Estiman caída de 20% en el envío de remesas tras restricción de actividades laborales en EUA

Michoacán podría dejar de recibir más de 14 mil millones de pesos de paisanos por la suspensión de actividades en el vecino país del norte para contener el avance de COVID-19.

Foto: Víctor Ramírez.

Jorge Manzo / La Voz de Michoacán

Morelia, Michoacán. Este año se desplomaría hasta 20 por ciento el envío de remesas debido a la contingencia sanitaria por la COVID-19, misma que ha provocado que se restrinjan las actividades laborales en Estados Unidos, impactando a los paisanos, proyectó el secretario del Migrante, José Luis Gutiérrez Pérez, quien recordó que cada año se recibían en la entidad hasta 3 mil 600 millones de dólares, que traducido en pesos significará un recurso superior al presupuesto anual del estado.

En Estados Unidos se calculan más de 4 millones de paisanos, de estos una gran cantidad de personas labora en jornales agrícolas, así como en el área de servicios, cuyas actividades se han visto totalmente suspendidas debido a las medidas sanitarias que fueron impuestas a nivel mundial para contener el avance de la enfermedad que ahora tiene su epicentro en el vecino país.

PUBLICIDAD

De México, Michoacán es una de las entidades que más afectación tendrá en materia económica y que podría ascender a más de 14 mil millones de pesos. Por otra parte, el envío de michoacanos al vecino país del norte se ha suspendido totalmente.

El esquema de Mecanismos de Movilidad en donde se reciben las peticiones de empresas estadounidenses se pausó desde mediados de marzo y no hay fecha para que se reanude, esto también para atender las recomendaciones sanitarias que fueron impuestas para evitar la propagación del coronavirus que mantiene en jaque a esa nación.

PUBLICIDAD

Mientras que el Programa de Trabajadores Agrícolas México Canadá (PTAT) se reanudó, después de que fuera suspendido durante 22 días. Este acuerdo ha permitido que de nueva cuenta se lleve el ritmo de envío de personas que en marzo se desplomó.

En abril han sido enviadas 328 personas, de 172 que se tenían previstas. A quienes llegan a esa nación, se les confina durante 14 días para descartar la enfermedad, desde que son aisladas comienzan a recibir su salario.

Si bien hay regiones con una marcada incidencia de flujo de migrantes, en Michoacán no se tiene un panorama muy claro de los municipios que más resentirán estos efectos, lo cierto es que el envío de remesas se convierte en el principal ingreso de miles de familias, por lo que el impacto puede ser crucial para quienes viven en zonas deprimidas como Zináparo, Ecuandureo, Yurécuaro, en el Bajío del estado, o bien, en Parácuaro, Aguililla, Tepalcatepec, en Tierra Caliente.

Contenidos relacionados


De los 4 millones de connacionales, se estima que en Estados Unidos más de 3.3 millones están en calidad de indocumentados. Cada año se reportan hasta 17 mil personas deportadas debido a que su situación legal no es acreditada, no obstante, se prevé que haya una cantidad importante de personas que se vean obligadas a regresar a su país de origen debido a la contingencia sanitaria, sin embargo, hasta ahora no se tiene la cuantificación.

En tanto, Michoacán mantiene suspendido el programa de Palomas Mensajeras, que se ha convertido en un espacio para vincular a paisanos con sus seres queridos que no han visto en décadas.

Este esquema ha llevado a miles de personas a cruzar la frontera, en tanto que debido a la contingencia sanitaria 106 personas que se encontraban en el vecino país tuvieron que postergar su regreso a su estado natal hasta que se disminuyan los riesgos, siguiendo todos los protocolos establecidos.

Por otra parte, el director del Servicio Nacional del Empleo, Gustavo Valenzuela Cantellano resaltó que con Canadá el acuerdo migratorio establecido ha permitido que no haya contratiempos mayores para el envío de personas, y al día de hoy están llegando a distintas zonas del país los mexicanos que buscan realizar una actividad en el campo.

Todos deben cumplir con la documentación y con las medidas sanitarias a fin de que puedan entrar al esquema. “Están haciendo 14 días de confinamiento quienes llegan a Canadá, están con jornadas pagadas por los empleadores y ya después de eso entran a las actividades asignadas”, dijo el funcionario público, al destacar que estas solicitudes representan el 12 por ciento del total que llega a la oficina del Servicio Nacional del Empleo.