Imágenes fuertes|Cadáveres por COVID-19 son abandonados y quemados en calles de Ecuador

Las familias se ven obligadas a dejar los cuerpos de los fallecidos fuera de sus casas, mientras esperan que los servicios de emergencia los puedan recoger.

Redacción / La Voz de Michoacán

Ecuador. Las funerarias en Ecuador empiezan a colapsar debido al rápido aumento en cantidad de enfermos y cadáveres por la pandemia del COVID-19. Hasta el momento, según el mapa de estimaciones de la Universidad Johns Hopkins, el país sudamericano tiene casi tres mil enfermos y cerca de 100 muertos.

Sin embargo, en imágenes que han recorrido el mundo este miércoles se observa cómo los hospitales de la ciudad de Guayaquil están colapsando por la llegada de enfermos.

PUBLICIDAD

“No lo quieren recibir, se va a morir. Si yo lo saco con tremendo sol, se muere el señor en el camino. Gracias a Dios el señor llegó vivo al hospital del seguro de los Ceibos, de Guayaquil. Aquí está vivo el señor con un tanque de oxígeno, pero ya casi se muere”, graba un hombre con voz desesperada para el medio El Pájaro.

Como si fueran imágenes sacadas de una película de terror, pero no, es la dramática realidad que se viven los ecuatorianos ante la falta de respuesta de las autoridades sanitarias para realizar el debido proceso a los cadáveres de personas infectadas de COVID-19.

PUBLICIDAD

Cadáveres de personas que tenían síntomas del nuevo coronavirus u otras enfermedades, aparecieron desde el domingo, envueltos con plásticos o frazadas en las aceras de las calles, o que quedan adentro o afuera de las casas de sus familiares son las fuertes imágenes que circulan en las redes sociales como una forma de denuncia a la falta de atención en sus casos.

Las familias se ven obligadas a dejar los cuerpos de los fallecidos fuera de sus casas, mientras esperan que los servicios de emergencia los puedan recoger.

Según el medio El Universo, a la crisis del levantamiento de cuerpos, se suma la búsqueda de atención desesperada en los centros de salud públicas y privadas, donde miles de personas esperan para ser atendidas y saber si sus problemas de salud están relacionados al nuevo coronavirus.