Otro Lennon es posible

Con el tiempo, se ha borrado un poco el Lennon más político, comprometido con esa clase obrera de la cual surgió.

Gustavo Ogarrio

John Lennon fue asesinado el 8 de diciembre de 1980; hace 40 años. Y este hecho no sólo conmocionó al mundo occidental, también ha sido intensamente revisado e interpretado a través de los años posteriores. El 14 de diciembre de 1980, Gabriel García Márquez escribió lo siguiente: “En un siglo en que los vencedores son siempre los que pegan más fuerte, los que sacan más votos, los que meten más goles, los hombres más ricos y las mujeres más bellas, es alentador la conmoción que ha causado en el mundo entero la muerte de un hombre que no había hecho nada más que cantarle al amor. Es la apoteosis de los que nunca ganan. Durante 48 horas no se habló de otra cosa. Tres generaciones —la nuestra, la de nuestros hijos y la de nuestros nietos mayores— teníamos por primera vez la impresión de estar viviendo una catástrofe común, y por las mismas razones. Mi hijo menor le preguntó a una muchacha de su misma edad por qué habían matado a John Lennon, y ella le contestó como si tuviera ochenta años: <Porque el mundo se está acabando>”.

 Con el tiempo, se ha borrado un poco el Lennon más político, comprometido con esa clase obrera de la cual surgió. Ese Lennon sobrevive en algunas de sus entrevistas y acciones en contra de la guerra de Vietnam. ¿Cómo describía el mismo Lennon este compromiso?: “Fuimos varias veces a los Estados Unidos y Epstein siempre insistió en que no dijéramos nada sobre Vietnam. Así que llegó un momento en el que George Harrison y yo dijimos: <Escucha, cuando pregunten la próxima vez, vamos a decir que no nos gusta esa guerra y que pensamos que tienen que salir de ella>”. Eso fue lo que hicimos. En ese momento era una cosa bastante radical… Me entristezco mucho cuando pienso en Vietnam, donde parece no haber otra alternativa que la violencia.”.

PUBLICIDAD