¿Cómo llega a México y de qué manera se manda a Estados Unidos? Estas son las rutas del fentanilo

El fentanilo mata cada día a 170 personas en Estados Unidos, y las rutas de trasiego cada vez abarcan más puntos de la República Mexicana

Foto: Pixabay.

Jorge Ávila / La Voz de Michoacán

Morelia, Michoacán. Después del crystal, el fentanilo es al día de hoy la droga que más producen los cárteles mexicanos debido a que, por su potencia y bajo costo, cada vez gana más terreno entre los consumidores de Estados Unidos, lo que a los narcotraficantes mexicanos deja enormes ganancias.

Este enervante sintético, que los grupos delictivos mexicanos no dejan de mandar al mercado estadounidense, tiene dos orígenes detectados: el principal proveedor de precursores químicos es China, y otra parte la reciben desde India, según informes de inteligencia de la Secretaría de la Defensa Nacional.

PUBLICIDAD

Jugoso negocio

Al respecto, el titular de la Sedena, Luis Cresencio Sandoval, ha mencionado que los cárteles han puesto especial atención a la producción de esta droga debido a lo redituable que les resulta. Por ejemplo, el 12 de agosto, en el aeropuerto de la Ciudad de México, la Secretaría de Marina decomisó 220 kilogramos de fentanilo que había pasado por España, el equivalente a 88 millones de dólares, puesto que un kilo de fentanilo tiene un valor de 400 mil dólares, y en las calles, una pastilla cuesta 20 dólares y una ampolleta de 0.5 miligramos (media dosis) cuesta 10 dólares a los adictos de Estados Unidos.

La diferencia de precios permite tener una idea de por qué los cárteles han portado por esta droga, ya que un kilo de marihuana cuesta 80 dólares, uno de cocaína, 12 mil dólares; el de heroína, 35 mil dólares; el de goma de opio, 2 mil, y el de metanfetamina, 14 mil 500 dólares.

PUBLICIDAD

Pero los cargamentos asegurados son sólo una muestra de las cantidades que se trafican, por lo que se constituye como uno de los negocios más redituables de los narcotraficantes que abastecen al sediento mercado estadounidense.

Gráfico: Enrique Santiago, La Voz de Michoacán.

“Made in Asia”

Según reportes de la Sedena, los cárteles importan desde China e India tanto fentanilo como los precursores para elaborarlo, y los cargamentos llegan a los puertos de Lázaro Cárdenas y Manzanillo. De ahí el proceso sigue en estados como Jalisco, Nayarit, Sinaloa y Sonora, donde el control lo tienen pos cárteles de Sinaloa y de Jalisco Nueva Generación. En este proceso, los cárteles suelen adulterar el producto importado para que les rinda más, en ocasiones con heroína, y luego lo introducen a Estados Unidos.

Ya en Estados Unidos, la droga se distribuye por las mismas rutas de otras drogas, y para ello, los cárteles se valen de las pandillas locales.

Según el estudio “Evaluación nacional sobre amenaza de drogas 2017, 2018 y 2019”, la DEA ha detectado 5 rutas principales de fentanilo:

  • China-Alaska-Estados Unidos
  • China-Canadá-Estados Unidos
  • China-Estados Unidos
  • China-México-Estados Unidos
  • India-México-Estados Unidos

Pero, a diferencia de drogas como la metanfetamina, México no es tanto un país consumidor de fentanilo, al menos por ahora, su papel es el de proveedor al mercado norteamericano, donde se le atribuyeran más de 20 mil muertes, pues ha extendido la llamada crisis de los opioides y es altamente adictivo. También se registran muertes ligadas a su producción y trasiego, pues este producto se suma a la guerra por el control del mercado de drogas y las pérdidas humanas están ligadas a la violencia generalizada del crimen organizado.

De México a la Unión Americana

Luego de que los cárteles reciben en los puertos marítimos y en el aeropuerto capitalino la droga o bien los precursores, son 13 rutas que parten del centro y el occidente del país las que los cárteles de Jalisco Nueva Generación y de Sinaloa tienen establecidas para mandar el fentanilo mezclado con otras drogas a Estados Unidos.

La Agencia de Investigación Criminal (AIC) identifica a la Ciudad de México, el Estado de México, Puebla, Michoacán, Jalisco, Querétaro, Morelos, Nayarit, Sinaloa, Durango, Baja California, Baja California Sur y Sonora como los principales puntos de envío del opiáceo que se vende como un falso analgésico para el dolor, con destino a Tijuana, la ciudad donde se concentra en mayor parte, para introducirlo a Estados Unidos por California.

