IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 27 de marzo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

18.13

18.90

Foto: AP. Este domingo el papa Francisco se despidió de EUA, desde Filadelfia.

Papa da fuertes mensajes a EUA; regresa a Roma

28 de septiembre, 2015

admin/La Voz de Michoacán

El papa Francisco dedicó su frenética visita a Estados Unidos a intentar acercar los mundos de los desfavorecidos y la élite, en un intento por desviar a la nación más poderosa de la tierra de sus batallas ideológicas y llevarla hacia un mundo que necesita ayuda desesperadamente.

El pontífice habló ante el Congreso y en una escuela parroquial, en la sede de Naciones Unidas y en una cárcel municipal. Desde su primera comparecencia, con el presidente Barack Obama, el popular Francisco entrelazó cuestiones que no suelen verse agrupadas en la vida pública estadounidense.

Francisco defendió la libertad religiosa al tiempo que pedía acciones rápidas contra el cambio climático. Pidió compasión con los refugiados y con los migrantes latinos mientras proclamaba el deber de “defender la vida humana en cualquier fase”. Instó a los líderes católicos del país a crear una Iglesia con el calor de un “hogar familiar” y evitar la retórica “dura y divisiva”. Aquí el último discurso que dio en su visita a Estados Unidos:

El papa Francisco pidió a cientos de miles de fieles que se reunieron el domingo para el evento principal de su visita a Estados Unidos que estuvieran abiertos a los “milagros del amor”, y cerró su gira de seis días con un mensaje de esperanza para las familias, de consuelo para las víctimas de abuso sexual infantil y con una advertencia para los obispos del país.

El extenso boulevard Benjamin Franklin se abarrotó de visitantes jubilosos, que hicieron fila durante horas y soportaron operativos de seguridad estilo aeroportuarios para ver al primer papa de origen americano oficiando misa al aire libre en el lugar donde nacieron los Estados Unidos.

La misa, el último gran evento en la agenda del pontífice antes de que volara de regreso a Roma, fue un vibrante cuadro de dorado, verde, blanco y morado bañado por el sol del atardecer otoñal.

Recorriendo las calles en el papamóvil, Francisco saludó a una multitud que aplaudió, gritó, cantó y ondeó banderas. Además besó bebés y llegó hasta el altar al pie de las escaleras que llevan al Museo de Arte de Filadelfia.

Comparte la nota

Publica un comentario