.

En dos ocasiones, en los meses de enero y febrero, José Moisés R. abusó se du hija de 5 años de edad mientras esta se encontraba bajo su cuidado.

Desde 2012, Iván H. atacó sexualmente a su hijastro, que en ese entonces tenía 11 años de edad; la agresión se repitió en mayo de 2015 y recientemente en el presente año.