Michoacán, presente en la producción de árboles navideños en EUA

La producción de árboles navideños sería prácticamente imposible sin la comunidad de inmigrantes en Estados Unidos.

Foto: AP. Trabajadores, la mayoría provenientes de México, cargan árboles de Navidad a un camión en Hupp Farms, en Silverton, Oregon.

Redacción/ La Voz de Michoacán

Oregon, Estados Unidos. Como buen estado migrante, la mano de obra de michoacanos está presente en varias regiones del país norteamericano y en diferentes actividades productivas, la de los árboles navideños es una de ellas.

Hupp Farms, situada en las laderas de la cordillera de las Cascadas, cerca de Silverton, Oregon, es una de las empresas dedicadas a decorar con árboles, los hogares en la temporada decembrina.

PUBLICIDAD

La siembra y la cosecha de pinos es la actividad principal de este negocio dirigido por Jan Hupp.

Mientras Hupp supervisa montones de abetos noble y de Normandía que colocarían en unos camiones, comparte la relevancia de la mano de los migrantes en esta tarea.

PUBLICIDAD

“Sin inmigrantes, no habríamos podido hacer esto”, comentó Hupp a The Associated Press. “La gente que nació aquí no quiere hacer este trabajo”.

Los árboles que yacían en el suelo, eran los últimos entre unos 30, 000 ejemplares que los empleados y contratistas derribaron con motosierras en la cosecha de este año.

Su vivero tiene 20 empleados, de los cuales 15 son mexicanos y el resto nació en Estados Unidos. Los miembros de los equipos de contratistas que ayudaron con la cosecha eran de México o Centroamérica.

La cosecha es la parte más difícil del trabajo debido a que la persona que corta se tiene que inclinar con una pesada motosierra hasta cortar el tronco a 2,5 centímetros (una pulgada) o menos sobre el suelo.

Daniel Garibay, viajó de tierras michoacanas a Estados Unidos y en este invierno labora arduamente en Hupp Farms.

Contenidos relacionados

Garibay es oriundo de Zarquillas, un poblado en el estado mexicano de Michoacán, que, ha dicho, está plagado de enfrentamientos entre narcotraficantes rivales.

Si la motosierra toca el suelo, la cadena se desafila de inmediato y debe ser reemplazada, compartió el hombre de 41 años.

Cuando le preguntaron cuál era la mayor cantidad de árboles que ha talado en un día, Garibay respondió con naturalidad: “Mil”.

Su jefe, Lucas, sentado en una casa alquilada en Gervais, Oregon, que él y su esposa, Raquel, comparten con el padre de él, sus primos y sus hijos, comparte lo dificil del negocio ya que las leyes no benefician a los inmigrantes, y por lo tanto el patrón requiere hacerse cargo de los gastos ante cualquier accidente.

Con información de AP.