Aguacate, el ‘oro verde’ que ahoga en enfermedades y deforesta tierras de Michoacán

El uso de algunos plaguicidas afecta los procesos fisiológicos de los productores de aguacate, mientras que la siembra ilegal consume bosques y sus recursos naturales

Foto: La Voz de Michoacán. La producción de aguacate ha traído grandes beneficios a productores, pero en algunos casos conlleva un costo para la salud de los trabajadores.

Redacción / La Voz de Michoacán

Morelia, Michoacán. El aguacate es el producto estrella de Michoacán y durante 2019 la producción fue la más alta de los últimos años, a pesar de la inseguridad y los factores climáticos que amenazan al campo, sin embargo, el costo ha sido alto: genera afectaciones irreversibles al medio ambiente y daña directamente a los pobladores de los municipios donde se siembra, pues su salud se degrada paulatinamente.

La investigación “Efecto del uso de plaguicidas en la actividad de la colinesterasa en sueros sanguíneos de personas adultas del municipio de Uruapan”, de la bióloga Claudia Isabel García Berumen y retomada por Notimex, evidencia la gravedad del problema de salud derivada de la agroindustria del aguacate en dicha localidad, considerada la capital del aguacate.

PUBLICIDAD

La especialista documentó los efectos negativos del uso de plaguicidas en personas adultas, explicando que los pesticidas organofosforados utilizados en la región aguacatera inhiben la acción de las enzimas colinesterasas presentes en la sangre, cerebro y músculos y que son vitales en procesos fisiológicos.

Contenidos relacionados

Esto provoca daños irreversibles en células sanguíneas, tejidos musculares y neuronas. Las personas enfermas presentan desde vómito, diarrea, hipertensión, parálisis respiratoria, agitación, confusión, delirio, hasta convulsiones y estados de coma.

PUBLICIDAD

Otros estudios realizados en la zona señalan que la presencia de algunos compuestos agroquímicos rebasa los estándares permitidos, favoreciendo la presencia de enfermedades en la piel, hígado y sistema nervioso.

Algunos plaguicidas como el Paracuat, que es altamente tóxico, provocan lesiones pulmonares irreversibles, además de eliminar microorganismos del suelo que favorecen el crecimiento de las plantas.

Otro químico aplicado al aguacatero es el Malation, insecticida organofosforado e hidrosoluble y tóxico para el hombre y los animales, que puede persistir por muchos años contaminando las aguas.

Deforestación, el costo de la siembra ilegal

El presidente estatal de la Cámara Nacional de la Industria Maderera, Roberto Molina Garduño, señaló que hace tres décadas existían al menos 3 millones de hectáreas en Michoacán, pero en la actualidad sólo queda 1 millón 182 mil hectáreas de superficie de bosque.

De acuerdo con el Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP) en Michoacán hay 167 mil 745 hectáreas sembradas de aguacate, el 12 por ciento de lo que antes eran bosques.

Por su parte la Secretaría del Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Territorial (Semaccdet) estima que al año se deforestan y registran cambio de uso de suelo entre 60 mil y 80 mil hectáreas de bosque en el estado.

La ley en Michoacán no permite el cambio de uso de suelo de forestal a agrícola, por lo que la mayoría de las huertas de aguacate son ilegales. Los pobladores talan grandes extensiones de bosque y lo queman para después poder sembrar las plantas.

Foto: Twitter. El cambio del uso del suelo ha crecido de manera exponencial durante los últimos meses.

Estas huertas clandestinas se expanden principalmente en zonas boscosas y reservas naturales, como la biosfera de la mariposa monarca. El gobierno federal detectó que en la temporada 2017-2018 el cambio de usos de suele en dicha región incrementó 42 por ciento.

En marzo de este año, el gobernador Silvano Aureoles Conejo reconoció que de las cerca 200 mil hectáreas de aguacate que existen en Michoacán, el 50 por ciento son ilegales.

Tan sólo en Morelia, el Ayuntamiento tiene detectadas 168 huertas ilegales que abarcan mil 400 hectáreas.

En mayo de 2019, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) clausuró un predio de al menos tres hectáreas en la reserva de la biosfera en el municipio de Ocampo, ahí se habían sembrado 510 árboles de aguacate.

La multa por dañar un área forestal en Michoacán alcanza el millón 689 mil 800 pesos, sin embargo, cuando se recorren las carreteras de la entidad se observa como el aguacate michoacano reemplaza rápidamente al bosque, desde Morelia hasta Tierra Caliente.

‘Oro verde’ también atrae al crimen

El auge de los aguacates, alimentado por el aumento del consumo en Estados Unidos, sacó de la pobreza a zonas del oeste del México en apenas 10 años. Pero el olor del dinero atrajo a pandillas y cárteles hiperviolentos que han colgado cadáveres de puentes y han amedrentado a la policía, y el aumento de la violencia está amenazando esta nueva prosperidad.

La violencia generada por los criminales motivó a que el año pasado Estados Unidos amagara con retirar a los inspectores de los huertos y restringir los envíos del producto, lo que provocó un escalofrío en una industria con exportaciones de 2.400 millones de dólares anuales.

Fue en septiembre de 2019 cuando se canceló de manera temporal el ciclo de exportación en Ziracuaretiro, donde se registró la retención de un ingeniero certificador de las huertas que representa al gobierno estadounidense, con la advertencia de que esta acción podría ser definitiva y expandirse a otros municipios si no se solucionaba el tema de la inseguridad en Michoacán, de acuerdo con el presidente de Asociación de Productores y Empacadores Exportadores de Aguacate de México (APEAM).

Foto: La Voz de Michoacán. Autoridades ambientales han asegurado huertos de aguacate porque estaban en terrenos forestales.

Gabriel Villaseñor Zurita reconoció que el tema de la inseguridad en el estado podría afectar la exportación de aguacate a Estados Unidos, por la violenta situación que fue reportada al Departamento de Agricultura del vecino país.

La respuesta del gobierno de Michoacán fue ‘blindar’ la producción de aguacate, mediante el establecimiento de protocolos de acompañamiento y seguridad en los embarques, así como la vigilancia con cámaras en las carreteras donde se transporta el fruto. La estrategia derivó en aseguramientos de algunos cargamentos que fueron robados y otros cuyos transportistas no acreditaron la legalidad del producto.

El secretario de Desarrollo Rural y Agroalimentario (Sedrua) en la entidad, Rubén Medina Niño, aseguró que ya se están entablando reuniones con las áreas de Seguridad Pública para resguardar la producción y los camiones de carga, principalmente hacia Estados Unidos, y de esta manera abatir cualquier posible riesgo de cancelación de los acuerdos comerciales con la vecina nación del norte.

Con información de Notimex