Doble fila y congestión vial en escuelas, síntoma de problema estructural de movilidad en Morelia

Juan Bustos / La Voz de Michoacán   Morelia, Michoacán. Las complicaciones viales derivadas de las dobles o triples filas generadas en los accesos a centros escolares a la hora de entrada y salida son un problema cotidiano en movilidad en Morelia, tema que pasa desde a elección adecuada de una ubicación de los planteles …

Foto: Samuel Herrera Jr.

Juan Bustos / La Voz de Michoacán

 

Morelia, Michoacán. Las complicaciones viales derivadas de las dobles o triples filas generadas en los accesos a centros escolares a la hora de entrada y salida son un problema cotidiano en movilidad en Morelia, tema que pasa desde a elección adecuada de una ubicación de los planteles hasta la falta de cultura vial de padres de familia y la omisión de autoridades municipales ante la problemática.

PUBLICIDAD

Un problema en puntos como la calzada Juárez o en las estrechas calles del Centro Histórico tiene efectos no sólo en la saturación del tráfico en horas pico, sino también en el aumento de contaminación, lo que obliga a la mejora del transporte colectivo y escolar, además de replantear los esquemas de movilidad.

 

PUBLICIDAD
Foto: Samuel Herrera Jr. La anarquía en el transporte es uno de los problemas de fondo, señaló Salvador García Espinoza, urbanista de la Facultad de Arquitectura de la UMSNH.

 

Entrevista para La Voz de Michoacán, Efraín Márquez López, integrante del Consejo Ciudadano de Morelia e investigador de la Facultad de Ingeniería Civil de la Casa de Hidalgo, expuso que el problema de las dobles filas, que parece un tema sencillo, refleja una de las problemáticas de la ciudad en cuanto a movilidad.

Detalló que para resolver el problema que implican las dobles y hasta las triples filas deben participar fundamentalmente la autoridad, los centros educativos y los propios padres de familia.

En términos de que los principales responsables son los directivos de los centros educativos, que deben ser los espacios correspondientes para que las acciones de ascenso y descenso de pasaje de los niños sea de forma segura”.

Subrayó que lo ideal es que el descenso de los alumnos sea dentro de sus propios espacios, “hay escuelas que han logrado diseñar sus carriles para su descenso, que ayuda a no interrumpir el tráfico y se da seguridad a los estudiantes”.

Sin embargo, apuntó que esto no es en su mayoría y que ante la falta de este tipo de infraestructura, deben establecerse los lineamientos y los criterios suficientes para que los ascensos y descensos en los centros escolares se den con orden.

Quien debe hacerlo es la autoridad en este caso, la autoridad a través de los organismos correspondientes, como viene siendo la Cocotra; sin embargo, por lo que he visto y leído no encuentro nada donde establezca algunos criterios o normas con respecto al transporte escolar”, dijo.

El integrante del Consejo Ciudadano de Morelia subrayó que quien más o menos intenta generar un orden son las escuelas a través sus propias normativas, “abordan temas como el señalar que los niños deben ser acompañados por uno de los padres, cuando tengan que dejarlos o recogerlos los invitan a no estacionarse en doble fila, pero cuando las necesidades son grades y no hay espacio, no se hace”.

Manifestó que una de las soluciones es que en la autorización correspondiente para la construcción de una escuela deba verificarse que haya los espacios suficientes para las maniobras, “no sólo en centros escolares, también en las oficinas públicas, luego la autoridad renta oficinas que no tienen estacionamientos, por ejemplo”.

Foto: Samuel Herrera Jr.

Indicó que en el reglamento de obra pública debe quedar establecido que aquel edificio, sea habitacional o para oficinas,debe tener el espacio suficiente para albergar a los vehículos que van a llegar.

Con esta medida, además de que no se molestan ellos y su vehículo no está en riesgo, no molestan a los vecinos. Hay muchos lugares en que las personas se estacionan y bloquean el acceso a las propiedades, como parte de esto los vecinos responden poniendo botes y cajas y eso obstruye vialidades”.

Explicó que se debería recomendar a las autoridades y a los planteles particulares contemplar este tipo de construcciones, “es difícil, porque al ser un negocio las escuelas privadas se instalan muchas veces en zonas de viviendas o habitacionales”.

Apuntó que en tanto no se puedan modificar infraestructuras es a través de la vigilancia de la autoridad y los propios padres de familia, “hay escuelas donde se turnan para estos temas los papás, para cuidar un cruce y la llegada de los jóvenes”.

Ascenso y descenso, no en avenidas principales

Para el urbanista de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Salvador García Espinosa, el problema de las dobles filas es el reflejo de la anarquía con el transporte público y un tema de planeación.

Muchas escuelas están mal ubicadas, en el sentido de que se encuentran sobre una vialidad importante o principal su acceso, entonces en los accesos se concentra ahí la gente, todos quieren dejarlos ahí, incluso el transporte publico, así como particulares, lo que obstaculiza el tránsito”, dijo

Detalló que un ejemplo es la Secundaria Federal número 2, que tiene su acceso por la avenida principal,que es donde están las Estelas de la Revolución, al término de la Calzada Juárez, “en lugar de tenerla por la parte lateral, que está entre las dos secundarias y que ocasionaría menos conflicto vial”.

Explicó que este fenómeno se replica en muchas escuelas, que lo que hacen es tener su acceso por la vialidad más importante, en lugar de hacerlo por una vialidad lateral para impactar menos a la hora de la entrada y salida.

 

También puedes leer: ¿Cómo saber que ruta tomar? Paras la unidad en medio del tráfico y preguntas; no hay programa para saberlo

 

“El asunto es cómo normar que los padres de familia no pretendan recoger a sus hijos en la puerta, porque es donde se hace la fila, quieren dejarlos o recogerlos en la misma puerta”, dijo.

Expuso que el que no haya una normatividad y un agente de tránsito en los espacios de mayor afluencia impiden la adecuada atención, pero de origen están mal ubicadas de vialidades donde arriban los jóvenes.

Otro de los aspectos es la anarquía en la cuestión de transporte público, los camiones y combis bloquean las vialidades principales, no sólo las laterales” dijo.

Coincidió con el integrante del Consejo Ciudadano de Morelia en términos de buscar que al instalar una escuela se vigile el tema de los accesos para la institución y que no se complique el acceso, “ubicar también la parada de transporte público no junto al acceso principal, y así mismo aplicar la normativa para los autos en doble fila, no pueden estar ahí”.

Erik Avilés Martínez, presidente de Mexicanos Primero Capítulo Michoacán, indicó que la ciudadanía padece la falta de rectoría de la autoridad en materia de movilidad, dado que no se imponen mayores medidas ni operativos para regular el tránsito vehicular; por lo que a la hora de entrada y de salida se padecen embotellamientos en múltiples planteles escolares, donde el transporte dedicado a tales efectos es parte del problema y no de la solución, al apropiarse del espacio público impidiendo que peatones, vehículos de transporte público y particulares transiten debidamente, por lo cual urge que haya regulación al respecto.

“Trasladarse en las mejores condiciones desde sus hogares hasta las comunidades de aprendizaje es un prerrequisito para salvaguardar el derecho a aprender, desde Mexicanos Primero Michoacán hacemos un llamado a las autoridades competentes del Poder Ejecutivo municipal y estatal para que primeramente impulsen la correcta aplicación de la normatividad vigente en la materia y al poder legislativo le pedimos que tome el tema con la seriedad que merece”, dijo.