Hoy es Floyd, pero ha habido más casos de abuso policial contra afroamericanos

Estados Unidos tiene una historia llena de abusos contra la población afroamericana, aquí te presentamos sólo algunos de los más mediatizados

Redacción / La Voz de Michoacán

George Floyd, un hombre afroamericano de 46 años, murió cuando era detenido por elementos de la Policía de Minneapolis, en Estados Unidos, acusado de intentar pagar en una tienda con un billete falso de 20 dólares.

Esposado y sometido, George falleció asfixiado luego que uno de los uniformados pusiera su rodilla sobre su cuello por varios minutos sin que lo dejara respirar. Todo quedó grabado.

PUBLICIDAD

La brutalidad policial contra Floyd, que terminó con su muerte, provocó una serie de manifestaciones contra la Policía de Minneapolis, donde incluso la comisaría fue incendiada.

El caso de George resurge la historia violencia particular que hay contra los afroamericanos en Estados Unidos.

PUBLICIDAD

Por ello, enlistamos más casos de brutalidad policial contra afroamericanos.

Trayvon Martin

Trayvon Martin, un joven de 17 años de edad, fue asesinado a tiros en Sanford, Florida, en 2013. El menor visitaba a unos familiares cuando tuvo un incidente con un voluntario de grupos de vigilancia vecinal, George Zimmerman.

Zimmerman fue juzgado y declarado inocente, argumentando que disparó en defensa propia.

Familiares de Trayvon aseguran que se trató de un frío y brutal asesinato contra el menor de edad.

Eric Garner

Un año después, en 2014, Eric Garner murió asfixiado cuando era arrestado por Daniel Pantaleo luego de ser acusado de vender cigarrillos sueltos de forma ilegal, en Nueva York.

Al igual que el caso de George, el de Eric fue captado en imágenes, donde repitió las mismas palabras de Floyd: "No puedo respirar".

Sin embargo, por el asesinato de Gerner un jurado se negó a presentar cargos contra el agente responsable de la muerte de Eric.

Pantaleo fue despedido hasta cinco años después del asesinato de Eric Garner.

Michael Brown

Ese mismo año, Michael Brown, un joven de 18 años, murió al recibir disparos del policía Darren Wilson, en Missouri.

El caso de Michael provocó varias protestas violentas que terminaron en la muerte de varias personas.

El movimiento Black Lives Matter comenzó a tomar fuerza y ganó visibilidad internacional.

Michael Brown poses for a photo in his cap and gown taken in March 2014. Brown was shot and killed by police in Ferguson, Mo.

Walter Scott

En 2015, Walter Scott, de 50 años, recibió tres disparos en la espalda mientras huía del policía Michael Slagger, en Carolina del Sur.

La detención de Scott se dio porque el afroamericano tenía una luz de freno rota de su automóvil.

Slagger fue sentenciado a 20 años de cárcel, en 2017, mientras que la familia de Scott alcanzó un acuerdo de 6.5 millones de dólares.

Freddie Gray

Una semana después del caso de Walter Scott, Freddie Gray, de 25 años, fue asesinado durante un arresto en Baltimore. La detención de Gray se dio por posesión de un arma luego que los uniformados le encontraron un cuchillo en su bolsillo.

El caso de Freddie fue captado en video, donde se ve gritando mientras lo llevan a una patrulla de la policía.

Tras la detención, Gray fue ingresado en un hospital con una lesión medular severa. Tras una semana de hospitalización murió.

El caso de Freddie provocó protestas violentas terminaron con al menos 20 uniformados heridos. Tres de los seis agentes involucrados fueron declarados inocentes de la muerte de Gray; los otros tres nunca fueron juzgados.

Sandra Bland

La brutalidad policiaca no se limita a hombres. Sandra Bland, de 28 años, fue detenida por una infracción de tránsito menor en 2015.

Durante el incidente, Sandra encendió un cigarrillo y se negó a apagarlo. Bland fue arrestada y acusada de agredir a un agente de policía.

Tres días después se suicidó en la cárcel. El caso de Bland provocó indignación en todo Estados Unidos.

Sandra Bland también se convirtió en el centro de un documental transmitido por HBO en 2018.

Philando Castile

En 2016, Philando Castile murió baleado por el agente de policía Jerónimo Yáñez a causa de una infracción de tráfico en Minnesota. El incidente fue transmitido en vivo por la novia de Philando Castile.

Yáñez fue acusado de homicidio involuntario en segundo grado y dos cargos de descarga peligrosa de un arma de fuego. Sin embargo, el oficial fue absuelto por un jurado menos de un año después.

