IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 10 de diciembre de 2016
Morelia
Compra
Venta
USD

19.47

20.70

Foto: Internet. “Me sentí un poquito nerviosa al decírselo. Cuando oí que dijo ‘ler’...

Niña que corrigió a Nuño, no se arrepiente de haberlo hecho

16 de noviembre, 2016

El Universal/La Voz de Michoacán

Ciudad de México.- Andrea Lomelí, estudiante de tercer grado de primaria, no se arrepiente de haber corregido al titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Aurelio Nuño Mayer, por haber pronunciado de manera incorrecta la palabra “leer”, y dijo que de ser necesario lo volvería a hacer, hasta con el presidente Enrique Peña Nieto.
En entrevista con EL UNIVERSAL, la pequeña señaló que no fue su intención “humillar” al encargado de la cartera educativa en el país, sino corregir algo que estaba mal.
Estudiante afanosa, que lo comprueban sus calificaciones del bimestre pasado, cuando obtuvo “puros dieces”, también es una aficionada a la lectura y sus materias favoritas son educación artística y español.
Amante del lenguaje y de los cuentos que por las noches le lee su papá Arturo, Andrea asegura que no tenía intención de ofender al secretario Nuño Mayer.
“Me sentí un poquito nerviosa al decírselo. Cuando oí que dijo ‘ler’… a mí no gusta escuchar cosas que estén mal dichas porque a mí también me gusta leer. Cuando se despidió de mí le dije que no se decía ‘ler’. Le dije: ‘con todo respeto, señor, no se dice ler, se dice leer’. Sentí ‘ñáñaras’”, platicó en entrevista con EL UNIVERSAL.
“Creo que lo tomó como si fuera un juego, como que no me hizo caso, en principio. Sentí que no me hizo caso. Pero si se volviera a equivocar lo volvería a hacer para corregirle su error y que no siga pasando”, insiste Andrea.
Después de ello, aseguró que el funcionario no le hizo ningún comentario adicional. Cuando se le pregunta qué les corregiría a los políticos, dijo que deberían aprender a hablar con los niños puesto que, en su sentir, no saben comunicarse con ellos.
“A Nuño que piense más en el lenguaje de los niños y que practique su lenguaje”, dijo y sonrió.
Andrea cursa actualmente el tercer grado de primaria y no le gustan las palabras “mal dichas”, y por ello en casa corrige hasta a su mamá.
¿Corregirías incluso al Presidente de la República?, se le interrumpe en la conversación, que se desarrolló en un restaurante.
“Sí”, asintió con la cabeza.
El lunes, cuando el episodio con Nuño Mayer se hizo viral en redes sociales, Andrea había llegado al estrado de la inauguración de la 36 Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil, en la delegación Miguel Hidalgo, en la Ciudad de México, porque su maestra sabe que le gusta mucho leer y le pidió que subiera.
“Mis papás son mis adultos favoritos porque me han enseñado muchos valores, a hablar con el corazón y decir lo que pienso, pero con respeto”, dijo.
Por esa práctica familiar, donde los papás les leen a los niños, es que Andrea sabe leer desde los cuatro años, y quien le enseñó fue su mamá. Ello le dio ventaja al entrar a la primaria y actualmente es una voraz lectora.
Andrea es una niña inteligente e inquieta, a decir de su papá, Arturo, de 36 años. El señor Lomelí, quien es empleado de una tienda departamental, explicó que él y su esposa han criado a sus dos hijos, la niña y un pequeño de siete años, llamado Juan Pablo, para que sean honestos y digan lo que piensan, siempre con respeto a las demás personas.
Por esa manera de ver la vida y educar a sus hijos, les impresionó y causó preocupación que a través de un video de 30 segundos que se difundió en las redes sociales se dijera que Andrea, de ocho años de edad, había “humillado” al titular de la SEP.
“Al decirle su error a Nuño me malentendieron porque dijeron que lo quise humillar, pero no quise eso, sólo quería corregir lo que dijo. Yo no quería humillarlo, quería corregir su error”, insiste.
La familia Lomelí es asidua de las ferias de libros que se organizan en la Ciudad de México y los papás de Andrea han hecho el esfuerzo por inculcar el hábito de la lectura y del aprecio a las artes en ella y en su hermano, Juan Pablo.

Todos los días, los niños llevan actividades extracurriculares como clases de música y de natación; el señor Lomelí platicó en la entrevista que durante los embarazos de su esposa solían acercar audífonos al vientre de ella, para que sus hijos nonatos escucharan música.
“Me gustan mucho los animales, tengo un perro que se llama Pupi. Me gusta mucho leer, leo de todo: cuentos, libros de suspenso, historias. Mi libro favorito es ‘El diario de un gato asesino’, que se trata de un gato al que culpan por ser asesino, pero él no es malo, él no fue”.
Padre e hijos comparten la afición al futbol americano y por el equipo de los 49ers de San Francisco. Andrea, además de su amor por los animales y su deseo de convertirse en veterinaria cuando sea grande, también quiere aprender y practicar ese deporte.
Arturo Lomelí dice que siempre se ha sentido muy orgulloso de sus hijos y esta ocasión no fue la excepción; para él, su hija es una “hermosa princesa”, posteó en su cuenta de Facebook, se trata de una niña de buen corazón que no actuó con mala intención, sino dijo lo que pensaba de una forma respetuosa. “En estos momentos y desde que dio sus primeros pasos, siempre me he sentido orgulloso de ella y de mi hijo, también. Entiendo que el video se hizo viral, pero para nosotros fue muy extraño. Para nosotros fue normal porque su comportamiento es bueno: malo que hubiera hecho un berrinche o que hubiera insultado, una mofa o una burla… eso nos hubiera sorprendido. Así es su comportamiento, ella no lo hizo con mala intención”, dijo su papá.
La niña se lleva las manos a la boca y en un susurro cuenta que su abuelita también vio bien la corrección al titular de la SEP: “Me dijo que estuve muy bien”.

Comparte la nota

Publica un comentario