T-MEC entra en vigor. Sectores metalúrgico y de autopartes, oportunidades para Michoacán

Especialistas coinciden en que este acuerdo servirá como ‘salvavidas’ ante recesión económica que se vive en el país

Maricruz Rios / La Voz de Michoacán

Morelia, Michoacán. Tiene Michoacán oportunidades importantes para atraer capitales y participar de mayor forma en los sectores metalúrgico y de autopartes de cara a la puesta en marcha del Tratado México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), este miércoles 1 de julio, además de que constituye un importante bastión para recuperarse de la crisis económica por la pandemia, coinciden especialistas en la materia.

Para Jesús Melgoza Velázquez, titular de la Secretaría de Desarrollo Económico (Sedeco) en la entidad, este acuerdo comercial debe aprovecharse para potenciar la referencia geográfica, los canales de conexión y la atracción de nuevas inversiones en el sector manufacturero e industrial.

PUBLICIDAD

Y es que el T-MEC representa, en términos de la balanza comercial entre las tres naciones, el 16 por ciento del comercio mundial y el 28 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) que se genera en todo el mundo, por lo que la oportunidad de estar en el mayor mercado del planeta y con las mejores condiciones debe ser aprovechado, tanto por Michoacán como por México.

En este sentido, en entrevista con La Voz de Michoacán, resalta el funcionario estatal las alianzas de Michoacán con otras siete entidades en los últimos meses, lo que ha fortalecido las cadenas productivas y de valor, así como las ventajas logísticas y de conexión de la entidad, al conectar el puerto de Lázaro Cárdenas con el gran sector de la transformación en el norte del país; con el mismo tren de Kansas City Southern, que enlaza hasta Estados Unidos, y por su fortaleza en el sector de alimentos.

PUBLICIDAD

Destaca también, que de las 12 mil reglas que componían el acuerdo original (TLCAN), se mantienen prácticamente intactas 11 mil 900, las 100 restantes tienen algunas adecuaciones, una de ellas es en los componentes o partes de origen, que deben de ser regionales, incrementándose del 62.5 al 70 y 75 por ciento, dependiendo del ramo. “Ésta es una oportunidad grande para que estados como Michoacán atraigamos autoparteras (fabricantes de autopartes), aprovechando el puerto de Lázaro Cárdenas”, señala.

Contenidos relacionados

Muchos de estos productos venían de China, Corea del Sur o México y ahora deben ser partes producidas en México, por lo que hay la posibilidad de establecimiento de nuevas empresas. “Nosotros levantaremos la mano en primer lugar por esa ventaja logística portuaria que tenemos, a partir de Lázaro Cárdenas, y que se verán forzadas las empresas en México a aportar mayores contenidos regionales”.

Otro rubro, y en donde entra, por ejemplo, Arcelor Mittal, es que el 75 por ciento de los componentes de acero y aluminio deben ser de la zona norteamericana. “En Michoacán, en Lázaro Cárdenas se está construyendo la planta de laminado de acero y esto será una ventaja competitiva para que la empresa tenga éxito como para atraer otro tipo de inversiones”, comentó.

Agregó que “en metalurgia, los fabricantes de manufacturas intensivas en acero, por ejemplo, el sector electrodoméstico o aeroespacial, entre otros, requerirán de integrar el 70 por ciento del metal aquí en México y también es una oportunidad para atraer empresas que se dediquen a fabricar refrigeradores o lavadoras, que requerirán el laminado de acero”.

No obstante, señala que el sector de alimentos es donde está una oportunidad ya consolidada, pues Michoacán cada vez se vuelve más el proveedor por excelencia, al ser la entidad líder en este sector a nivel nacional y con más de 40 productos que se exportan a Estados Unidos y Canadá.

“Estados Unidos es un mercado que sigue creciendo día a día”, subrayó, por lo que la misión no es sólo consolidar el sector de frescos, como ya se tiene con el aguacate, el limón o las berries, “sino también incorporar una gran cantidad de productos tanto en fresco como procesado, en transformación de alto nivel de valor agregado para atender este mercado tan importante, con productos menos perecederos y con más vida en anaquel”.

Señaló que, en resumen, Michoacán buscará aprovechar las nuevas normas y oportunidades del T-MEC, primero porque le da confianza a las inversiones en México ante la posibilidad de que se cancelara, como anunció el presidente Donald Trump en un principio, lo que puso en zozobra las inversiones en el estado y el país.

Por su parte, Heliodoro Gil Corona, coordinador de Proyectos Estratégicos del Colegio de Economistas del Estado de Michoacán (CEEM), refiere que muchas de las esperanzas en el país (y en la entidad) para resarcir las afectaciones por la crisis económica del coronavirus, recaen en este acuerdo y las nuevas oportunidades que presenta.

Reconoce que la guerra comercial entre China y Estados Unidos, puede perjudicar de cierta manera los alcances del acuerdo, pero al mismo tiempo puede significar una oportunidad para atraer estas empresas asiáticas al mercado nacional ante la disputa perenne con el gobierno de Donald Trump.

Sin embargo, el principal escollo viene en lo local, pues la inversión productiva en nuestro país no se incentivará de manera automática con la puesta en vigor el tratado comercial México, Estados Unidos y Canadá. “Es muy evidente que existe resistencia, desconfianza e incertidumbre en el proyecto económico y político del gobierno que encabeza Andrés Manuel López Obrador”, asevera el también investigador nicolaita.

Según su conclusión, recobrar la confianza de los inversionistas ante un conjunto de decisiones en contra de empresarios nacionales y extranjeros, la apatía por encarar la recesión económica con medidas contracíclicas de apoyo a las micro, pequeñas y medianas empresas, y aportaciones contingentes a los estados y municipios, pone en serias dudas la recuperación de la confianza de los inversionistas internos y externos. “El T-MEC no resolverá este impedimento estratégico para el país”.