IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 26 de mayo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

17.60

19.10

Foto: AP. El estado ha vivido una extraordinaria oleada de violencia desde que comenzó la huelga.

Regresan a laborar cientos de policías tras huelga en Brasil

11 de febrero, 2017

Notimex/La Voz de Michoacán

Sao Paulo, Brasil.- Cientos de policías militares regresaron a sus labores en Espirito Santo el sábado, pero las autoridades señalaron que la huelga de una semana que ha paralizado a ese estado suroriental brasileño y ha generado una oleada de homicidios no ha terminado.

Por la mañana, el ministro de Defensa exhortó a “todos los buenos policías” a que regresen a las calles, incluso después de que reconoció que la vida estaba volviendo a la normalidad ahora que más de 3 000 soldados federales están patrullando.

El sábado por la tarde, 600 policías empezaron a hacer eso, congregándose en la capital estatal, Vitoria, y en cuatro poblados más, de acuerdo con el Departamento de Seguridad Pública de Espirito Santo. En un golpe simbólico al movimiento de protesta, helicópteros aterrizaron en el techo del cuartel del comando de la policía militar y se llevaron a 70 agentes que estaban en el interior y que no podían salir debido a las barricadas.

En fotos proporcionadas por el departamento se veía a policías, con uniforme o vestidos de civil, formados en plazas públicas. Al menos algunos de ellos salieron luego a patrullar, según Gustavo Tenorio, un portavoz del departamento.

El periódico Folha de S.Paulo también reportó haber visto cinco vehículos de la policía transitar en Vitoria.

Pero Tenorio subrayó que la huelga no ha terminado, y que amigos y familiares de los policías continúan bloqueando sus cuarteles, como lo han hecho durante la última semana, con el fin de exigir aumentos salariales para los agentes. Tales protestas han impedido la salida de vehículos, lo que ha paralizado a la fuerza del orden.

Horas antes, el gobierno informó que los familiares habían rechazado un acuerdo, anunciado el viernes, para poner fin a la huelga. Debido a que los miembros de la policía militar, que patrulla las ciudades brasileñas, tienen prohibido hacer huelgas, los parientes de los agentes asumieron ese papel, pero las autoridades estatales han acusado a los policías mismos de estar detrás del movimiento. Los líderes sindicales rechazan esto, pero dijeron que apoyan los objetivos de los manifestantes.

El estado ha vivido una extraordinaria oleada de violencia desde que comenzó la huelga. Ha habido saqueos de tiendas y quema de autobuses, y el sindicato que representa a los agentes de la policía civil ha indicado que 137 personas han muerto desde que la policía militar dejó de patrullar. El gobierno del estado no ha dado a conocer una cifra oficial de muertos.

A fin de contener la violencia, las autoridades estatales solicitaron la ayuda de tropas federales, entre ellas a integrantes de las fuerzas militares y de la guardia nacional, que han estado patrullando las calles de varias ciudades. El ministro de Defensa, Raul Jungmann, dijo el sábado que ya hay 3.130 soldados en el estado.

Jungmann explicó a los reporteros que, desde la llegada de las tropas, los saqueos y los robos han disminuido. Agregó que ha habido una reducción en los homicidios, aunque la tasa sigue siendo más alta de lo normal.

En medio de la inseguridad, la mayoría de los servicios del estado fueron suspendidos, las escuelas y los centros de salud cerraron y el transporte público fue detenido.

El servicio de autobuses se reactivó parcialmente en Vitoria el sábado, y los hospitales abrieron sus puertas, indicó Tenorio. Pero los centros de salud más pequeños permanecieron cerrados.

“El lunes, este era un pueblo fantasma”, aseguró Jungmann a los reporteros. “Hoy vemos una ciudad que trata de regresar a la normalidad: Hay gente en la playa, gente en las calles y gente que se está moviendo”.

El gobierno, que pasa por una crisis económica y fiscal al igual que muchos estados brasileños, rechazó las exigencias de mejores salarios, si bien señaló el viernes que analizará el sistema de ascensos.

La huelga en Espirito Santo inspiró a un puñado mucho menor de familiares de policías a protestar en el estado vecino de Río de Janeiro el viernes y el sábado. Los manifestantes en Río no bloquearon los cuarteles, sino que optaron por protestar pacíficamente afuera de ellos.

La policía militar recurrió a Twitter para asegurar repetidamente a la población que sus elementos están patrullando.

Comparte la nota

Publica un comentario