IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 20 de enero de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

21.00

21.80

Cuida tu contabilidad empresarial

1 de junio, 2015

admin/La Voz de Michoacán

Contabilidad

Ten cuidado en la elección de un contador para que prepare tus declaraciones y el pago de tus impuestos. Aunque tu contador tenga la culpa de todos los errores graves en tu declaración de impuestos, tú serás responsable por cualquier impuesto impago, sanción legal, auditoría o multa generada por tus declaraciones defectuosas ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT).

El Colegio de Contadores Públicos de Michoacán (CCPM) sugiere que evites profesionales que no estén preparados o actualizados con los cambios fiscales que hace cada año la autoridad hacendaria para evitar problemas futuros y pérdidas monetarias.

Hoy por hoy, el típico contador, que aparecía en revistas, películas, y otros medios de difusión, con la visera, cubre mangas y grandes montones de papeles para revisar, ha quedado en la historia como meras anécdotas.

“Nuestra profesión ha venido evolucionando con el tiempo al mismo ritmo que la tecnología, cada uno en su ámbito de responsabilidad, apoyándose necesaria y mutuamente”, comenta Salvador Juárez Álvarez, presidente del Colegio de Contadores.

Señala que antes de tomar la decisión de contratar a un contador, analices la siguiente guía para mayor seguridad fiscal. Primero pide contratar a un profesional con experiencia e independiente. Que cuente con título profesional y certificaciones de los colegios de profesionales (de colegio o asociaciohnes reconocidas).

Eso permite comprobar que está actualizado, algo fundamental por los continuos cambios fiscales que se dan. La mejor referencia de un contador es su trabajo. Pídele que te proporcione el teléfono de algunos clientes y contáctalos para pedir sus comentarios.

Es vital que su curriculum confirme experiencia con clientes independientes y no sólo en grandes compañías. También es recomendable que conozca de otras áreas profesionales, como la legal, porque podrías necesitarlo en algún momento (imagina si tienes un problema con un trabajador o un socio que quiere salirse de la empresa).

Comparte la nota

Publica un comentario