Extranjeros buscan la inmortalidad en Rusia

Notimex/La Voz de Michoacán   PUBLICIDAD Rusia. Cuerpos y cabezas congeladas de seres humanos en un almacén criogénico… Parece una película de ciencia ficción, pero para la empresa rusa KrioRus es una realidad.  La firma se dedica a congelar personas muertas con la perspectiva de devolverlas a la vida en el futuro, contó a …

Foto: Tomada de Internet. Cuerpos y cabezas congeladas de seres humanos en un almacén criogénico...

Notimex/La Voz de Michoacán

 

PUBLICIDAD

Rusia. Cuerpos y cabezas congeladas de seres humanos en un almacén criogénico... Parece una película de ciencia ficción, pero para la empresa rusa KrioRus es una realidad.

La firma se dedica a congelar personas muertas con la perspectiva de devolverlas a la vida en el futuro, contó a Sputnik el presidente de la junta directiva, Danila Medvédev.

PUBLICIDAD

El almacén criogénico de KrioRus cuenta con criostatos metálicos hechos de materiales compuestos, con cuerpos congelados de 64 ciudadanos de Rusia, Suiza, Australia, Estados Unidos, Italia, Israel y otros países, así como varias mascotas.

Están colocados en posición vertical en bolsas especiales con una temperatura interior de 196 grados centígrados bajo cero.

Para tratar de “resucitar”' en el futuro, uno necesita avisar a la familia y el Estado de que quiere que lo congelen en un almacén criogénico.

Además, debe sellar un acuerdo con una empresa criogénica y especificar cómo quiere que lo preserven.

El precio en KrioRus para extranjeros es de 18 mil dólares para almacenar solo el cerebro, y de 36 mil dólares para conservar todo el cuerpo. Luego la empresa se encarga de toda la logística.

Es recomendable comenzar las actividades inmediatamente después de la muerte. Con la capacitación adecuada, los médicos pueden hacerlo en la clínica donde uno vivió sus últimos días, o también es posible llamar a un equipo de Kriorus.

Primero hay que colocar el cuerpo en frío como en la morgue. Pero sería erróneo pensar que el frío es el principal garante de la preservación del cuerpo.

Si el cuerpo se congela por el método del congelador, se producirá el efecto de la cristalización del agua en las células y los tejidos, lo que inevitablemente llevará a su destrucción durante la descongelación.

Los especialistas en esta técnica realizan un procedimiento de perfusión: se extrae la sangre del cuerpo y se le introduce una solución especial a través de las venas y arterias.

Se trata de un crioprotector con glicerol, etilenglicol y otras sustancias. Entonces una persona puede ser enfriada hasta cero grados, luego hasta —40 grados centígrados. A —80 es posible transportar al paciente en hielo seco al almacén y enfriarlo hasta —196 grados.

Si el procedimiento es ideal, se puede evitar casi por completo la formación de hielo. Por lo tanto, casi no habrá daños ni siquiera a nivel del tejido", explicó Medvédev, de 38 años de edad.

En realidad, no hace falta congelarlo todo. Lo principal es el cerebro. El interlocutor señaló que el cerebro muerto solo lo está desde el punto de vista de la medicina moderna.

Casi todas las células permanecen vivas, todas las estructuras en el cerebro aún se conservan. Es decir, si uno no quiere usar métodos criogénicos, sino solo la reanimación, entonces sí, efectivamente, está muerto. Pero si espera que aparezcan nuevas tecnologías en un futuro lejano, en este caso, la muerte cerebral no es un obstáculo", explicó Medvédev.

Sin embargo, según el especialista, si uno se demora demasiado, la muerte se volverá completamente irreversible, es decir, "toda la información sobre la estructura de la personalidad ya estará completamente destruida".

No obstante, si el cerebro se ha vuelto irrecuperable, todavía será posible tratar de restaurar a la persona con la ayuda del ADN. ¿Pero cómo se reconstruirá su identidad?