Prevén aumento de comercio informal en Morelia, tras pandemia; fenómeno ya se vivió hace 10 años

Se tiene un registro de 3 mil 20 comerciantes “tolerados” en Morelia, además de que unos 120 que no contaban con tolerancia pero vendían sin permiso.

Foto: Samuel Herrera Jr.

Héctor Jiménez / La Voz de Michoacán

Morelia, Michoacán. Los efectos económicos de la contingencia sanitaria por el nuevo Coronavirus (COVID-19) ya se están observando con personas que han perdido sus empleos o empresarios que deben cerrar para siempre las puertas de sus negocios.

En este contexto, un funcionario municipal de Morelia con años de experiencia en el tema de comercio en las calles, advirtió que después de la pandemia puede darse un aumento en la capital michoacana.

PUBLICIDAD

“Dada la cuestión crítica económica que se puede avecinar, sí se tiene ese presentimiento. En lo personal, sí percibo que pueda darse una situación de incremento. Tenemos que estar muy cuidadosos de las vías públicas primarias para que no se vuelvan a ocupar y que las que se desocuparon de manera temporal puedan conservarse en medida de lo posible, pero evitar que se obstruyan vialidades primarias como son la Lázaro Cárdenas o Madero”, explicó el jefe de comercio en la vía  pública del Ayuntamiento de Morelia, Guadalupe Pérez Gutiérrez, en entrevista a La Voz de Michoacán.

Tras añadir que el posible aumento se daría “Por lo menos de manera temporal en lo que se mejora la situación económica, sí se puede dar, pero la autoridad tenemos que estar muy atentos del caso”, detalló que el fenómeno pudiera ser mayor que el aumento registrado tras la contingencia sanitaria por la Influenza A(H1N1) que fue aproximadamente del cinco por ciento, además de que radicaría en las vías secundarias de colonias populares.

PUBLICIDAD

“Sería en colonias, es lo que se puede percibir. Lo vivimos hace 10 años aproximadamente con la Influenza y no fue tan drástica pero sí fue un asunto ahí de preocupación de algunos comerciantes y sí se nos incrementó al menos un cinco por ciento de lo que teníamos ya y ahí batallamos como autoridad. Pero vamos a estar al pendiente, ojalá que esto mejore y ojalá que nos equivoquemos y que no trascienda mucho”, finalizó el funcionario municipal.

Es importante recordar que, de acuerdo con datos de la Secretaría de Servicios Públicos, se tiene un registro de 3 mil 20 comerciantes “tolerados” en la periferia de la ciudad, además de que unos 120 que no contaban con tolerancia según ocupando la avenida Lázaro Cárdenas hasta inicios de este año, otros 55 se ubicaban en las inmediaciones del monumento a Lázaro Cárdenas, 35 “reincidentes” rondaban el centro histórico, unos 30 se contaban en las inmediaciones de las oficinas de la Comisión Coordinadora del Transporte Pública de Michoacán (Cocotra), a lo que deben sumarse los puestos de alimentos y dulces cercanos a hospitales de la Secretaría de Salud de Michoacán (SSM) y el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

En materia de los “mercados sobre ruedas” o tianguis, los datos de la dependencia indican que son aproximadamente cinco mil familias que dependen de esta actividad, porque hay 246 tianguis registrados en la ciudad, con un promedio de 30 a 32 que se realizan cada día, en donde trabajan alrededor de 5 mil 500 comerciantes que laboran en esta modalidad. Entre los principales están el tianguis del Auditorio, el de la avenida Pedregal, la avenida Michoacán, de la calzada de Panteón y el “de la Feria”.

Habrá cambios en niveles socioeconómicos

A nivel internacional, diversas voces han apuntado que la pandemia por el nuevo Coronavirus dejaría una crisis económica que provocaría que millones de personas lleguen a una situación de pobreza, así como también se prevé que algunas personas que forman parte de clases socioeconómicas medias o medias bajas decaigan a extractos más bajos.

Recientemente, la Arquidiócesis de Morelia aumentó sus labores de entrega de apoyos alimentarios para población vulnerable durante la actual contingencia sanitaria y representantes apuntaron a que ya comenzaban a recibirse casos de personas que formaban parte de una clase económica media pero quedaron desempleadas y se encontraban solicitando el apoyo.

“Estamos tratando de cubrir lo más que se pueda; es un tema muy importante la cuestión alimentaria. El reporte que nos mandan dice que son adultos mayores o son mujeres que viven con sus hijos, pero sí hay otro sector de personas que nos están mandando, de personas que se han quedado sin trabajo el esposo o la esposa y que son de clase media no tan castigada por la pobreza”,, explicaba el padre Miguel Ángel Gaona Pineda, responsable de la pastoral de “Cáritas”, a finales de abril.