La Casa del Jabonero | No, no somos como en las gráficas

Siguen las pugnas entre los gobierno estatal y municipal de Morelia: ¿tú publicas la lista de colonias en riesgo?, yo te clausuro la obra

Jorge A. Amaral

La gente que cree en la política / es como la gente que cree en dios: / sorben aire con pajitas / torcidas.

Charles Bukowski.

¿Recuerda usted que en días pasados el alcalde Morelia y el gobernador traían una polémica porque Raúl Morón no acataría las medidas dictadas por el gobierno del estado? Bueno, esta semana salieron a la luz los nombres de las colonias de riesgo en Morelia por el impacto del COVID-19. Son 63 colonias en riesgo alto y 32 colonias en máximo riesgo. No pondremos aquí toda la lista porque es demasiado extensa, pero seguramente usted ya leyó la nota.

Esto tiene diferentes lecturas. La primera de ellas es la irresponsabilidad con que el alcalde ha manejado la pandemia, porque irse a repartir cubrebocas al mercado no hará una diferencia sustancial, como sí la hará endurecer las medidas sanitarias y las restricciones en actividades no esenciales, como bares y restaurantes, tiendas departamentales, cafés, gimnasios y demás rubros.

PUBLICIDAD

Pero, por otro lado, hay que ser conscientes de que mucha gente sale a trabajar porque no hay de otra, porque o trabajan o no comen, y no pueden darse el lujo de quedarse en sus casas pues trabajan por su cuenta, están en la informalidad o se dedican al comercio, ya que hay que recordar que el listado de colonias que emitió la Secretaría de Salud no contempla a las Chapultepec, no está Tres Marías, no figuran Altozano, Las Américas u Ocolusen. No, están la Guadalupe, la Eduardo Ruiz, Villas del Pedregal, la Niño Artillero, la Ventura Puente, Ciudad Jardín, o sea, colonias populares, no de gente rica, por lo que en los edificios de Villas del Pedregal o de La Colina, le aseguro, no veremos whitexicans ridículos cantando “Cielito lindo” desde los balcones.

Otra lectura, inevitable por los tiempos y las circunstancias, es la política. Raúl Morón quiere ser candidato de Morena a la gubernatura del estado, pero el hermano de Silvano también quiere contender por el PRD, aunque ya hay pláticas para que PAN y Sol Azteca lancen al supuesto independiente Alfonso Martínez al ruedo. Entonces, con las acciones recientes del alcalde y su irresponsabilidad ante la pandemia, no cae nada mal sacar la lista de colonias del municipio que sólo está por debajo de Lázaro Cárdenas (también con gobierno morenista) en cuestión de muertos y contagios, y de esta forma se pone en evidencia que el Ayuntamiento morenista no sabe cómo tratar la pandemia.

PUBLICIDAD

Esta lectura no es gratuita, porque en esta semana, el Ayuntamiento clausuró los trabajos que apenas iniciaban en la obra del distribuidor vial de la salida a Mil Cumbres. El pretexto fue que la constructora dañó un colector pluvial, pero recordemos que, desde que se hizo el anuncio de la obra, el gobierno municipal dijo que a ellos no les habían informado nada ni pedido permiso para nada, así que el tema, con el pretexto de la tubería, es meramente político. Lo malo es que Silvano y Morón no están compitiendo por ver quién hace mejores obras, sino quien le amarga el día más al otro.

A estas alturas son como “Spy Vs. Spy”, de la revista MAD y autoría de Antonio Prohias, cuyos personajes son dos espías, uno negro y uno blanco, que siempre están buscando la forma de acabar el uno con el otro.

Al final todo forma parte de la más burda y vulgar forma de hacer política, lo malo es que en este país no conocemos otra forma de ganar elecciones si no es por medio del lodazal.

Los 6 mil que ya son 54 mil

De unos días para acá, salvo los datos que a diario ofrece el doctor José Luis Alomía, las conferencias de prensa de Hugo López-Gatell me causan una acomoda sensación de déjà vu: ahora sí se viene el pico de la pandemia, ahora sí la vamos a aplanar, no uses cubrebocas pero mejor sí póntelo, veneno embotellado, veneno embotellado, veneno embotellado, quédate en casa, quédate en casa pero no tomes veneno embotellado.

Pero no sólo ha sido eso, sino que las previsiones van cambiando conforme se ven rebasadas, ya que la primera estimación que había hecho la Secretaría de Salud hablaba de 15 mil muertos por COVID-19, luego López-Gatell la ajustó a entre 6 mil y 8 mil, y para inicios de junio ya hablaba de 30 mil a 35 mil fallecimientos. Pero eso también falló, porque al día de hoy suma más de medio millón de contagios y más de 54 mil defunciones, muy por encima de los previsto.

Cierto, el subsecretario no tiene una bolita de cristal para predecir el futuro, pero sí ha tenido las herramientas, y si no las ha tenido, puede pedírselas a su patrón, el presidente.

Lo que sí es que no sabemos en qué vaya a parar esto, y aunque la Secretaría de Salud tenga súper herramientas de primer mundo para medir el impacto de la pandemia, a estas alturas nada es de fiarse, lo único seguro son los muertos y nuevos contagios de hoy, eso sin considerar los subregistros, los que no entran en la estadística porque nunca estuvieron hospitalizados, porque nunca se les diagnóstico debidamente.

