En un año, 800 detenidos del Cártel de Santa Rosa de Lima; caída del Marro despeja el camino al CJNG

Las pugnas entre los dos cárteles por el control del estado han dejado más de 4 mil muertos en Guanajuato desde que inició la guerra

Redacción / La Voz de Michoacán

Desde que se implementó el operativo Golpe de Timón, en marzo de 2019, y hasta la detención, durante el pasado fin de semana, del líder del Cártel de Santa Rosa de Lima, José Antonio Yépez Ortiz, El Marro, las autoridades del estado de Guanajuato ha detenido a 800 personas identificadas como integrantes de la agrupación delictiva que nació en el municipio de Villagrán.

Además, en este periodo se han asegurado más de mil armas, entre largas y cortas, así como 16 mil cartuchos, cientos de piezas de equipo táctico y al menos 500 vehículos de distintos modelos, desde los utilizados para el robo de combustible y demás actividades operativas del cártel, hasta vehículos de lujo, la mayoría con reporte de robo, según cifras de la Fiscalía estatal y la Secretaría de Seguridad Pública de Guanajuato.

PUBLICIDAD

La guerra de grupos delictivos entre marzo del año pasado y lo que va de 2020 dejó una serie de actos delictivos con cifras históricas para el estado de Guanajuato, que llevaron a la entidad a ocupar el primer lugar en homicidio doloso.

A lo largo de más de un año se cuentan más de 4 mil homicidios dolosos directamente relacionados con la delincuencia organizada y mil 173 lesionados por arma de fuego, según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (Sesnsp).

Según el organismo, que recaba cifras que aportan los gobiernos estatales con base en carpetas de investigación, la estela de violencia generada principalmente por los cárteles de Santa Rosa de Lima y de Jalisco Nueva Generación, dejó, además, 40 víctimas de secuestro y 14 mil 864 carpetas de investigación por el delito de narcomenudeo, una de las tantas actividades lucrativas de los criminales.

La guerra por el control del robo de combustible y tráfico de drogas en la vecina entidad se disparó al iniciar los procesos internos de los partidos políticos para el relevo del gobierno estatal en 2017. En ese marco era urgente la acción de la autoridad, pues por primera vez en la historia Guanajuato rebasaba los mil homicidios en un año, de los cuales se estimaba que al menos 700 estaban relacionados a pugnas entre grupos delincuenciales. Esto de inmediato encendió las alertas pues, históricamente, Guanajuato se caracterizaba por ser una entidad tranquila, frente a los índices de violencia alcanzados en estados como Guerrero o Michoacán.

Para 2018 la cifra de homicidios se disparó a 2 mil 609. En una entrevista con Milenio, el entonces candidato del PAN, Diego Sinhué Rodríguez Vallejo, informó del término “golpe de timón” para referirse a la necesidad de hacer cosas diferentes para enfrentar la violencia.

El primer gran operativo para capturar a José Antonio Yépez Ortiz y el primer intento por desmantelar la organización criminal fue bautizado con ese nombre; inició los primeros días de marzo con la intervención de un terreno conocido como El Pozo, en el municipio de Villagrán, donde se localizó al menos una decena de camiones con combustible robado y una toma clandestina.

Fuerzas federales y del estado intervinieron la comunidad de Santa Rosa de Lima, sofocaron las manifestaciones violentas que se dieron y, cuando estaban a punto de detenerlo, Yépez Ortiz logró huir.

En un operativo realizado en el municipio de Celaya el 30 de enero de 2020, en el que participaron al menos 300 elementos, se contaba con indicios de la presencia del Marro; sin embargo, en el lugar se localizó a Karina Mora Villalobos, esposa de José Antonio Yépez, junto con tres personas más que después fueron liberadas.

El quinto operativo y el penúltimo de gran envergadura se llevó a cabo el 20 de junio de este año en el municipio de Celaya, donde supuestamente Yépez Ortiz acudiría a un evento familiar.

En este último se detuvo a la mamá, una hermana y una prima del delincuente, provocando la muerte de 40 personas, entre ellas 27 internos de un anexo en Irapuato.

Contenidos relacionados

Caída del Marro deja a Guanajuato a merced del CJNG

Desde que le declaró la guerra en 2017, el grupo criminal Santa Rosa de Lima ha perdido presencia en la entidad frente a su acérrimo rival del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), al que, con la captura del Marro, le quedó el camino libre para controlar las actividades ilícitas en Guanajuato, una entidad con alta actividad económica.

De acuerdo con la más reciente información de inteligencia recabada por la Marina Armada de México y el Ejército, el CJNG tiene presencia hasta ahora en cinco municipios de la entidad, entre ellos León y Salamanca, y le disputa los que le quedan a Santa de Rosa de Lima: Cortazar, Celaya, Apaseo el Grande y Apaseo el Alto, sin contar Villagrán y Juventino Rosas, sus principales bastiones.

Según la información, el Cártel Jalisco Nueva Generación, encabezado por el michoacano Nemesio Oseguera Cervantes, El Mencho, controla el corredor León, Silao, Guanajuato capital, Irapuato, Salamanca, de los cuales dos municipios (León y Salamanca) integran el llamado Triángulo de las Bermudas, de robo de combustible de los ductos de Pemex que atraviesan por esa zona del Bajío.

Sin embargo, dicha organización criminal no busca apoderarse del robo de combustible, hasta ahora, según lo dicho por el gerente de Seguridad, Monitoreo y Estrategia de la Subdirección de Salvaguardia Estratégica de Petróleos Mexicanos (Pemex), el general Manuel García Morcillo, el mes pasado.

 “Del Cártel de Jalisco Nueva Generación no hemos detectado que sea su actividad principal el robo de combustible, incluso en el estado de Guanajuato donde mantiene una disputa con el Cártel de Santa Rosa de Lima las actividades que lleva a cabo no han sido todavía el robo de combustible, una de las que se esté, consideramos, buscando apoderar”, indicó.

Las autoridades tanto federales como estatales ligan al CJNG con venta de droga, secuestro y extorsión en los municipios de León, Silao, Guanajuato capital, Irapuato y Salamanca, con alta actividad económica y concentración de población.

De acuerdo con la información de inteligencia, el grupo criminal Santa Rosa de Lima buscó alianzas con Los Viagras, que operan en Michoacán, y con el Cártel de Sinaloa, para combatir al CJNG. La batalla entre ambos grupos ha colocado a Guanajuato en primer lugar en homicidios dolosos en el país, en números absolutos.

El origen de la organización criminal de Santa Rosa de Lima se remonta a 2014, cuando eran un grupo de huachicoleros encabezado por David Rogel Figueroa, El Güero, quien era jefe de José Antonio Yépez, El Marro.

Según autoridades, el grupo cobró notoriedad cuando El Marro asumió el liderazgo de la organización y en octubre de 2017 le declaró la guerra al Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) por el control del robo de combustible en el llamado Triángulo de las Bermudas, integrado por los municipios de León, Irapuato, Salamanca, Celaya y Los Apaseos, por donde pasan ductos de Pemex, así como por la venta de droga, secuestro y extorsión.

Se llama así en honor a la comunidad Santa Rosa de Lima, perteneciente al municipio de Villagrán, Guanajuato, de donde son originarios los principales integrantes.