Hay una ráfaga de radio que se recibe de otras galaxias y se repite cada 157 días

«Somos polvo de estrellas que piensa acerca de las estrellas, somos la forma en la que el universo se piensa a sí mismo» -Carl Sagan.

Estos fenómenos no se han descubierto en nuestra galaxia, sólo en otras muy distantes

Arturo Villagomez / La Voz de Michoacán

Cheshire, Reino Unido. El sólo hablar del universo resulta inconmensurable, tal vez por eso, cualquier avance por pequeño que parezca, representa un verdadero salto cuántico en conocer nuestra propia civilización, y nuestro hogar la Tierra.

Científicos que han estudiado las Ráfagas Rápidas de Radio (FRB por sus siglas en inglés) han descubierto que sólo algunas de ellas se repiten, pero esto está ayudando a estudiarlas y encontrar su origen.

PUBLICIDAD

Las FRBs son breves señales de ráfagas de radio, de apenas milésimas de segundo muy brillantes, que se pueden observar desde cualquier lugar del firmamento, se descubrieron en 2007 por Duncan Lorimer.

El divulgador científico español Álex Riveiro, creador de los proyectos Astrobitácora y Ecos de un Futuro Distante, publicó un hilo en Twitter, con los datos más significativos de los resultados de cuatro años de observaciones, llevadas a cabo por científicos liderados por K M Rajwade en el Observatorio Jodrell Bank, en Reino Unido, , donde se encuentra el telescopio Lovell de 76 metros.

PUBLICIDAD

Este hilo, lleva a su vez a otros que explican contexto y similitudes, por ejemplo, los agujeros negros:

El origen no está claro

Aunque se cree que viene de la naturaleza, no se descarta que el origen de este fenómeno sea extraterrestre:

“A lo largo del tiempo se han planteado muchas posibles soluciones. Principalmente de origen natural, aunque no han faltado las sugerencias de que pudiesen ser algún tipo de señal generada por alguna posible civilización extraterrestre. Aunque no es lo más popular”. Dice un Twitt de Riveiro.

La mayoría de las FRBs ocurren una sola vez, sólo algunos se han repetido de forma irregular, a principios del 2020 se anunció que se detectó uno con repetición cada 16 días.

El 10 de junio, Riveiro redactó un twitt, con la noticia de la existencia de 32 ráfagas en una observación, lo cual ha determinado que “FRB 121102” (año/mes/día de descubrimiento), sigue un patrón regular, emite señales durante 90 días, y otros 67 permanece en silencio, este ciclo dura 157 días.

“Es una ventaja que se repitan, porque así se pueden estudiar a profundidad, puede deberse al movimiento orbital de una estrella masiva, de una estrella de neutrones, o de un agujero negro”.

Foto: academic.oup.com

Mientras más fenómenos ocurran, más cerca estaremos de conocer su origen

Cabe señalar que las FRBs no existen en nuestra galaxia, solo en galaxias a cientos o miles de millones de años luz de distancia, lo cual representa otra desventaja para estudiarlos.

Aunque no se conoce su origen, se va a conocer, y se revelará también qué lo provoca, asegura Riveiro, porque ayudará a entender mejor cómo es el universo y los fenómenos.

Con cada descubrimiento de un FRB, estaremos más cerca de encontrar su origen, y también de encontrarnos con una posible señal artificial.

Contenidos relacionados