Cifra histórica: Michoacán rompió récord de exportaciones en 2019, pero abril tiene malas noticias

la clave para seguir creciendo en exportaciones está en no depender netamente de los sectores ya dominantes, como el alimentario, sino en arriesgar en diversificar la industria y aumentar la manufactura local.

Foto: Cortesía.

Maricruz Ríos / La Voz de Michaocán

Morelia, Michaocán. Michoacán rompió su propio récord de exportaciones en 2019. Así lo revela la última actualización del registro de la balanza comercial por entidad federativa del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), que refiere que el año pasado cerró con un incremento del 3.1 por ciento en este tabulador.

Así, el estado terminó el 2019 con un ingreso de mil 923 millones 365 mil dólares por concepto de diversas exportaciones, principalmente al mercado de Estados Unidos, lo que constituyó una cifra histórica desde que este indicador lo mide el INEGI. Un año antes se contabilizaron mil 865 millones 362 mil dólares.

PUBLICIDAD

Según el reporte, son la industria agroalimentaria y la química la que mayores dividendos le dejan a Michoacán, seguida de la fabricación de productos de hule y papel.

Abril tiene malas noticias

Si bien la noticia resulta positiva como un balance general de los resultados del último ciclo anual, es de recordar que recientemente el INEGI informó de la caída de las exportaciones a nivel nacional en casi un 41 por ciento durante el pasado mes de abril, por lo que se espera que, una vez que los datos sean desglosados por entidad federativa, parte de este desplome se vea reflejado en las estadísticas de Michoacán para el presente año.

PUBLICIDAD

Precisamente, parte del reinicio de actividades económicas en junio en el país y la entidad, pese a estar dentro del pico más alto de la pandemia por el coronavirus, parte de la imposibilidad de seguir aplazando varios de los sectores más golpeados, varios de ellos no sólo ante la imposibilidad de producir, sino de comerciar.

Por ello es que el Gobierno de la República extendió el ramo de actividades esenciales, entre las que se incluyeron el acerero, de la construcción y automóviles. En Michoacán, si bien las exportaciones en estos rubros son menores, constituyen parte de una importante cadena de proveeduría que necesita echarse en marcha en el país para poder estar a la mano con las necesidades de nuestro mercado más importante: Estados Unidos.

Contenidos relacionados

Inercias negativas y positivas

De acuerdo con Heliodoro Gil Corona, economista de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH), impactos económicos como el reciente desplome en las exportaciones son focos rojos de atención que reflejan una realidad que el mismo gobierno federal parece rechazar en sus presentaciones en público, pero que, por otro lado, atiende con medidas como lo es el reactivar la mayoría de la economía, no obstante el pico de contagios en la mayoría de entidades federativas de mayor productividad.

“Con el recuento de mayo de 2019 a el mes de abril del presente año, tenemos desempeños económicos preocupantes: 10 meses de retroceso productivo que obedecen a la inercia de malos resultados de la administración federal y, un mes, el de marzo, atribuible a los impactos negativos del COVID-19”, señala el analista y académico.

Heliodoro Gil insiste en que es necesario corregir la apreciación del presidente Andrés Manuel López Obrador en términos del impacto de la pandemia: “en el desempeño económico no íbamos bien, veníamos mal y el coronavirus SARS CoV-2 atizó la caída de las actividades productivas en el país”.

Las exportaciones formaban parte de una inercia positiva que, pese a seguir creciendo en 2019, presentaba lo que se llaman ‘aumentos marginales’, es decir, el crecimiento persistía, pero cada vez era notablemente menor.

Por ello, el golpe a las exportaciones en abril –y seguramente mayo- supone un riesgo de retroceso en el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), el monto obtenido en la balanza comercial y, en términos generales, el desarrollo económico.

Es necesario subrayar dos conductas económicas que se vienen observando. Una, tiene que ver con la tendencia negativa que se traía antes de la pandemia y, la otra, los efectos propios de la parálisis económica ocasionada por el COVID-19, expone Heliodoro Gil Corona; “de manera que la tendencia y la pandemia convergieron estrangulando a la economía mexicana”, aún en estados como Michoacán, que venían de indicadores positivos en rubros como las exportaciones.

De acuerdo con el experto y con la misma Secretaría de Desarrollo Económico en la entidad, la clave para seguir creciendo en exportaciones está en no depender netamente de los sectores ya dominantes, como el alimentario, sino en arriesgar en diversificar la industria y aumentar la manufactura local.