Mañana se define el calendario escolar, y con ello, el regreso a clases presenciales, dice Silvano

El gobernador de Michoacán aclaró que mañana se definen las fechas que regirán el próximo ciclo escolar, y a partir de ello se programará el retorno a las aulas.

Foto: La Voz de Michoacán.

Redacción / La Voz de Michoacán

Morelia, Michoacán. Respecto a la planeación para el regreso a clases presenciales, el gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, señaló que será mañana cuando el Consejo Nacional de Autoridades Educativas sesione para delimitar el calendario escolar en los planteles del nivel básico en el país.

Sin embargo, en el estado lo más probable es que sea hasta enero de 2021 cuando los estudiantes regresen a las aulas, indicó el propio mandatario en un mensaje previo que compartió en redes sociales y que posteriormente fue eliminado de su cuenta.

PUBLICIDAD

Aureoles Conejo aclaró que los gobiernos estatales, en conjunto con el Gobierno de México, realizan todas las valoraciones a partir de la información técnica, científica y estadística de las autoridades sanitarias para que este regreso a clases sea anteponiendo el bienestar de la población.

“Estamos hablando de una decisión muy importante que debemos cuidar entre todos; mi Gobierno no pondrá en riesgo la salud y vida de las niñas, niños, padres de familia y personal docente con un regreso anticipado a las aulas ante la amenaza, aún latente, del COVID-19”.

PUBLICIDAD

Contenidos relacionados

El pasado 24 de julio, se dio a conocer que el regreso a las aulas no sería en el mes de agosto, al menos no de la forma tradicional, sino que se optaría por un modelo híbrido, en el que se conjuntarán las clases presenciales en los lugares donde las autoridades sanitarias lo permitan, a la par del modelo a distancia, el cual será valorado dependiendo de cada región, pues no hay que olvidar que hay muchas zonas del país donde no hay acceso a Internet que permita tomar clases en línea o descargar contenidos.

También se dio a conocer que al interior de cada zona escolar se determinará el mecanismo para que el inicio del ciclo escolar no comprometa la salud de los docentes, estudiantes y padres de familia, pero a la vez no se genere rezago educativo.