Reabren templos entre medidas sanitarias; piden que población vulnerable o con resfriado se abstenga de asistir

La Iglesia en Michoacán vuelve a las celebraciones públicas, pero no deben durar más de 60 minutos y con número limitado de personas; de ser posible se tomará la temperatura a quienes ingresen a los recintos religiosos.

Foto: Jaime Lagunas / La Voz de Michoacán

Juan Carlos Huante / La Voz de Michoacán

Morelia, Mich. Las diócesis que integran la Provincia Eclesiástica de Morelia en Michoacán –Tacámbaro, Zamora, Apatzingán, Lázaro Cárdenas y Morelia– retomarán las celebraciones religiosas públicas entre protocolos sanitarios, a fin de evitar la propagación de contagios por COVID-19. Será cada obispo quien tenga la última decisión en su territorio correspondiente.

Con tres decesos de presbíteros registrados en Michoacán –dos en Morelia y uno en Tacámbaro–, se exhorta a los feligreses a abstenerse de participar en las celebraciones si alguno presenta síntomas de resfriado, incluyendo al sacerdote. También se pide que la población de riesgo (diabéticos, hipertensos, adultos mayores, obesos, problemas inmunológicos, entre otros padecimientos), no acuda a los lugares de culto y siga participando a través de las plataformas digitales.

PUBLICIDAD

En un comunicado emitido por el arzobispo de Morelia, Carlos Garfias Merlos, se establece que las iglesias implementarán medidas como la señalización de bancas y asientos para la sana distancia entre los asistentes (1.5 metros); habrá un filtro sanitario con desinfectante para manos y se pedirá en todo momento el uso de cubrebocas. Además, se evitará saludar de beso, mano y abrazo, a fin de impedir que un paciente asintomático contagie “sin querer” a más personas.

“El regreso al culto ordinario, público o presencial de celebraciones eucarísticas –con una duración máxima de 60 minutos– y demás actos de culto, será con un número reducido de fieles cuidando la sana distancia y señalando de forma gráfica los espacios sugeridos para su uso”, se indica en un protocolo conjunto entre autoridades sanitarias de Michoacán y la Iglesia.

PUBLICIDAD

Asimismo, continuamente se llevarán a cabo acciones de sanitización en todas las áreas de los recintos religiosos, así como en sitios aledaños.

Foto: Jaime Lagunas / La Voz de Michoacán

Protocolo sanitario

Entre las acciones sanitarias están la colocación tapetes sanitarios lo suficientemente grandes en todos los accesos del inmueble para cubrir el calzado de los visitantes y/o personal que labore en el establecimiento.

Habrá señalamientos promoviendo la utilización del cubrebocas/careta, lavado de manos frecuente y el uso de alcohol o gel antibacterial.

Si es posible se tomará el registro de la temperatura y a las personas presenten más de 37.5 °C o presenten signos evidentes de tos, lagrimeo, mucosidad o malestar se les prohibirá el acceso y se les canalizará para su atención médica. En caso de ser necesario, se colocarán “túneles sanitarios” para la sanitización de los asistentes.

El protocolo indica que la duración de la misa será de 60 minutos como máximo y con un número reducido de personas en el presbiterio (lugar donde se encuentra el altar). En todo momento los participantes observarán las medidas sanitarias.

También se recomienda evitar el uso de subsidios, como la “hoja dominical” para evitar contagios y la comunión se continuará administrando en la mano.

Al terminar las celebraciones, las personas deberán evitar las aglomeraciones en el atrio u otros sitios contiguos al templo. En cuanto a las limosnas, los billetes y monedas se rociarán de forma moderada y se limpiarán con un trapo.

Contenidos relacionados