Botham Jean

En 2018, Botham Jean murió a manos de Amber Guyger, una policía fuera de servicio, dentro de su propio departamento.

El uniformado dijo que ingresó por error al departamento del joven de 26 años pensando que era de ella.

Al ver a Jean, Amber le disparó al afroamericano que estaba desarmado, creyendo que era un ladrón. Por el caso de Botham, Guyger fue sentenciada a 10 años de prisión.

Atatiana Jefferson

En 2019, Atatiana Jefferson, una estudiante de medicina, murió a balazos dentro de su propia habitación por el agente Aaron Dean, en Texas.

El uniformado había sido enviado a la casa de la joven de 28 años después de la denuncia de un vecino alertó a la policía que la puerta de entrada de Jefferson estaba abierta.

Deam le disparó a Jefferson a través de la ventana de su habitación. El uniformado fue acusado de asesinato, pero aún no se enfrenta a juicio.

Breonna Taylor

Este año, Breonna Taylor, una técnica en emergencias médicas, recibió ocho disparos dentro de su departamento.

La joven de 26 años fue asesinada por policías que ingresaron a su casa en Kentucky. Los uniformados estaban ejecutando una orden de allanamiento como parte de una investigación de droga, pero no se encontraron estupefacientes en la propiedad.

Ahmaud Arbery

En 2020, Ahmaud Arbery trotaba por una zona residencial de la costera ciudad de Brunswick cuando fue abordado por Gregory McMichael, expolicía de 64 años, y su hijo Travis, de 34.

El exagente pensó que Arbery se parecía a un sospechoso de una serie de robos en domicilios de la zona. Padre e hijo tomaron sus armas y lo persiguieron en una camioneta, disparando contra él.

Los hechos fueron captados en video y se hizo viral. Los McMichael fueron detenidos 74 días después, al igual que William Bryan, quien grabó el incidente y también seguía a Ahmaud en un segundo carro.

Y Los Ángeles ardió: disturbios de 1992

El 3 de marzo de 1991, el taxista Rodney King fue perseguido en la autopista por la policía, negándose a detenerse cuando se le indicaba mediante luces y sirenas. Tras saltarse varios semáforos y señales de alto, se paró en el distrito de Lake View Terrace. King, que tenía antecedentes de conducción bajo los efectos del alcohol, y se creía que había consumido fenciclidina, se resistió a su arresto y fue derribado, inmovilizado y golpeado con toletes por cuatro miembros del Departamento de Policía de Los Ángeles estando esposado.

Aunque se le acusó de haber intentado arrebatar el arma de uno de los agentes, eso no fue captado en el video. El incidente fue grabado por George Holliday junto a su esposa Eugenia, unos videoaficionados, con su cámara Sony. Esta grabación dio la vuelta al mundo, convirtiéndose en un importante argumento para los activistas prominorías de Estados Unidos.

El fiscal del distrito de Los Ángeles acusó a los cuatro agentes de uso excesivo de la fuerza durante la paliza. Debido a la amplia cobertura del suceso, el juicio fue llevado a un nuevo juzgado en Simi Valley, una zona predominantemente blanca de la ciudad de Ventura County.

Al contrario de lo creído popularmente, ningún residente de Simi Valley formó parte del jurado, que había sido escogido en el condado de Los Ángeles. El jurado fue, sin embargo, reclutado en el cercano Valle de San Fernando, también blanco en su mayoría. El 29 de abril de 1992, el jurado rechazó todas menos una de las acusaciones.

LA Riots 1992 (Photo by Mark Downey Lucid Images/Corbis via Getty Images)

El 29 de abril de 1992, miles de personas inconformes se lanzaron a las calles de Los Ángeles y prendieron fuego, saquearon tiendas y causaron caos después de que un jurado absolviera a los cuatro oficiales de raza blanca del Departamento de Policía de Los Ángeles.

Más de 60 personas murieron y miles resultaron heridas. Los disturbios también dejaron un saldo de más de mil millones de dólares en daños.

Muchas personas presenciaron con horror a través de sus televisiones cuando el chofer de un camión de carga, Reginald Denny, fue brutalmente golpeado por algunos alborotadores.

Asesinato de Reginald Denny.

Miembros de la comunidad coreana tomaron las armas ante la ausencia de la policía y se impuso un toque de queda en la tarde noche de ese día en gran parte de la ciudad.

Elementos de la Guardia Nacional de California, soldados y miembros de agencias federales de la ley, fueron enviados a ayudar a la policía local para que tranquilizaran a la multitud y para dispersarla.