Ya sea mediante empresas de mensajería y paquetería, a bordo de carros particulares, autobuses, transporte de carga y avión, o dejando los paquetes en las costas, los cárteles hacen llegar el fentanilo procesado con otras sustancias, como la heroína, cocaína y la metanfetamina, lo que le da un grado de adicción más potente.

Contenidos relacionados


La Administración para el Control de Drogas (DEA por sus siglas en inglés) señala al Cártel de Sinaloa y al CJNG como las principales organizaciones que introducen la droga a Estados Unidos.

El fentanilo, de acuerdo con diversos estudios, es considerado una droga más fuerte aún que la heroína.

“La mayoría de las incautaciones de fentanilo se producen en el sur de California, adyacente a áreas en México, con una fuerte presencia de los cárteles Jalisco Nueva Generación (CJNG) y de Sinaloa. La presencia de fentanilo mezclado con otras cargas de medicamentos de polietileno son típicas de esos grupos criminales”, señala la DEA.

Por su parte, la Agencia de Investigación Criminal tiene documentado que los precursores del fentanilo y éste llegan a Manzanillo y Lázaro Cárdenas, provenientes de China, Hong Kong y Singapur.

Para Ricardo Márquez Blas, experto en seguridad, México va camino a convertirse en el principal procesador de la droga, debido a que, antes de su tráfico a Estados Unidos, las organizaciones criminales lo combinan con otras drogas sintéticas.

El secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval, informó que el trasiego del fentanilo hacia EUA es vía terrestre y aéreo.

“Como es un nuevo producto, tienen que empezar la introducción con otros ya existentes, entonces, para mandarlo al mercado estadounidense, se mezcla con droga sintética, y esa mezcla se está haciendo con mayor frecuencia en México”, afirmó.

En este tenor, es de resaltar que las autoridades federales han detectado narcolaboratorios donde se procesa el opiáceo, lo que significa “que los envíos a nuestro país van a ser con mayor frecuencia, porque, si no, los criminales tendrían que triangular. ¿Para qué lo mandarían a Estados Unidos si desde ahí lo envían a México para la mezcla? Mejor lo mandan directamente a México y de ahí a Estados Unidos. Así ya no se triangula”. Eso les permite ahorrar recursos en logística y disminuir el rastreo, dado que en Estados Unidos las leyes son más rígidas en cuanto al control de sustancias químicas.

En riesgo de ser consumidores

Consideró que, como con la cocaína, el país va a ser visto como mercado de manufactura de drogas sintéticas tradicionales con fentanilo, algo que traerá una mayor disponibilidad de esta droga en los estados, especialmente en el norte.

“Así como están introduciendo el fentanilo con el producto tradicional de drogas sintéticas que se consume en Estados Unidos, se va a quedar para su consumo en México, es decir, los cárteles también se los van a ofrecer a los consumidores del país, si no es que ya lo están haciendo”, sostuvo el experto Márquez Blas.

Pese a los golpes, siguen

El titular de la Oficina Nacional de Política de Drogas de la AIC, Óscar Santiago Quintos, confirmó que han encontrado “lugares de acondicionamiento en donde existen los polvos de fentanilo y otras sustancias que permiten esa mezcla”, incluso con el medicamento Tramadol, utilizado para el dolor dentro del mercado legal.

Los primeros laboratorios donde se procesa la droga fueron asegurados por la Fiscalía General de la República (FGR) en Sinaloa, Ciudad de México y Sonora en 2018 y 2019.

De acuerdo con el informe, los aseguramientos de fentanilo se concentran en Baja California, Baja California Sur, Sonora, Sinaloa, centro de Chihuahua, la frontera de Coahuila con Texas, y Nayarit.

Foto: Pixabay. El fentanilo es importado de China e India y en México se hacen las pastillas, señaló la Sedena.

El 10 de abril del 2019 se realizó uno de los aseguramientos más importantes sobre dicho opioide. En Culiacán, Sinaloa, bastión principal del Cártel de Sinaloa, se decomisaron 40 mil pastillas de fentanilo.

En esa misma ciudad se incautaron 4 mil pastillas y dos máquinas tableadoras, mientras que el 14 de agosto del 2019 se aseguraron 2 mil pastillas.

Pese a las evidencias y los narcolaboratorios decomisados al crimen organizado, el secretario de la Defensa Nacional ha asegurado que hasta la fecha no hay ninguna evidencia sobre el establecimiento de laboratorios para la producción de estas drogas.