En febrero se retoma el juicio de Diego, asesino de Jessica; justicia y cero impunidad, pide la titular de Imujeris

Será una oportunidad para las autoridades revertir la imagen de falta de acceso a la justicia que se mantiene entre la sociedad, dijo María Concepción Torres Zaragoza, titular del Instituto de la Mujer para la Igualdad Sustantiva

Héctor Jiménez / La Voz de Michoacán

De cara a que en febrero próximo se retome el juicio por el feminicidio de la docente Jessica, la titular del Instituto de la Mujer para la Igualdad Sustantiva (Imujeris), María Concepción Torres Zaragoza, consideró que en este caso las autoridades correspondientes tienen “la oportunidad de demostrar que ya no se puede seguir permitiendo actos de impunidad” y así revertir la imagen de falta de acceso a la justicia que se mantiene entre la sociedad.

PUBLICIDAD

Desde luego que estamos a la expectativa de lo que pueda suceder en ese juicio, me parece que ahí la autoridad podrá tener la oportunidad de demostrar que ya no se puede seguir permitiendo actos de impunidad, que se tiene que actuar conforme a la ley y que el marco jurídico establece penas fuertes y significativas para este tipo de hechos”.

María Concepción Torres Zaragoza

Es importante recordar que, en septiembre de 2020, la desaparición de la docente Jessica cimbró a la sociedad moreliana como no había ocurrido en fechas recientes. Pese a la vigencia del periodo de contingencia sanitaria, se registró una fuerte reacción tanto en redes sociales como de personas que salieron a las calles de la capital michoacana para protestar por el asesinato de la joven maestra. 

Dichas manifestaciones se tornaron en una exigencia por la captura de “Diego N”,  señalado como principal sospechoso en el caso y que presuntamente se había dado a la fuga después de la explosión pública del caso. Tras una fuerte presión social, el presunto responsable fue detenido en Jalisco. En octubre de 2020 se le formuló imputación por el delito de feminicidio, en tanto que su juicio continuaría en febrero de este 2021.

PUBLICIDAD

Creo que en este momento, la autoridad de procuración de justicia tiene la oportunidad de demostrar que no va haber impunidad en este caso y que se va a actuar con todo el peso de la ley porque a una mujer joven le quitaron la vida, que tenía derecho a realizar sus proyectos. La gente necesita recuperar la confianza en las instituciones. Si no pasa nada o es muy poquito, la gente tendrá toda la razón en quejarse”.

Sobre esa línea, consideró que los casos de impunidad son un importante factor para que no disminuyan los hechos de violencia contra la mujer; a lo que también se suman casos de revictimización, en los que, al momento de realizar la denuncia, las mujeres se enfrentan a expresiones como “Mejor váyase a atender a su marido” o “Si usted no hubiera hecho tal cosa, no le hubiera pasado nada”.

 “Otra de las cosas que permiten que no bajen y se sigan dando hechos violentos contra las mujeres es precisamente que hay mucha impunidad, es que las mujeres van a las instancias de procuración de justicia y el caso no avanza. Las mujeres se van y no tienen acceso a la justicia y se preguntan ¿A qué voy a quejarme si me van a decir que yo soy la culpable y hasta me van a regalar?”.

Contenidos relacionados

A MUJERES LES TOCA
LO PEOR DE LA DESCOMPOSICIÓN SOCIAL

Dos de los hechos de feminicidio más controversiales registrados en Morelia en el 2020 radicaron en personas cercanas a la víctima, en uno de ellos el presunto agresor mantenía una relación amorosa con la joven asesinada, mientras que en otro hecho presuntamente se trató de la madre y hermanas de su pareja quienes perpetuaron el homicidio.

Cuestionada sobre si observa una descomposición social a partir de casos como éstos, Torres Zaragoza respondió que sí se percibe un deterioro que no viene de fechas recientes, sino que se ha ido formando desde tiempo atrás y en el que “Somos las mujeres las que nos llevamos la peor parte”.

Podemos hablar de una descomposición social, pero que no viene de ahora. Las estadísticas han demostrado que la mayoría de las mujeres que han sido víctimas de feminicidio o que han sufrido algún tipo de violencia, en su mayoría vienen de las parejas, de las parejas sentimentales o de familiares. Creo que hay hechos sociales que agravan en algunos períodos esta situación, pero siempre ha estado ahí ese concepto erróneo de que a las mujeres se le puede golpear o que se les puede tratar como objetos”.

“Hay momentos en los que se ve más fuerte esto. Hay hechos de que estamos viviendo una descomposición social en lo general y que siempre somos las mujeres las que nos llevamos la peor parte”, concluyó.