Denuncian a César Duarte de lavar dinero a través de empresas ‘fantasma’

Desde octubre de 2019, el exgobernador de Chihuahua ya contaba con órdenes de aprehensión por presunta relación en delitos de Peculado y Asociación Delictuosa.

Foto: Twitter.

Redacción / La Voz de Michoacán

Estados Unidos. César Duarte, exgobernador de Chihuahua, detenido ayer en Miami, Estados Unidos, enfrenta dos denuncias por lavado de dinero que interpuso la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), según datos de fuentes federales.

Ambas denuncias fueron presentadas a inicios de 2020, luego que en 2019 la Fiscalía General de la República (FGR) y la la Fiscalía General de Chihuahua iniciaran un trabajo en conjunto y coordinado a fin de elaborar y presentar una solicitud de extradición que cumpliera con todos los requisitos exigidos por la legislación estadounidense.

PUBLICIDAD

Según detalla un comunicado de la FGR sobre la detención del exgobernador, en 2018 el gobierno de Chihuahua presentó ante la entonces Procuraduría General de la República las carpetas de investigación y las órdenes de aprehensión con que contaba hasta ese momento en contra de César “D”. Sin embargo, la PGR, en la administración anterior, mantuvo inactivo el caso.

Con base en las indagatorias, a través de empresas fachada y prestanombres, Duarte Juárez desvió recursos a cuentas bancarias vinculadas a él, las cuales fueron bloqueadas por la UIF desde 2019, así como las de otras personas identificadas como prestanombres.

PUBLICIDAD

Contenidos relacionados

Desde el 8 de octubre de 2019, sobre César Duarte pesaba una orden de aprehensión por su probable responsabilidad en los delitos de peculado y Asociación Delictuosa, librada por la Juez de Control del Distrito Judicial de Morelos, Estado de Chihuahua.

La FGR informó que el 18 de diciembre de ese mismo año solicitó el apoyo de la Secretaría de Relaciones Exteriores para tramitar la solicitud formal de extradición del exservidor público ante el gobierno estadounidense.

César Duarte Juárez fue detenido ayer en Miami, Florida, por el Servicio de Alguaciles Federales (US Marshals Service).

En un plazo de 72 horas posteriores a la detención “el reclamado ería presentado ante la Corte Federal del Distrito Sur de Florida, donde le explicarán sus derechos y los delitos por los cuales es requerido por el Gobierno de México”, dijo la FGR.