El gobierno alemán pide a sus ciudadanos que luchen contra el racismo

Notimex/La Voz de Michoacán   PUBLICIDAD Alemania. El ministro de Asuntos Exteriores, Heiko Maas, llamó hoy a los alemanes a posicionarse con más determinación a favor de la democracia y en contra del racismo, tras las tensiones de la última semana en la ciudad de Chemnitz, donde la ultraderecha ha mostrado su fuerza. Tras las …

Foto: Tomada de Internet.

Notimex/La Voz de Michoacán

 

PUBLICIDAD

Alemania. El ministro de Asuntos Exteriores, Heiko Maas, llamó hoy a los alemanes a posicionarse con más determinación a favor de la democracia y en contra del racismo, tras las tensiones de la última semana en la ciudad de Chemnitz, donde la ultraderecha ha mostrado su fuerza.

En esa ciudad del estado de Sajonia se vivieron disturbios xenófobos desatados por la muerte de un ciudadano alemán presuntamente a manos de dos refugiados, el pasado fin de semana.

En nuestra sociedad se ha extendido lamentablemente una comodidad que debemos superar", dijo el político socialdemócrata en declaraciones al dominical Bild am Sonntag. "Debemos levantarnos del sofá y abrir la boca. Los años del estado vegetativo discursivo deben acabar".

Por su parte, el gobernador de Sajonia, Michael Kretschmer, declaró este domingo que "para mí los extremistas de derecha son los mayores enemigos de la democracia", al agradecer a la policía su intervención el sábado.

Hay que dejar claro dónde está la mayoría", señaló en favor de quienes se oponen a los xenófobos y a los ultraderechistas, al tiempo que abogó por el diálogo político sobre temas muy sensibles para la ciudadanía alemana.

Sajonia es el estado de la federación alemana en el que se registra la presencia más fuerte de la extrema derecha y el neonazismo.

Una semana después del apuñalamiento a manos de un iraquí y un sirio, las marchas xenófobas volvieron ayer a la ciudad con una multitudinaria manifestación en la que participaron unos ocho mil opositores a la política migratoria del gobierno de la canciller federal, Angela Merkel.

Miembros de la ultraderecha y neonazis estuvieron presentes en la marcha, según los últimos datos proporcionados por la policía.

A esa manifestación se opusieron unos tres mil contramanifestantes que marcharon por la paz, una cifra muchísimo menor. La policía informó que los enfrentamientos, en parte violentos, dejaron 18 heridos, entre ellos tres policías.

El ambiente en Chemnitz es de una fuerte xenofobia. En forma paralela a las marchas, un afgano de 20 años fue golpeado por cuatro encapuchados y resultó ligeramente herido.

La policía investiga también la denuncia de un equipo de televisión que aseguró haber sido atacado, uno de cuyos reporteros fue herido. Un caso más es un presunto ataque contra un grupo de seguidores socialdemócratas en Marburgo, en el estado federado de Hessen.

Con el objetivo de mostrar la oposición a la xenofobia y al racismo será celebrado un megaconcierto gratuito en Chemnitz, que será ofrecido mañana lunes en esa ciudad por conocidas bandas alemanas como Die Toten Hosen, Kraftklub, K.I.Z, Feine Sahne Fischfilet o Marteria & Casper, bajo el lema #wir sind mehr (Nosotros somos más).

Por otra parte, en Aemania crecen los llamados para que la Oficina Federal de Protección a la Constitución vigile al partido Alternativa para Alemania (AfD), después de que éste participó el sábado en la manifestación de Chemnitz junto a los neonazis. AfD es populista de extrema derecha y abiertamente xenófobo y antimusulmán.

Ese partido cobra cada vez más fuerza y más seguidores en Alemania y cuenta ya con la tercera fracción legislativa más numerosa en el Bundestag. Es la principal fuerza de oposición.

La líder del partido de los Verdes, Annalena Baerbock, consideró urgente esa medida (la vigilancia política sobre AfD), mientras el líder de fracción de la Unión Democristiana (CDU) de Merkel, Volker Kauder, señaló que el AfD recibe cada vez más ayuda del radicalismo de derecha.