Claves felinas para vivir bien en 2022: el secreto de la felicidad puede venir de una fuente poco común: los gatos

Al formular nuestra lista de buenos propósitos para este año que comienza solemos considerar los consejos de los expertos, nuestras experiencias, las lecciones de nuestro entorno social y familiar pero, ¿y si buscamos otras fuentes de inspiración, por ejemplo los gatos..?

“Los gatos nos enseñan que buscar algún sentido al mundo es como buscar la felicidad: una distracción. El sentido de la vida es una sensación táctil o un olor que llega por casualidad y, antes de que te hayas dado cuenta, ya se ha ido”, señala el filósofo británico John Gray.

EFE / La Voz de Michoacán

Dejar de fumar, hacer más ejercicio, comer mejor, dedicar más tiempo a la familia y los amigos, progresar en el trabajo… Son algunos de los propósitos que nos planteamos con mayor frecuencia para dar un giro positivo a nuestras vidas ante cada nuevo año que estrenamos. 

PUBLICIDAD

A menudo esas listas de propósitos se convierten, con el paso de los meses, en una serie de buenas intenciones que no llegan a hacerse realidad. Quizá sea hora de innovar un poco y probar algunas fuentes de inspiración “no humanas” para plantearnos nuevos objetivos o cambios positivos para 2022. 

Los gatos pueden enseñar filosofía a los humanos (foto de Humberto Arellano en Unsplash)

Y existen unos pequeños y peludos filósofos, con garras y bigotes, que se comunican mediante ronroneos y maullidos, de los que tenemos mucho que aprender acerca del sentido de la vida y sobre cómo podemos vivirla de la mejor manera, según se desprende de las reflexiones sobre los gatos y las experiencias con estos animales del autor británico John Gray.

Gray (South Shields, Inglaterra, 1948) es considerado uno de los pensadores más importantes de nuestro tiempo y ha sido profesor de Ciencias Políticas en la Universidad de Oxford y de Pensamiento Europeo en la London School of Economics.

PUBLICIDAD

“Todos envidiamos el aristocrático desapego con el que los gatos contemplan el mundo y lo cómodos que parecen sentirse en su propio pellejo, como si supieran algo fundamental que nosotros ignoramos”, señala Gray en su libro ‘Filosofía felina’.

Las preguntas sobre el sentido de la existencia y el secreto de la felicidad nos persiguen desde los albores de la civilización, y quizá en esas lides, los gatos sean tan buenos maestros como los grandes filósofos”, sugiere Gray.

Partiendo de su experiencia personal con los gatos y de las brillantes páginas que han dedicado a estos misteriosos y carismáticos animales autores como Montaigne, Junichiro Tanizaki o Patricia Highsmith, Gray propone una “filosofía felina que nos sirva de guía para una vida más auténtica  y sosegada.

“Los gatos no tienen interés alguno en enseñar a los humanos cómo vivir, pero es posible imaginar qué pistas nos darían sobre cómo llevar una vida menos embarazosa”, según Gray, de cuyo pensamiento pueden extraerse ‘diez mandamientos felinos para vivir bien”, que pueden servirnos de inspiración para nuestros propósitos para el año que va comenzar.

1.- NO TRATES DE CONVENCER A UN HUMANO DE QUE SEA RAZONABLE

Tratar de convencer a las personas de que sean racionales es como intentar enseñar a los gatos a ser veganos.

Los seres humanos usan la razón para reforzar aquello que quieren creer y, rara vez, para averiguar si lo que creen es verdad. No se puede hacer nada al respecto Si la irracionalidad humana representa una frustración o un peligro para ti, huye de ella.

Foto: EFE

2.-  ES RIDÍCULO QUEJARSE DE NO TENER SUFICIENTE TIEMPO

Si piensas que no dispones del tiempo que necesitas, es que no sabes cómo pasar tu tiempo. Haz aquello que sirva a algún fin tuyo propio y que disfrutes haciéndolo por si solo. Vive así y dispondrás de tiempo de sobra.

3.-  NO LE BUSQUES UN SENTIDO A TU SUFRIMIENTO

Si estás triste, tal vez busques consuelo en tu pena, pero te arriesgas entonces a convertirla en lo que le dé sentido a tu vida. No te encariñes con tu sufrimiento y evita a quienes lo hacen.

4 .- ES MEJOR SER INDIFERENTE QUE SENTIRSE OBLIGADO A AMAR

Pocos ideales han sido más dañinos que el del amor universal. Mejor cultivar la indiferencia, que puede tornarse en amabilidad.

5.- OLVÍDATE DE PERSEGUIR LA FELICIDAD Y TAL VEZ LA ENCUENTRES

No encontrarás la felicidad persiguiéndola, pues no sabes qué te hará feliz. En vez de eso, haz lo que te parezca más interesante y serás feliz sin tener que esforzarte por saber nada de la felicidad.

No luches contra el miedo a la muerte. Deja que se desvanezca.

Si ansías la calma y la paz, siempre estarás agitado.

Tenemos muchas cosas que aprender de los gatos (foto de Helena Lopes en Pexels)

6.- LA VIDA NO ES UN RELATO

Si piensas que tu vida es un relato, te sentirás tentado a escribirlo hasta su final mismo. Pero tú no sabes cómo terminará tu vida, ni qué ocurrirá antes de eso. Mejor sería que te deshicieras del guion. Vale más la pena vivir la vida no escrita que cualquier historia que te puedas inventar.

7.- NO TEMAS A LA OSCURIDAD: SUELE OCULTAR COSAS INTERESANTES

Te han enseñado a pensar antes de actuar y, muchas veces, es un buen consejo. Cuando actúas por impulso, es posible que estés obedeciendo a dictados de filosofías que has interiorizado sin pensar. Pero, a veces, es mejor seguir un pálpito que destella desde las sombras. ¿Quién sabe adónde te podría llevar?.

8.- DUERME POR EL SIMPLE PLACER DE DORMIR

Dormir para que puedas trabajar más cuando te despiertes es una manera muy triste de vivir. Duerme por placer, no por provecho.

9.- GUÁRDATE DE QUIEN SE OFREZCA A HACERTE FELIZ

Quienes se ofrecen a hacerte feliz tratan de hacerse ellos mismos menos infelices de ese modo. Necesitan tu sufrimiento porque, sin él, tendrían menos motivos para vivir. Desconfía de las personas que dicen que viven para los demás.

10.-  MIRA EL MUNDO SIN ESFORZARTE POR ENCAJARLO EN TU RELATO

Cuando ves las cosas sin querer cambiarlas, lo que en muchas tradiciones se llama contemplación, puede permitirte vislumbrar la eternidad.

Cada momento está completo en sí mismo y el decorado cambiante se te revela entonces como si estuviera fuera del tiempo. La eternidad no es un orden distinto de las cosas, sino el mundo visto sin ansiedad.

Portada del 'Filosofía felina' de John Gray (Edit. Sexto Piso)