Aplicarán en Michoacán un proyecto único en el país; la razón: mil asesinados en lo que va del año

Redacción / La Voz de Michoacán   Silvano Aureoles dio el adelanto de una importante noticia: en el estado se prepara una unidad especializada en el combate al homicidio doloso. Este modelo sería el primero que se realice en el país, su intención es disminuir los homicidios dolosos, delito que ha estado intacto desde hace …

Foto: Víctor Ramírez. La seguridad es el mayor reto que enfrentan México y Michoacán, pues no se ha podido acabar con la violencia y la inseguridad, señaló el mandatario.

Redacción / La Voz de Michoacán

 

Silvano Aureoles dio el adelanto de una importante noticia: en el estado se prepara una unidad especializada en el combate al homicidio doloso. Este modelo sería el primero que se realice en el país, su intención es disminuir los homicidios dolosos, delito que ha estado intacto desde hace más de una década.

PUBLICIDAD

Vamos a iniciar en Michoacán un modelo piloto de una unidad especializada para el combate al homicidio doloso, que es hoy por hoy el que más lastima a México y a Michoacán”.

La planeación del proyecto piloto surge luego de que los resultados de las estrategias implementadas por los tres niveles de gobierno no han funcionado para este delito y pese a robustecerse la presencia militar y policial, el estado está entre los más violentos del país.

PUBLICIDAD

La importancia de esta noticia radica en la cifras mensuales que se registran en Michoacán de asesinatos, pues de enero a julio de este año se registran casi mil víctimas de homicidio doloso en la entidad, un promedio de 141 al mes, de acuerdo con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

Ni la llegada de la Guardia Nacional ha mitigado los asesinatos en la entidad, pues regiones como Uruapan, Zamora y Morelia han sido escenario de actos violentos donde las víctimas de homicidio han sido además desmembradas, decapitadas y expuestas con mensajes de integrantes del crimen organizado.

 

También puedes leer: La presencia de fuerzas armadas no ha disminuido los homicidios; en el discurso se asoman otras opciones 

 

El titular del Ejecutivo michoacano resaltó que tomando en cuenta la efectividad de la unidad antisecuestro y ahora que la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) se encuentra fortalecida, se invertirá más en la Fiscalía General del Estado (FGE) porque es el otro eslabón de la cadena indispensable para poder abatir los niveles de violencia y la impunidad.

“Delitos seguramente siempre va a haber, lamentablemente son cosas inherentes a la condición humana, pero lo que no debe de haber es impunidad, y la impunidad se acaba cuando hay reglas que se cumplan y cuando hay instituciones capaces de cumplirlas”.

Seguridad, el gran reto

El mandatario michoacano señaló que no solo para Michoacán, sino que para el país la seguridad es un gran reto porque un problema multifactorial, pues no solo tiene que ver con las policías, la falta de tecnología y el contubernio con autoridades, sino que también tiene está relacionado con la descomposición social, el consumo de drogas y el tráfico de armas que llegan desde Estados Unidos.

Es un problema complejo que tiene distintas aristas, que tiene distintos factores y que hemos visto a lo largo de los últimos años que estrategias van, estrategias vienen y no siempre logramos el resultado que la sociedad espera de nosotros”.

El mandatario señaló la necesidad de ir en búsqueda de las causas y hacerles frente, sin perder tiempo en disputas y diferencias.

Aureoles Conejo destacó la firma del Acuerdo por la Paz, signado la semana pasada con la Iglesia Católica, el gobierno del estado y representantes del sector empresarial y de la sociedad civil, para articular esfuerzos encaminados a abatir las causas de la violencia, como el uso de drogas.

 

También puedes leer: Violencia actual en Michoacán ya supera a la de 2013; homicidios, el pan de cada día

 

Consideró que Michoacán tiene un estigma en sucesos de inseguridad, incluso entidades vecinas atribuyen la violencia en sus fronteras con la vecindad con el estado.

“Se ha registrado históricamente esa percepción de que somos un estado con proclividad a la violencia, cosa que no aceptamos, evidentemente que estamos trabajando para cambiar esa narrativa y cambiar la percepción, que por cierto es el reto más complejo”.