Hoy reanudan actividades en ENES; reconocen violencia de género en la institución

Tras 23 días de toma este viernes se reanudan actividades en la casa de estudios, luego de acordar atender las demandas de los alumnos

Foto: UNAM.

Juan Bustos / La Voz de Michoacán

Morelia, Michoacán. La Escuela Nacional de Estudios Superiores (ENES) Unidad Morelia, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), tras 23 días de toma fue liberada finalmente por los colectivos feministas luego de llegar a acuerdos con la autoridad, en torno al pliego petitorio que planteó, entre otros puntos, la comisión conjunta para abordar temas como el acoso.

Fue cerca de la medianoche de miércoles pasado en que se entregaron las instalaciones a las autoridades ante la firma de los acuerdos; sin embargo, al ser este jueves día feriado, las actividades en la dependencia universitaria comenzarán su normalización a partir de este viernes.

PUBLICIDAD

El acuerdo principal para levantar la toma fue la creación de una comisión conjunta como vía de solución para atender la erradicación de la violencia de género de la ENES-Morelia, que estará integrada por representantes de estudiantes, docentes y personal administrativo, esta comisión observará el cumplimento de las acciones detalladas en los pliegos petitorios.

“Es creada especialmente para generar estrategias multilaterales y mecanismos para la prevención y la atención de la violencia de género, a través de Mesas de Diálogo y las acciones resolutivas que se generen de ellas”, señala el documento ubicado en página oficial de la ENES.

PUBLICIDAD

Entre los puntos que se trabajarán destacan el seguimiento de la generación de las mesas de trabajo y que deben ser llevadas por especialistas en el tema, y que las decisiones tomadas por las mismas tengan incidencia real y se lleven a cabo puntualmente.

Reconocen deficiencias en protocolos de género

Otro elemento más es que el Consejo Técnico y la dirección reconocen que el protocolo de género es ineficiente y son conscientes de la sensación de la comunidad ante dicha ineficiencia, por lo cual impulsarán los cambios necesarios al interior de la universidad durante el periodo de rectoría de Enrique Graue Wiechers.

Contenidos relacionados

Una de las líneas de acción es impulsar una agenda legislativa: “Estamos de acuerdo en la importancia de que los delitos sexuales sean perseguidos de oficio en la legislación del estado de Michoacán, y haremos las gestiones pertinentes ante el gobierno, a través de las dependencias correspondientes, estableciendo canales de comunicación directos con la Secretaría de Igualdad Sustantiva y Desarrollo de las Mujeres Michoacanas y la Secretaría de Gobierno”.

Asimismo, se solicita a la Oficina de la Abogada General, a la Secretaría Administrativa y a la Secretaría General, pedir una Unidad para la Atención a Denuncias (UNAD) no itinerante dentro de las dependencias de la UNAM Morelia.

De igual forma se acuerda que a la evaluación de docentes se introduzcan los elementos que posibiliten la denuncia de actitudes de violencia de género y racismo, entre otras conductas, y en caso de que un académico no sea recontratado por causa de una evaluación negativa a este respecto se le harán explícitas las razones del resolutivo y las recomendaciones pertinentes en un solo documento.

Se destacan temas como el compromiso de reubicar a un trabajador de base, en respuesta a la petición de las Asambleas, esto a través la Secretaría Administrativa de la UNAM y la Dirección General de Personal acordó con el STUNAM.

Reubicación de personal no procede, señala delegado

En entrevista con La Voz de Michoacán, Miguel Delgado Castañeda, jefe de Servicios de la ENES UNAM Morelia y delegado sindical, quien ha sido señalado por los colectivos como presunto agresor, expuso que el compromiso que hizo la directora de la ENES, Diana Tamara Martínez Ruiz, sobre reubicar a personal, no es procedente y no hay ningún trámite al respecto.

Detalló que el tema de su salida es más político, ya que la única acusación de un trabajador que lo señaló de proferirle un insulto homofóbico, “el tema se desestimó, presenté testigos que dijeron que no lo insulté”.

Agregó que hubo otros dos procesos administrativos adicionales que tuvieron de ver con actividad sindical, “una fue cerrar la dirección de la UNAM por exigir el retiro del personal de confianza en violación de nuestro Contrato Colectivo de Trabajo, y la otra con respecto a un sello que tenía con el escudo de la ENES, y que tenía mi nombre y mi categoría como trabajador, los dos también fueron desestimados”.

Explicó que su inclusión en el tema obedece más a un tema político, ya que no hay ninguna razón para su reubicación, y lamentó que la dirección de la ENES esté comprometiendo eso en la solución presentada a los colectivos feministas.

Indicó que él sigue trabajando y ahora está adscrito al Centro Cultural de la UNAM, pero “ya se prepara una demanda contra la ENES por el tema de acoso de que he sido víctima y el señalamiento sin fundamentos”.