Michoacán se resiste a dejar de producir drogas

Marihuana en su mayoría y cantidades importantes de amapola fueron desmanteladas por el Ejército durante 2019.

Foto: La Voz de Michoacán.

Arturo Molina / La Voz de Michoacán

Morelia, Michoacán. Pese al avance en la estrategia contra el narcotráfico y la siembra de cultivos ilícitos, sigue en Michoacán una evidente resistencia a dejar de producir drogas, en especial la marihuana y la amapola.

Sólo en los 12 meses del 2019, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) desmanteló más de 170 sembradíos fuera de la ley, pero se calculan quedan hectáreas todavía sin ser detectadas, por lo que el estado sigue siendo de los más afectados del país en este sentido.

PUBLICIDAD

Marihuana en su mayoría y cantidades importantes de amapola fueron desmanteladas por el Ejército durante 2019. Junto con cada operativo auspiciado por las fuerzas de seguridad de la Federación han sido decomisadas grandes cantidades de armas, vehículos asegurados y otros instrumentos del crimen.

El problema de los cultivos es que no sólo se asocian con el consumo, sino que vienen acompañados de otras conductas delictivas. Además, en la entidad ha aumentado 15 por ciento el consumo de drogas en la última década, más que alcohol o el tabaco.

PUBLICIDAD

El informe de la Sedena revela que fueron aseguradas y destruidos 3 mil 624 kilogramos de mariguana junto a 242 dosis individuales de la misma, pero además se encontraron y dispusieron de 167 plantíos, los cuales abarcaban 57.9 hectáreas dedicadas a este cultivo ilegal. De amapola fueron siete plantíos los destruidos, con una extensión total de 1.1 hectáreas de terreno.

También se aseguraron 67 dosis de cocaína, 21 dosis de cocaína en piedra, 2.84 kilos de cristal, 178 dosis de cristal, 0.084 kilogramos de metanfetamina y 6 secaderos. Si bien la Sedena y las autoridades de todos los niveles en materia de seguridad ven importantes avances, destaca que pese al combate frontal se hayan detectado casi 60 hectáreas de cultivos ilícitos en 2019. Entre los aseguramientos más importantes que se realizaron en 2019, uno fue en Zitácuaro.

Como parte del reforzamiento de las acciones operativas que lleva a cabo la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), en dicha región se logró el aseguramiento y destrucción de más de 8 mil plantas de mariguana. Los agentes de la Policía Michoacán efectuaban labores para la prevención de hechos constitutivos de delito en la comunidad El Naranjo Dos, sitio donde se ubicaron dos predios con los citados plantíos y se alertó la autoridad competente.

En el mes de marzo pasado, el municipio deMadero fue uno de los focos de atención enmateria de destrucción de campos de droga. Alrededor de 12 mil 300 plantas de marihuana y amapola en un total de 8 plantíos fueron decomisadas por la Policía Michoacán, en patrullajes en 4 comunidades y la zona serrana.

En las acciones se logró asegurar 21 costales del enervante verde, dos más en semilla y tres invernaderos en las comunidades de El Platanar, Las Milpas, Basilia y Los Aguacates.

Los reportes de localización y desmantelamiento de narcolaboratorios, así como de campos de cultivos ilícitos son constantes; el problema es que ya han salido de las zonas montañosas y se han ubicado en zonas urbanas, como Morelia.

Y es que, pese a que la tendencia era ubicar las cocinas de drogas en zonas forestales, alejadas de cualquier carretera y cercanas a arroyos en donde obtienen agua y pueden desahogar los residuos sin dejar rastro, se han detectado varias narcococinas en las manchas urbanas.

Hasta el 2015, Michoacán fue considerado como “el reino de los narcolaboatorios” por medios y analistas nacionales, quienes destacaron que, de 1, 300 desmantelamientos, 460 fueron en Michoacán en esa época.

Dejaba detrás a Sinaloa, Guerrero y otras zonas de producción de droga que, en muchos de los casos, termina en manos de jóvenes adictos o en ruta hacia otras entidades.