Verificentros, sin operar por fallas en software y sistemas operativos

Los verificentros no pueden emitir los hologramas homologados de la Ciudad de México ni los locales hasta que se repare la falla en los sistemas

Foto: Cortesía.

Arturo Molina / La Voz de Michoacán

Morelia, Michoacán. Cierra el primer mes del 2020 con serios problemas en el programa de verificación en Michoacán. Los hologramas homologados y el local se han dejado de expedir en los centros de verificación de Morelia y del Oriente michoacano por fallas en el software y sistemas operativos.

En el caso de los hologramas homologados de la Ciudad de México, en todo el año no se han emitido, mientras que, en el caso de la verificación local, desde el 24 de enero se dejaron de expedir.

PUBLICIDAD

Ante esta problemática, que calculan dure al menos una semana más, los verificentros en Morelia se han visto en la necesidad de “regresar” a los automovilistas que se acercan a los centros de atención.

En un recorrido de La Voz de Michoacán corroboró que dicha problemática ha afectado la atención a automovilistas. Al consultar con cada uno de los centros asentados en Morelia la respuesta fue la misma: el servicio se encuentra suspendido totalmente debido a que, si bien cuentan con todos los dispositivos, instrumentos e insumos en orden, el software que los conecta con la Ciudad de México y el que genera la base de datos local se encuentran fuera de servicio y tendrán que esperar a que técnicos reparen los sistemas.

PUBLICIDAD

Contenidos relacionados

En términos reales no hay para cuando, no hay una fecha exacta para reactivar el servicio. En el mejor de los casos, los operadores telefónicos de los centros de verificación de Morelia dieron cuenta que sería a finales de la próxima semana cuando podría tenerse disponible el servicio de verificación, en tanto que, en otros casos, desconocieron para cuándo podrían ponerse en marcha.

El software con el que operan los centros de verificación fue diseñado y generado por el Gobierno de la Ciudad de México y no depende directamente de las autoridades michoacanas.

Mientras tanto, el objetivo del gobierno del estado de obtener 40 mil verificaciones este año se ha visto entorpecido por este hecho, en donde también los centros de verificación se han visto severamente afectados por la falta de afluencia.

Los gastos por renta, personal, insumos, sistemas electrónicos, soporte y otros gastos de seguridad suman hasta 60 mil pesos mensuales, mismos que, adicionados a las deudas de cada uno de los concesionarios y al mes al mes que llevan semidetenidos, les ha implicado un duro golpe en su economía.

Verificentros, un mal negocio

Para que los concesionarios encuentren redituable la operación de los centros tendrían que llevar a cabo al menos 45 verificaciones diarias; no obstante, reportaron para esta casa editorial que, el mejor de los casos, no pasaron de las 30 verificaciones por las complicaciones que han tenido en materia de entrega de los hologramas.

Fuentes internas de los centros de verificación refirieron que hay nerviosismo entre los grupos de empresarios que manejan los mismos. En los últimos 17 años, se le ha prometido una actividad comercial sustentable a cambio del servicio, en tanto que las inversiones que han tenido que realizar en los últimos años se les han ido acumulando en deudas bancarias.

Foto: Twitter.

El escenario no es esperanzador para la verificación, la proximidad del año electoral, el periodo de transición y el proceso electoral en sí les augura de que en caso de que el programa no quede bien afianzado este 2020, muchos de los concesionarios podrían abandonar el continuar con las concesiones estatales.

Y es que a pesar de que la ley estatal contempla multas para quienes no cumplan con la verificación, laMesa de Seguridad Ambiental y las dependencias que las conforman han otorgado “prórrogas” para no aplicar multas a la ciudadanía debido a la supuesta “buena respuesta” que se tuvo en los primeros meses. Lo anterior, advierten concesionarios, sería el principal incentivo para que muchos no verifiquen aun con la obligatoriedad de la ley.