Exprimera dama lidera en Guatemala, pero habría 2da vuelta

AP / La Voz de Michoacán Guatemala. La exprimera dama Sandra Torres lideró la votación en las elecciones presidenciales en Guatemala, aunque todo indica que tendrá que ir a una segunda vuelta en la que se definirá al nuevo líder del país centroamericano, donde decenas de miles de personas han huido de la pobreza y …

Foto: AP. Sandra Torres, candidata a la presidencia del partido Unidad Nacional de Esperanza, UNE.

AP / La Voz de Michoacán

Guatemala. La exprimera dama Sandra Torres lideró la votación en las elecciones presidenciales en Guatemala, aunque todo indica que tendrá que ir a una segunda vuelta en la que se definirá al nuevo líder del país centroamericano, donde decenas de miles de personas han huido de la pobreza y la violencia de pandillas este año para buscar una nueva vida en Estados Unidos.

PUBLICIDAD

Ninguno de los 19 candidatos en la liza presidencial del domingo alcanzó la mayoría más uno de los votos válidos para imponerse en primera vuelta. Con el 97% de las mesas electorales escrutadas, la empresaria Torres y el varias veces candidato Alejandro Giammattei tenían el 25.67% y 13.93% de los sufragios, respectivamente. El diplomático Edmond Mulet se situaba tercero con el 11.98%.

Para ganar en primera vuelta se requería del 50% más uno de los votos. La segunda vuelta tendrá lugar en agosto.

El próximo presidente asumirá el cargo en enero para un mandato de cuatro años y deberá contener la creciente violencia, la pobreza y la migración hacia el exterior. Se estima que el 1% de la población de Guatemala de unos 16 millones de personas ha abandonado el país este año.

PUBLICIDAD

Los guatemaltecos también están clamando por una ofensiva contra la corrupción: tres de los últimos cuatro presidentes electos han sido arrestados después de sus mandatos por cargos de corrupción.

Torres, de 64 años, es una mujer de negocios que ganó prominencia nacional durante el gobierno 2008-2012 de su entonces esposo, Álvaro Colom, quien se encuentra entre los ex líderes acusados de corrupción. La pareja se divorció en 2011.

Después de conocerse los primeros resultados que la colocaban a la cabeza, Torres reiteró sus promesas de campaña, como reactivar la economía y mejorar los temas de seguridad y justicia.