Así quedó Puerto Rico tras el sismo registrado esta mañana, dejando deslaves, grietas y destrozos

Residentes de las localidades costeras del sur publicaron imágenes en internet de viviendas parcialmente derribadas y grandes rocas bloqueando carreteras, mientras las autoridades pedían calma.

Foto: AP. Los residentes evalúan los daños causados en una vivienda por un sismo registrado en Guánica, Puerto Rico.

AP / La Voz de Michoacán


Puerto Rico. Un sismo de magnitud 5,8 remeció Puerto Rico en la madrugada del lunes, provocando pequeños deslaves, cortes en el suministro eléctrico y graves grietas en algunas viviendas. Fue uno de los más potentes registrados en el territorio estadounidense, donde ha temblando más de una semana.

Por el momento no se reportaron personas fallecidas.

Foto: AP. Una vivienda cayó sobre vehículos estacionados después de un terremoto registrado en Guánica, Puerto Rico.

Un segundo sismo de magnitud 5,1 se registró más tarde el lunes, a las 10:51 de la mañana, sacudiendo cableado eléctrico y desatando el miedo entre los residentes del sur de Puerto Rico que habían estado esperando fuera de sus viviendas ante el temor de que los edificios hayan sufrido daños y no sean seguros.

PUBLICIDAD

El primer terremoto se registró a las 06:32 horas justo al sur de la isla, a una profundidad relativamente escasa de 10 kilómetros (más de 6 millas), según el Servicio Geológico de Estados Unidos. No hubo amenaza de tsunami, dijeron las autoridades.

En algunas partes de la isla se reportaron cortes de electricidad tras el temblor, dijo Ángel Vázquez, director de gestión de emergencias de Ponce, una ciudad del sur.

PUBLICIDAD

Según Vázquez, fue uno de los sismos más potentes registrados desde que la tierra comenzó a temblar el pasado 28 de diciembre y “duró mucho tiempo”.

Residentes de las localidades costeras del sur publicaron imágenes en internet de viviendas parcialmente derribadas y grandes rocas bloqueando carreteras, mientras las autoridades pedían calma.

La doctora Sindia Alvarado, que vive en Peñuelas, un municipio de esa región, dijo que se quedó petrificada y que toda su familia se despertó gritando.

En un hotel en la localidad de Guánica, en la costa suroeste de la isla, la gente entró en pánico al intentar huir en sus autos, pero unas piedras de grandes dimensiones obstruían la única carretera hacia el norte, hacia la capital, San Juan, contó el abogado José Francisco Benítez a la AP.

La inusual serie de terremotos en la región sur de la isla comenzó en la noche del 28 de diciembre, con temblores cuyas magnitudes oscilan entre 4,7 y 5,1. Sismos previos de menor magnitud registrados en días recientes han causado cuarteaduras en viviendas y han derribado productos de los anaqueles de los supermercados.

Víctor Huérfano, director de la Red Sísmica de Puerto Rico, dijo a la AP que la serie de sismos superficiales se registró a lo largo de tres fallas ubicadas en la región suroeste de la isla: Valle de Lajas, Punta Montalva y el Cañón de Guayanilla. Explicó que los temblores suelen producirse cuando la placa de Norteamericana y la placa del Caribe aprietan Puerto Rico, y se desconoce cuándo dejará de ocurrir o si sucederán sismos de mayor magnitud.