Fotos | Abandono, pobreza y el peligro de contagiarse: Adultos mayores salen para sobrevivir

El llamado de las autoridades de salud y de los gobiernos es cuidar a nuestros familiares mayores, pero en un sector en abandono, ¿qué sucede cuándo por la razón que sea, no hay quién lo haga?

Fotografías: Samuel Herrera, Víctor Ramírez, Jaime Lagunas Información: Omar Cuiriz

Morelia, Michoacán. Poquísima posibilidad de encontrar un trabajo bien remunerado. La pobreza no es lo único que los acompaña, también el abandono y las enfermedades.

En Michoacán habitan más de 500 mil adultos mayores, 40 por ciento sufre abandono y 200 mil se encuentran en pobreza alimentaria y de salud. No es todo: más de 60 por ciento sufre limitación física o alguna discapacidad, de acuerdo con datos del Consejo Estatal de Población (COESPO).

PUBLICIDAD

Desde el inicio de la pandemia causada por el coronavirus COVID-19 la Organización Mundial de la Salud alertó que entre los más vulnerables estaban las personas mayores, quienes además suelen presentar enfermedades crónicas. En la mayoría de los países la taza de mortalidad se concentra en personas mayores de 65 años.

Foto: Víctor Ramírez.

De acuerdo con el COESPO. del más del medio millón de personas adultas mayores, solo 66 mil tienen pensión y el 13 por ciento tiene un ingreso asegurado.

PUBLICIDAD
Foto: Víctor R. Oliva, de 83 años de edad, viene desde Francisco Villa, una comunidad perteneciente a Zinapécuaro, trae bolsitas de nopales para vender en el centro de Morelia. Así vive la contingencia del COVID-19.

El resto, son excluidos de trabajos formales por considerarse improductivos. En una contingencia como esta -nunca antes vivida en la historia moderna- los adultos mayores deben seguir buscando su sustento en las calles, pidiendo limosna, cantando en plazas o restaurantes, vendiendo alimentos o cualquier producto.

En el Congreso del Estado hay una iniciativa atorada que busca garantizarles una mejor calidad de vida y que reciban una atención integral, sin embargo, la propuesta no pasa del interior de las comisiones, sin que se dictamine para que eventualmente pudiera ser presentada al resto de los diputados locales.

La propuesta que permanece en el Poder Legislativo del estado busca reformar la Ley de Protección Integral a las Personas Adultos Mayores, el Código Penal, la Ley Orgánica de la Administración Pública y el Código Familiar, todas del estado de Michoacán, para tipificar el abandono de adultos, sin embargo, hasta ahora esta iniciativa no ha avanzado.

Foto: Jaime Lagunas.

Hugo López-Gatell, subsecretario de Salud, ha dicho que la infección en personas de 60 años o más, en lugar de curarse de manera natural, como ocurre con la mayoría, los adultos mayores pueden tardar más en reponerse.

El llamado de las autoridades de salud y de los gobiernos es cuidar a nuestros familiares mayores, pero en un sector en abandono, ¿qué sucede cuándo por la razón que sea, no hay quién lo haga?

En el Mes de abril, la Secretaría de Salud pidió que las personas no salgan más que a lo indispensable:

"Si la persona adulta mayor necesita ir a una consulta médica, puede salir y hay que ayudarle, hay que acompañarlo, pero que no salga a sus actividades básicas diarias, incluido comprar sus alimentos, sus insumos, hay que ayudarle para que la persona no esté expuesta a posibles contagios", pidió López-Gatell.

Foto: Víctor Ramírez

A inicios de mayo se dio a conocer que en un asilo de ancianos de Nuevo León, 29 personas de la tercera edad fueron trasladadas a hospitales particulares para su atención médica tras dar positivo a COVID-19.

Foto: Jaime Lagunas.

En la Casa de los Abuelos Miguel Hidalgo, en Morelia  la encargada de departamento en jefe, Alejandra Gómez Portillo dijo a La Voz de Michoacán que no se ha restringido el acceso a familiares de los abuelos porque “no ha sido necesario, debido a que regularmente casi no los visitan”.

Foto: Víctor Ramírez.

A finales de abril. el director regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para Europa, Hans Kluge, afirmó que hasta la mitad de las muertes por COVID-19 en Europa se registraron en residencias de ancianos.

La pandemía evidenció dos cosas: El abandono y la pobreza de los 'viejitos'. El estado con políticas públicas y las donaciones de la iniciativa privada deben hacer lo suyo, pero la solidaridad y conciencia de los ciudadanos familiares de este sector, también.