Anticipan fuerte sequía en 2020 debido a volumen insuficiente en presas

Rogelio Arellano / La Voz de Michoacán   Uruapan, Michoacán. Las presas del estado culminarán el periodo de lluvias con un almacenamiento promedio del 70 por ciento, volumen muy bajo para atender las necesidades de la agricultura, ganadería y pesca por lo que la próxima temporada de estiaje será muy severa para el estado, señaló …

Foto: Agencias. Uno de los principales problemas, sigue siendo que son los agricultores más pobres los que siguen siendo más afectados por los cambios climáticos y sobre todo por las afectaciones que deja la sequía y la inundación cada año.

Rogelio Arellano / La Voz de Michoacán

 

Uruapan, Michoacán. Las presas del estado culminarán el periodo de lluvias con un almacenamiento promedio del 70 por ciento, volumen muy bajo para atender las necesidades de la agricultura, ganadería y pesca por lo que la próxima temporada de estiaje será muy severa para el estado, señaló German Tena, titular de la Comisión Estatal de Agua y Gestión de Cuencas del estado de Michoacán (CEAC).

PUBLICIDAD

En comparación con los últimos cinco años se viene un periodo de secas bastante severo, principalmente en la cuenca baja del Cupatitzio, golpe que será más fuerte en las zonas de La Huacana, Churumuco, Huetamo, San Lucas, Apartzingán, Nueva Italia.

“La Tierra Caliente michoacana en general se verá afectada, por ello desde ahora en el gobierno estatal se analizan las medidas que se deberán aplicar”, señaló el funcionario, quien expuso que a lo mucho las presas alcanzarían el 80 por ciento de su capacidad, lo cual seguiría siendo insuficiente.

PUBLICIDAD

 

También puedes leer: Rezagadas, obras hídricas en Michoacán, mientras sequía amenaza al agro michoacano

 

El principal reto, dijo, será apoyar a miles de familias que observan en sus cultivos o producción para el autoconsumo, incluso la generación de forrajes para la actividad ganadera. “Ya el gobernador Silvano Aureoles Conejo, está pensando en un programa emergente para apoyar a productores de maíz, entre otros” puntualizó Germán Tena.

De las quince presas en la cuenca Lerma-Chapala y otras en la cuenca Balsas en promedio están al 80 por ciento, sin embargo, al detalle, la presa de Infiernillo está a menos del 60 por ciento. “Los productores que se abastecen de este gran embalse son los que más van a sufrir. Es el nivel más bajo de los últimos 6 o 7 años”, sostuvo.

Las milpas se sembraron en tiempo y forma, pero el agua llegó tarde y muy poca, incluso algunas ni lograron los cultivos por ello la próxima temporada de estiaje los habitantes de estas zonas enfrentan un gran riesgo, pues en su mayoría se trata de pequeños productores que viven de esas cosechas. Definitivamente el cambio climático ya llegó y nos está afectando; tenemos que tomar medidas para hacerle frente a la contingencia”, insistió.

Destacó que algunas regiones o municipios de las partes altas de las cuencas, donde existe la franja productora de aguacate, también son factor de crisis. Basta ver que hace años, los pozos para extraer agua y regar las huertas de oro verde eran a una profundidad de 100 o 150 metros. “Ahora están perforando aquí en Uruapan a 350 metros de profundidad, mientras que en la Meseta Purépecha ya se llegó a los 700 metros”, indicó.

La realidad, comentó, es que cada vez es más difícil obtener agua. “Por ejemplo el manantial del Cupatitzio tiene un aforo de agua de aproximadamente 500 litros por segundo y eso es menos de la mitad de lo que hace poco más de una década se generaba. La verdad hay que cuidar el agua porque sino el río Cupatitzio va a dejar de existir”.

 

También puedes leer: Reducen 42.9% póliza de seguros para atender daños el campo; afectadas, 6,500 hectáreas

 

Exhortó a que todos los involucrados en las cadenas productivas, así como en las ciudades, se generen ciclos virtuosos en los que todos ganen, pero sobre todo entre los productores de aguacate. “¿Y cómo hacer esto? Yo creo que el que tenga 10 hectáreas de este fruto, debe revertir hacia la vocación forestal el 50 por ciento de esa superficie y sino, pagar a otros que sí tienen masa forestal”.

Desde luego esta responsabilidad también debe ser compartida por los gobiernos municipales y cumplir con su obligación en materia de saneamiento de aguas residuales a pesar de la reducción de presupuestos por recortes presupuestales del gobierno federal, concluyó.

También preocupa tema a Semaccdet

Por su parte, la Semaccdet indica que en el estado hay al menos 15 puntos en donde comunidades o hasta municipios enteros ya comienzan a tener conflictos sociales y hasta enfrentamientos por la disponibilidad del agua. Uno de los casos más concretos es del municipio de Parácuaro, en donde comunidades enteras se disputan el vital líquido cuando hace no más de 20 años disponían de gran cantidad del recurso.

 

También puedes leer: Falta de recursos ‘pega’ al campo michoacano, denuncian pequeños productores

 

Como una temporada “atípica de lluvias” ha sido calificado este 2019 debido a la escasa constancia que han tenido las precipitaciones en la mayor parte del territorio michoacano. Refiere la dependencia que si bien se han registrado lluvias torrenciales que han propiciado daños, los fenómenos cada vez son más espaciados y no dan condiciones para la recuperación de la sequía que cubre la mayor parte de la entidad.

En entrevista para La Voz de Michoacán, Ricardo Luna García, titular de la Secretaría de Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Territorial (Semaccdet), advirtió que la falta de almacenamiento de agua en las presas y la cada vez más escasa temporada de lluvias ya ha comenzado a cobrar factura en el tema social.