VIDEO SENSIBLE | El pequeño Lucio lucía moretones y un dedo fracturado; fue asesinado por la mamá y su novia

Pasó en Argentina: La autopsia reveló que el pequeño tenía graves mordeduras, quemaduras con cigarro, golpes con objetos contundentes y cicatrices profundas.

Redacción / La Voz de Michoacán

Argentina. Sentado en el piso se ve al Lucio Dupuy; en su cara hay secuelas de golpes por los moretones en al cara y tiene vendada su mano derecha por una fractura de dedo; aun así, el pequeño se divierte lanzando una pelota. Esta escena habría sido grabada en diciembre de 2020.

PUBLICIDAD

Pero el menor no soportó la violencia. El pasado viernes 26 de noviembre, el niño de cinco años fue ingresado a un hospital de La Pampa, Argentina, con un severo cuadro de convulsiones y signos de politraumatismos.

La pareja de su madre biológica fue quien lo llevó para que recibiera atención médica; argumentó que el niño se había caído en un presunto hecho de robo.

sin embargo, debido a la gravedad de las lesiones, Lucio murió minutos después de haber llegado al nosocomio.

Los resultados de la autopsia arrojaron que Lucio tenía graves mordeduras, quemaduras con cigarro, golpes con objetos contundentes y cicatrices profundas, según revela el diario El Comercio.

Finalmente, la mamá del pequeño, Magdalena Espósito Valenti, de 24 años, y su pareja sentimental, Abigail Páez, de 27, fueron detenidas como presuntas responsables del deceso infantil.

‘Me dejas con el alma rota’, el conmovedor mensaje del papá de Lucio

“Me dejas con el alma rota buscando el por qué de tantas cosas…”, expresó Chrsitian Dupuy, papá de Lucio, en un conmovedor mensaje publicado en Facebook.

Christian lamentó que hasta ahora se diera cuenta de lo que estaba sufriendo sin saberlo y “ahora es tarde, te tenían preso de tu infancia e inocencia, ahora comprendo cuando hacíamos videollamada y yo te preguntaba por algo y lo que hacías era mirar para los costados para si alguna te estaba escuchando, por eso tardabas tanto en contestarme cuando te preguntaba si eras feliz”, escribió.

Perdóname, hijo, no llegué a tiempo. Ay, hijito, cómo me duele el alma. Mi rusito, mi gringo, te amo tanto, ya no puedo seguir más mi vida, dónde encuentro las fuerzas que me mandas hijo. Te amo. Perdóname por no poder hacer nada”.