El gobierno de México está en verdad rebasado por la pandemia, se confiaron demasiado en la inmunidad del rebaño, en las estampitas de AMLO, en que la gente acataría o podría acatar las medidas de confinamiento, en que había las condiciones económicas para suspender todas las actividades. El gobierno de confió, López-Gatell quizá pensó que todo era como en las gráficas, que la gente actúa como en las previsiones basadas en cálculo, no tomó en cuenta que los ciudadanos somos una masa impredecible a veces e incomprensible en ocasiones.

Agradecido y honrado

Quiero presumir que el maestro Samuel Herrera Delgado me hizo llegar, a través de Sam Herrera Jr., un ejemplar de su último libro “Contrastes de Morelia. Profesiones, oficios y personajes urbanos”. El libro, igual que los demás del maestro, es un excelente documento, pero en este caso destaca por registrar a las personas que, desde su ámbito y lejos de la política de altas esferas, han dado voz, identidad y color a la capital del estado. Periodistas, profesionistas, artistas, músicos, maestros, deportistas, comerciantes, comunicadores, personas que con su labor como parte de un todo han venido moldeando a la ciudad para ser lo que es.

Y es que con tantos años retratando el día a día de la ciudad, el ojo se agudiza, se vuelve más observador, y por eso nota los detalles. Por eso es que la crónica escrita es el género periodístico más parecido al fotoperiodismo: ambos registran lugares, hechos, personajes; los dos cuentan historias que pueden durar un minuto o representar toda una vida. Los dos tienen movimiento, vida propia, no son datos fríos y duros, no son estadísticas, no son declaraciones de políticos. La fotografía y la crónica son como canarios: aves que nos permitimos capturar para que nos canten los sonidos de allá afuera.

Por eso es que, con ese presente, don Samuel Herrera me hace sentir sumamente honrado y agradecido.

Juan Brujo nos exhorta

Estoy escuchando “COVID-666”, lanzado en el mes de junio por la banda de grind core Brujería, esa banda que marcó a muchos adolescentes de los 90. Le mostré más canciones de la banda a Fer pero, a sus 11 años, aún no está lista para esta conversación.

Alojado en el canal de YouTube de Nuclear Blast Records, el video tiene hasta el momento 210 mil 317 visualizaciones, pero la canción deja un tanto que desear. Comienzan diciendo “quédense en sus pinches casas”, al parecer no conocen la situación de tantos mexicanos que tienen que salir a trabajar para tener algo de comer. Claro, ellos viven en California.

La canción no es del todo mala, pero sí tiene un riff repetitivo y una letra pobre, lejos del Brujería que infundía miedo, de cuando lanzaron “Raza odiada”.

El video hecho en sus casas rompe con la imagen del grupo, con esa idea que durante décadas nos hemos formado de Juan Brujo, porque la primera impresión que recibimos de ellos fueron las fuertes imágenes en el arte del mítico disco “Matando güeros”, de 1993.

Pero la canción está divertida, y sirve como recordatorio de que aun a los más rudos e intimidantes nos puede dar COVID-19 si no nos cuidamos. Palabra de Juan Brujo.

Postdata sobre la barbarie

En reciente días han proliferado golpizas a asaltantes, pero también el linchamiento, en Puebla, de un hombre inocente que fue confundido con robachicos.

Esas acciones evidencian el nivel de barbarie que sigue latente en México, donde, pretextando desconfianza en las autoridades (bien sustentada, por cierto), ciudadanos deciden tomar la justicia en sus manos y arremeter contra delincuentes que se ven indefensos. Así, las víctimas o testigos de un delito terminan convirtiéndose en agresores en el mejor de los casos y asesinos en situaciones más extremas.

Se ha demostrado que en muchas ocasiones las corporaciones policiacas se ven rebasadas por la delincuencia, pero también ha quedado claro que la pandemia vino a incrementar los índices de inseguridad por la desesperación que causa no tener dinero, y por ello hay personas que, en su debilidad de carácter y quizá hasta proclividad hacia la delincuencia, un día deciden asaltar o robar con desenlaces como el de la combi. Claro, no se justifica, su servidor llegó a estar casi un año desempleado y nunca pasó siquiera por mi mente robar algo o asaltar a alguien, ni mucho menos ponerme a vender droga. Pero hay gente que de eso se vale.

Lo que sí es que la ciudadanía está harta, y ya se dio cuenta de que pueden medio matar o matar a un ladrón y nadie hará nada por impedirlo, y que incluso tendrán el respaldo de la sociedad. Es cuánto.

Postdata 2: ¡Feliz cumpleaños, Hank!

Hoy se cumplen 100 años del nacimiento de Charles Bukowski, uno de los más grandes escritores del siglo XX y uno de mis autores predilectos, de esos que me cambiaron la vida en cuando un libro suyo cayó a mis manos.

Por eso, reproduzco aquí uno de sus poemas, muy ad hoc con los tiempos que corren:

“Abraza la oscuridad”

La confusión es el dios
la locura es el dios
la paz permanente de la vida
es la paz permanente de la muerte.

La agonía puede matar
o puede sustentar la vida
pero la paz es siempre horrible
la paz es la peor cosa
caminando
hablando
sonriendo
pareciendo ser.

No olvides las aceras,
las putas,
la traición,
el gusano en la manzana,
los bares, las cárceles
los suicidios de los amantes.

Aquí en Estados Unidos
hemos asesinado a un presidente y a su hermano,
otro presidente ha tenido que dejar el cargo.

La gente que cree en la política
es como la gente que cree en dios:
sorben aire con pajitas
torcidas.

No hay Dios
no hay política
no hay paz
no hay amor
no hay control
no hay planes.

Mantente alejado de dios
permanece angustiado
deslízate