Altruistas morelianos reciben galardones en la UNID por su labor

Los estudiantes de la UNID dieron cuenta de la necesidad de tomar como ejemplo a los altruistas de la ciudad; al colocarles una medalla expresaron su agradecimiento

Arturo Molina / La Voz de Michoacán

Morelia, Michoacán. Recorrer las calles de Morelia todos los días le permitió ver la cruda realidad que viven miles de personas y las necesidades de más seres humanos. Don Benjamín Pérez Alfaro, mejor conocido como El Chita, festejó 30 años ayudando a quienes más lo necesitan.

Todo empezó cuando se dio cuenta de lo difícil que era para las personas con discapacidad abordar un taxi en la calle. Ante estudiantes universitarios, narró cómo ser taxista le abrió los ojos a la cruel realidad.

PUBLICIDAD

Su labor le fue reconocida por parte de la Universidad Interamericana para el Desarrollo (UNID) y sus estudiantes. Calificado como héroe de Morelia, junto con otros destacados activistas, llamó a los jóvenes a trabajar por la sociedad.

Invitó además a que en el ámbito de lo académico y de la profesionalización sigan la ruta del bien y de ayudar a los más necesitados.

PUBLICIDAD

"En el Hospital Civil tienen mi número para servicios gratuitos y tengo la intención de entregar pelotas el Día del Niño y el Día de Reyes. Una labor que me ha costado mucho, a veces no llego con dinero a la casa pero eso no me impide ver por mis hermanos. Tengo la oportunidad de recolectar ropa, juguetes, medicinas que se los hago llegar a médicos".

Benjamín Pérez Alfaro, altruista.

El altruismo lo ha definido en los últimos años. Aunque reconoce que hay días que llega sin dinero a casa para la familia, la satisfacción de haber ayudado a las personas y de dotarlos de una sonrisa es paga suficiente.

Benjamín Pérez Alfaro, durante su mensaje. Foto, Sam Herrera Jr.

La Voz de Michoacán le ha acompañado en diferentes ocasiones a sus actos de bondad. Desde las pelotas en los hospitales infantiles, colonias marginadas y asistencia de transporte en el Hospital Civil, le han caracterizado.

No le interesa tener riquezas. Reconoció ser criticado por familiares y amigos debido a que aun en los tiempos de carencias procura dar a los más necesitados. Aseguró a los estudiantes que esa es una de las enseñanzas más difíciles de transmitir a las nuevas generaciones.

"Soy servidor público, taxista, tengo alrededor de 30 años en el servicio y he visto la necesidad de la ciudad. Yo empecé apoyando la discapacidad trasladando personas con discapacidad. Yo veía que muchos compañeros no se paraban por traer una silla de ruedas. En el 2000 mil creé un radiotaxi para discapacitados y tuvo mucha, muy buena respuesta. Era dar la mano al más necesitado".

Ya vienen la Navidad y el Día de Reyes y reconoce que tendrá que trabajar más horas en su taxi para poder completar el guardadito para comprar las tradicionales pelotas de colores que desde hace décadas lleva a toda la ciudad.

Magoli Maldonado, fue otra de las galardonadas por la UNID. En este contexto, lamentaron los altos índices de cáncer y la necesidad de apoyar a aquellos que han perdido su cabello por los tratamientos.

"Yo hago pelucas oncológicas orgullosamente. Tenemos muchas actividades para personas que han perdido su mama y estamos haciendo champú y jabón oncológico. Recibimos cabello de donativos. La palabra ‘pelón’ se oye muy feo, precisamente eso es lo que hacemos para evitar que las personas con cáncer sufran más. Todos tenemos un familiar, amigo o conocido con cáncer”.

En este contexto, los estudiantes de la UNID dieron cuenta de la necesidad de tomar como ejemplo a los altruistas de la ciudad. Al colocarles una medalla como forma de reconocimiento, expresaron su agradecimiento.

Fueron los mismos estudiantes los que se adentraron a conocer cada una de las historias. Como parte de su trabajo académico, conocieron tanto a los personajes como a su labor en el paso de los años.

Desde altruistas que brillaron por la elaboración de pelucas oncológicas y otras actividades de beneficio social, fueron reconocidos por los jóvenes que ante profesores y compañeros, se comprometieron a seguir sus pasos para construir una mejor sociedad.