Antonio fue abrazado por el mundo tras perder lo más valioso, a su esposa de 63 años en tiroteo en EUA

El Universal/ La Voz de Michoacán   El Paso. Miles de ciudadanos de todo el mundo abrazaron el dolor de Antonio Basco, un hombre mayor que perdió a su compañera de vida y única familia en el tiroteo del Walmart, Margie Reckard, de 63 años, la mujer con la que compartió 22 años. PUBLICIDAD Margie …

Foto: Ap. El señor Antonio lloró la muerte de su esposa, quien era su única familia.

El Universal/ La Voz de Michoacán

 

El Paso. Miles de ciudadanos de todo el mundo abrazaron el dolor de Antonio Basco, un hombre mayor que perdió a su compañera de vida y única familia en el tiroteo del Walmart, Margie Reckard, de 63 años, la mujer con la que compartió 22 años.

PUBLICIDAD

Margie fue una de las 22 víctimas mortales que dejó la agresión de Patrick Crusius, un supremacista que el pasado sábado 3 de agosto ingresó a un Walmart, en El Paso, Texas, para disparar contra los presentes, sobre todo contra los mexicanos. Tras el inesperado deceso, Antonio realizó una convocatoria masiva al funeral de su esposa, porque solamente se tenían el uno al otro y no quería despedirla en solitario.

En medio de miles de arreglos florales, enviados desde Australia, Alemania, Nueva Zelanda, Francia, Sudáfrica y Noruega, así como de Ciudad Juárez y El Paso, Antonio lloró la pérdida de Margie, a la vez que se mostró sorprendido con las muestras de cariño.

PUBLICIDAD

Antonio recibió cientos de abrazos de desconocidos que mostraron su empatía ante su dolor, la respuesta ciudadana fue inesperada y mitigó la pena del ahora viudo, quien recibió las muestras de afecto en las instalaciones de Perches Funeral Homes.

Para la ocasión, Basco se vistió como suele hacerlo cotidianamente, una playera tipo polo, pantalón de vestir y zapatos deportivos, así fue como custodió el ataúd que guarda los restos de su esposa Margie, donde por más de tres horas recibió abrazos y condolencias.

Entre esos pésames, Basco encontró rostros conocidos que hace tiempo no veía, uno de ellos fue el de Jordan Billard, un excompañero que viajó desde Los Ángeles, California, para solidarizarse con su dolor en la despedida de su esposa Margie. «Lo escuché decir que perdió a su única familia o la más cercana y compré un vuelo para estar aquí hoy», reveló el hombre de 38 años.

Pero no todos eran viejos conocidos, la mayoría de los asistentes eran como Marco, un residente de El Paso que acudió a la funeraria para mostrar sus condolencias.

Hoy estamos aquí, pero después de lo que pasó nos hemos reunido casi todas las noches», dijo.

Igualmente comentó que el acompañamiento para Antonio era una muestra del tipo de personas que viven en la ciudad estadounidense. Mónica Aldana trabaja como enfermera en una clínica de El Paso, para su fortuna, dijo, no les tocó atender a víctimas del tiroteo; sin embargo, sabe que el proceso para los sobrevivientes ha sido muy difícil.

No alcanzo a imaginar lo que él siente, vi notas y fotos abrazando la cruz de su esposa y quise venir porque de alguna manera todos perdimos algo ese día, pero él perdió lo único que tenía», aseveró la mujer de 43 años.

Julieta Guijarro, trabajadora de Perches Funeral Homes, explicó que la respuesta de la ciudadanía fue totalmente inesperada y afortunada para el señor Antonio Basco.

El hombre ha sido uno de los más fieles visitantes del altar gestado en Walmart por amigos y familiares de las víctimas; diariamente acudía a la cruz blanca con el nombre de Margie Reckard y la abrazaba mientras lloraba su irreparable pérdida.

Antonio y Margie tuvieron un matrimonio de 22 años, pero no tenían hijos juntos y además no contaban con amistades en la zona de El Paso, puesto que Margie nació en Baltimore.