IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 24 de mayo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

17.60

19.10

Foto: Agencias. A poco más de un mes de su muerte, amigos, colegas y autoridades del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) recordaron al decano.

Rinden homenaje póstumo a José Solé

28 de marzo, 2017

Notimex/La Voz de Michoacán

Ciudad de México.– Como un ser lúdico, mágico, cordial, fundador de instituciones culturales, referencia obligada en el teatro mexicano, pero sobre todo como un mago supremo del teatro, fue recordado José Solé (1929-1917) durante el homenaje póstumo que se le rindió la víspera en el Teatro Julio Castillo del Centro Cultural del Bosque (CCB), en esta ciudad.

A poco más de un mes de su muerte, amigos, colegas y autoridades del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) recordaron al decano de directores del teatro en México, en el marco del Día Mundial del Teatro.

Los actores Ignacio López Tarso, Lilia Aragón y Óscar Narváez subieron al escenario para compartir anécdotas que vivieron al lado de quien fue un referente de las artes escénicas en el país, Premio Nacional de Ciencias y Artes 2008.

Ante actores de la Compañía Nacional de Teatro que el propio Solé fundó, la directora del INBA, Lidia Camacho, recordó a Solé como uno de los baluartes de la escena mexicana de nuestro tiempo.

Para Solé, dijo, el trabajo fue un juego que le sirvió para conmovernos y revelarnos la esencia del espíritu humano. También lo recordó como un personaje que cultivó todos los géneros, lo mismo el teatro clásico griego, que el español del Siglo de Oro, la ópera, la dramaturgia mexicana, sin dejar de lado la comedia musical.

A lo largo de su vida, ocupó todos los espacios de la actividad escénica “porque en todos fue necesario, muchas veces indispensable, por ello, se dijo que él encarnaba “La autoridad del teatro”.

Lidia Camacho sostuvo que el director escénico homenajeado fue y será parte esencial del INBA, al tiempo que citó una serie de instituciones y cargos que Solé ocupó como fundador de la Compañía Nacional de Teatro, coordinador Nacional de Teatro y del Centro de Investigación, Documentación e Información Teatral, donde dejó huella de su talento y creatividad,

“Nos hemos reunido para agradécele sus más de 90 puestas en escena, que colmaron de entusiasmo durante seis décadas a los amantes del teatro en México y contribuyeron a la formación de nuevos públicos”, agregó.

Tras una video-semblanza en la que los actores Jorge Ortiz de Pinedo, Arturo Berinstain y varios más hablaron sobre la calidad teatral del homenajeado, la actriz Lilia Aragón subió al escenario para dar lectura a fragmentos de “Los Argonautas”, de Sergio Magaña.

Antes, compartió una anécdota de cómo conoció a quien se convertiría en su maestro, “cuando el teatro era en blanco y negro, en un teatro preciso que se llamaba el Arlequín”.

Posteriormente, señaló, lo veía en fiestas de intelectuales, unas fiestas fantásticas por Santa María la Ribera a donde su padre (Ferrusquilla) me llevaba y donde por cierto, aparecían Diego, Frida y Pepe Solé, “de quien ha llegado a su encanto”.

La actriz recordó que con Solé participó en los primeros comités de la creación para el Consejo de la Cultura y las Artes, con Luis de Tavira, Nacho López, en una colaboración con Maraki y Rafael Tovar y de Teresa.

Dijo que Solé fue de los iniciadores del teatro del Seguro Social, “inigualables en su creación y en donde la gente de teatro podríamos ver la creación de los pepes, como decía Ofelia Guilmaín, con puestas en escena inolvidables”.

Tras un repaso acerca de la presencia del homenajeado en el teatro mexicano, así como de los proyectos en los que colaboró, Aragón dijo que lo recordará como un “ser lúdico y mágico”.

En su oportunidad, el actor Óscar Narváez, compañero de trabajo y amigo de José Solé, celebró no la muerte, sino la vida de quien fundó cosas importantes para el teatro mexicano y creó varias instituciones.

Narváez, quien trabajó con Pepe Solé desde la creación de la Compañía Nacional de Teatro, evocó al maestro y al amigo y aseguró: “Nos enseñaste a hacer nuestro trabajo con disciplina, pasión, entrega y compromiso, con perseverancia y paciencia, pero además, con sentido del humor”.

Luego de relatar un par de consejos que Solé le brindó, Narváez comentó que ahora el director teatral, “seguro se encuentra en el paraninfo de la luz, en el rencuentro de amigos y compañeros como la Guilmain, Aurora Molina y otros más, estarás conformado una nueva compañía; la compañía celestial de teatro”, señaló.

“Trabajar contigo siempre fue un gozoso encuentro”, refirió y agregó que recordarlo hoy no sólo es recordar su trabajo creativo, sino también su labor como diplomático, funcionario y gestor de instituciones y de programas para la comunidad.

Ignacio López Tarso también ofreció un par de fragmentos de la tragedia clásica griega de “Hipólito”, de Eurípides, no sin antes recordar a José Solé como el amigo y el condiscípulo.

“Fue una generación antes que yo y nos conocimos en la Escuela de Teatro de Bellas Artes en 1948; ahí nos hicimos amigos y estoy seguro mi querido Pepe que hoy, todavía lo seguimos siendo”, dijo López Tarso, al tiempo que evocó a Solé como actor, director y sobre todo maestro.

El primer actor hizo además un repaso de las obras con la que trabajó al lado de Solé, entre ellas, “12 hombres en pugna”, obra que estuvo dos años en temporada por todo México y con temporadas exitosas.

Minutos después, López Tarso dio lectura a su texto, dejando al foro cautivado ante brillante lectura.

Luego de poco más de una hora y media, la comunidad teatral despidió entre aplausos el recuerdo del director cuya carrera se extendió por más de seis décadas, y se extinguió el pasado 15 de febrero.

Comparte la nota

Publica un comentario