IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 27 de abril de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

17.80

19.24

Foto: AP. El Papa Francisco recordó el significado del lavado de los pies.

Celebra el Papa Francisco misa de Jueves Santo

13 de abril, 2017

Notimex/La Voz de Michoacán

Ciudad del Vaticano, Roma.-  El Papa Francisco celebró hoy la misa del Jueves Santo en una cárcel ubicada a las afueras de Roma y cumplió el tradicional gesto del lavado de pies a 12 presos, nueve de ellos hombres y tres mujeres.

En una ceremonia estrictamente privada, durante la cual no fueron transmitidas imágenes televisivas en vivo, el Papa presidió la celebración “in coena domini” (que recuerda la última cena) en el centro de reclusión de Paliano.

El pontífice llegó al lugar en torno a las 16:00 horas local (15:00 GMT), fue recibido en el ingreso por las autoridades, se trasladó hasta la Plaza de Armas donde recibió una bienvenida de parte del personal de servicio y se trasladó hasta la sala “Unidad de Italia”.

Allí saludó uno por uno a 58 detenidos. A otros dos, un hombre y una mujer, los encontró por separado porque tienen un régimen de aislamiento mientras a otros ocho los vio aparte, ya que padecen tuberculosis. Todos ellos son “colaboradores de la justicia”.

Luego, Jorge Mario Bergoglio ingresó a una simple sacristía preparada para la ocasión donde se revistió con las vestiduras litúrgicas propias para la misa.

Durante el sermón, explicó a todos los presentes el sentido del gesto del lavado de los pies, cumplido por todos los sacerdotes del mundo este día y también por él. Recordó que, en la última cena, Jesús reconoció saber que iba a ser traicionado por Judas, pero igualmente “amó hasta el final”.

“Amar hasta el final. No es fácil, porque todos somos pecadores, todos tenemos límites, defectos, tantas y cosas y sí, todos sabemos amar, pero no somos como Dios que ama sin mirar las consecuencias, hasta el final. Y para mostrar que él era el jefe, que era Dios, lava los pies de sus discípulos”, dijo.

Recordó que lavar los pies era una costumbre que se realizaba en esa época antes de las comidas y las cenas, porque la gente en el camino se ensuciaba los pies, pero esto lo hacían los esclavos.

Precisó que Jesús cambió esa regla y lo hizo él, explicando a Pedro que él vino al mundo para servir, para hacerse esclavo de los hombre, para darles vida y amar hasta el final.

“Hoy, en el camino, cuando llegaba había tanta gente que saludaba. ‘ehh, viene el Papa, el jefe. El jefe de la Iglesia…’. El jefe de la Iglesia es Jesús, ¡eh! Cuidado. Pero el Papa es la imagen de Jesús y yo quisiera hacer lo mismo que él hizo”, aclaró.

Según el líder católico, quien parece el más grande debe hacer el trabajo del esclavo, pero “para sembrar amor”; por eso invitó a los detenidos a ayudarse los unos a los otros, a cumplir un servicio por el compañero “porque esto es amor”.

Luego lavó los pies a 12 personas: dos con cadena perpetua, uno de nacionalidad argentina, un musulmán convertido al cristianismo, un albanés y el resto italianos.

Antes de dejar el lugar, el Papa recibió varios regalos preparados para la ocasión por los propios presos: algunos productos cultivados en el huerto biológico de la cárcel, dulces típicos, cruces en madera de olivo y una manta de lana.

Comparte la nota

Publica un comentario