Trasladan a CdMx a Giovana y Mario, presuntos feminicidas de Fátima

Mario y Giovana, los presuntos asesinos de la niña Fátima Cecilia, pidieron ayuda a su tía y ésta los entregó a la policía.

Foto: Twitter: @lopezdoriga.

Redacción / La Voz de Michoacán


Ciudad de México. Giovana y Mario “N” finalmente son trasladados a la Ciudad de México para que responsan por los delitos de secuestro agravado y feminicidio.

PUBLICIDAD

Una unidad de la Fiscalía General de Justicia se dirigió al Ministerio Público en Atizapán de Zaragoza con la orden de aprehensión girada por el juez capitalino.

Gladys Giovana "N"y Mario Alberto "N" fueron detenidos en el Estado de México el miércoles pasado y trasladados a la Fiscalía de Atizapán por el delito de cohecho, luego de que intentaran sobornar a los policías que los arrestaron para que los dejaran ir.

PUBLICIDAD

Por su parte, la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, comentó que pese a que la tía de Mario Alberto, Irma Reyes, ha dado declaraciones sobre el caso, destacó que la Fiscalía General informará si le pedirán que declare, pues consideró que en estos casos se debe tener respeto a las víctimas y a la familia.

Sobre la situación de los tres hijos de los imputados, comentó que actualmente se encuentran con la familia paterna y se le da seguimiento por parte de la subprocuraduría de Atención a Víctimas, la Secretaría de Mujeres y el DIF.

Contenidos relacionados

Secuestró a Fátima para darle a su pareja "una novia de por vida"

En una casa en obra negra, entre maleza y árboles, Gladis Giovana Cruz y Mario Alberto Reyes se escondieron durante cuatro días en el municipio de Isidro Fabela, luego de presuntamente abusar sexualmente y asesinar a la niña Fátima.

La vivienda es propiedad de Irma, tía del agresor, quien les exigió: "Me dirán quién la mató".

Ante ello, a la pareja no le quedó más que narrar el feminicidio: Mario quería una niña, "para hacerla su novia para toda la vida", y por eso Giovana escogió a Fátima, a quien habría ahorcado con un cinturón y su esposo la remató.

Irma reveló que los convenció de que se entregaran a la policía, pero al estar frente a los agentes les ofrecieron dinero, por lo que están detenidos por cohecho.

Hasta ahora, las autoridades capitalinas no cuentan con órdenes de aprehensión por el delito de privación ilegal de la libertad con la intención de causar daño.