GALERÍA | Catedral de Morelia reabre sus puertas tras caso de COVID-19

La Catedral tampoco tiene a personal destinado a reforzar los protocolos, por lo que no existe ningún tipo de control más allá de la mera recomendación.

Foto: Víctor Ramírez.

Arved Alcántara / La Voz de Michoacán

Morelia, Michoacán. La Catedral de Morelia reabrió sus puertas y con ello el regreso de ciento de fieles que dejaron el temor del contagio de coronavirus a un lado.

En un recorrido realizado por esta casa editorial se pudo apreciar que son, en su mayoría, adultos mayores los que asisten a éste y otros templos, pese al contexto de pandemia y pico de contagios en la capital michoacana, además de que no todos respetan los protocolos en materia de salud.

PUBLICIDAD

Contenidos relacionados

La Catedral cerró por primera vez sus puertas en años, el pasado 9 de agosto, tras detectarse un caso del nuevo coronavirus al interior del histórico recinto.

Sin oficiar misas y ni siquiera prestar los servicios permaneció el espacio católico durante toda la semana. Antes, con apoyo de las autoridades municipales, se llevaron acabo labores de desinfección, a fin de otorgar una capa extra de seguridad a los visitantes cuando reabriera sus puertas.

PUBLICIDAD

La acción se realizó con el fin de apoyar a aminorar riesgos de contagio por COVID-19 y posterior a la decisión del Arzobispado de Morelia de cerrar puertas de la Catedral por una semana.

Dicha jornada de desinfección vino a reforzar un grupo de medidas sanita-rias que ha tomado la Arquidiócesis de Morelia para el ingreso de las personas a dicho edificio emblemático en el Centro Histórico.

Ayer se pudieron observar también algunas medidas ‘reforzadas’, como un bote con gel antibacterial de mayor tamaño y la invitación constante a usar el cubrebocas; sin embargo, cuestiones como la medición de temperatura o acotar el acceso a personas de sectores vulnerables siguen sin aplicarse.

La postura de la Iglesia Católica ha sido, hasta el momento, que no está en condiciones de prohibirle su derecho a manifestar su fe nadie. La cuestión es que la medida es más sugerencia que un estricto protocolo. No todos los visitantes usan el gel y varios visitantes acuden sin mascarilla o se quitan el cubrebocas una vez que ingresan.

La Catedral tampoco tiene a personal destinado a reforzar los protocolos, por lo que no existe ningún tipo de control más allá de la mera recomendación.