Se acabó la 'verdad histórica' sobre Ayotzinapa. Hay órdenes de arresto y nueva investigación

El fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero, advierte que va sobre más funcionarios de diversos niveles relacionados con la desaparición de los 43 normalistas; restos humanos encontrados ya están en análisis para su identificación, revela.

Foto: Víctor Ramírez / La Voz de Michoacán.

Redacción / La Voz de Michoacán

Ciudad de México. “Se acabó la verdad histórica”, advirtió el fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero. Una nueva investigación da esperanza a los padres de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa para saber lo que realmente pasó con sus hijos y dónde están.

Ayer, Gertz Manero anunció la solicitud de orden de aprehensión contra implicados en el caso de los normalistas desaparecidos, así como la detención de un miembro de la delincuencia organizada, José Angel Casarrubias Salgado, “El Mochomo”, clave para el esclarecimiento de la verdad; además, ya se aplican pruebas correspondientes a restos humanos para establecer la identidad.

PUBLICIDAD

Hoy, el presidente Andrés Manuel López Obrador aplaudió al fiscal por esta decisión y exigió poner fin a la decisión de jueces de poner en libertad a presuntos delincuentes por presuntas fallas en la averiguación.

Al respecto, el mandatario nacional reveló que la noche del martes un juez ordenó la liberación de uno de los involucrados; “claro no ha salido porque hay un plazo de 24 horas, ahora la Fiscalía va a tener que defender el asunto, pero imagínense no se puede permitir estas cosas sucedan", dijo.

PUBLICIDAD

El señalado por López Obrador sería "El Mochomo", presunto líder de la organización criminal Guerreos Unidos, de quien la juez del Centro Penal Federal, con sede en el Altiplano, ordenó su liberación.

Son 46 órdenes de aprehensión que la Fiscalía General de la República solicitó al Poder Judicial en contra de servidores públicos de diversos municipios del estado de Guerrero, a quienes se les acusa por delitos de desaparición forzada y por delincuencia organizada.

Estas peticiones se unen a las ya obtenidas el pasado 10 de marzo en contra de funcionarios de la PGR, entre ellos Tomás Zerón, exdirector de la Agencia de Investigación Criminal (AIC), quien huyó del país, pero ya es buscado por la Interpol.

“Es necesario dejar muy claro que estos delitos no han sido ni investigados ni judicializados en las diligencias que en su momento realizó la PGR”, comentó Gertz Manero a través de un video.

Nueva administración, nueva investigación

La Fiscalía General de la República atrajo una nueva investigación que estuvo viciada con la entonces Procuraduría General de la República (PGR), cuyo titular era Jesús Murillo Karam, el autor de la frase “verdad histórica” sobre la desaparición de los 43 estudiantes.

En septiembre de 2014, la PGR dejó en libertad a diversos funcionarios consignados por su presunta relación con los hechos, bajo el argumento de inconsistencia y la parcialidad de las acusaciones que “omitieron señalar todas las violaciones que estos individuos cometieron durante su intervención en el caso, entre ellas, la detención arbitraria, la tortura, la dilación en las puestas a disposición, la vulneración de los derechos de la defensa y las violaciones al procedimiento, ocultando también pruebas suficientes que permitieran de manera fehaciente el destino de las víctimas”, señaló el fiscal general.

En 2019 –abunda Gertz Manero– la FGR asumió nuevas investigaciones por diversos delitos que no habían sido tramitados y que no tienen obstáculo procesal para poder juzgar a las personas por las que se solicitó las órdenes de aprehensión, ya que son fundamentalmente la desaparición forzada de las víctimas y la delincuencia organizada, así como el verdadero paradero de los desaparecidos.

Detalló que todas las diligencias durante este nuevo periodo de investigación con sus pruebas testimoniales han sido confrontadas con la secuencia de los hechos y con las periciales de ubicación y de identificación que han permitido establecer la cronología de lo sucedido, así como la participación de quienes cometieron esos delitos.

El titular de la FGR también dio a conocer que restos humanos que han sido encontrados en esta nueva administración e investigación ya han sido enviados a la Universidad de Innsbruck para su identificación. Se esperan resultados inmediatos.

“Nuestra investigación continúa y a finales de esta semana esperamos judicializar a otros funcionarios de diversos niveles, así como para dar mayor información sobre los restos humanos que fueron enviados a la universidad ya señalada con referencia a los sitios donde fueron encontrados y en diligencias absolutamente apegadas a derecho”.

Contenidos relacionados

“El Mochomo”, clave en la desaparición de los 43 estudiantes

El pasado 29 de junio se dio a conocer que José Angel Casarrubias Salgado, “El Mochomo”, señalado como el responsable intelectual de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa en septiembre de 2014, fue detenido el pasado miércoles 24 de junio en el Estado de México por Agentes de la Fiscalía General de la República (FGR).

Foto: Twitter.
José Angel Casarrubias Salgado, “El Mochomo”.

José Angel es hermano menor de Sidronio y Mario Casarrubias, este último presunto fundador del grupo delincuencial Guerreros Unidos.

El 8 de octubre de 2014, once días después de la desaparición de los estudiantes de Ayotzinapa, dos presuntos integrantes del grupo criminal guerrerense fueron detenidos y revelaron a las autoridades que fue José Angel Casarrubias, “El Mochomo”, quien dio la orden de asesinar a los normalistas.

En un interrogatorio ten elementos de la Marina, con base en la causa penal 100/2014, según informó el diario Reforma, Osvaldo Ríos Sánchez, “El Gordo”, y su hermano Miguel Ángel, “El Pozol”, informaron que los normalistas fueron enterrados en una fosa en Pueblo Viejo, entre Iguala y Cocula, además de confesar su arrepentimiento por su participación en lo ocurrido.

Cuatro días antes de la detención de los hermanos Ríos Sánchez ya habían encontrado 28 cadáveres en fosas ubicadas en Pueblo Viejo, y un día después de la captura, hallaron otras cuatro con ocho cuerpos en las inmediaciones del rancho “La Sierpe”, en Pueblo Viejo, en el lugar conocido como La Parata.

Sin embargo, los resultados de los análisis de los primeros 28 cadáveres arrojaron que no eran normalistas, informó el entonces titular de la PGR, Jesús Murillo Karam.

También en la causa penal 100/2014, a la que tuvo acceso el citado medio de comunicación, se expone que el edil de Iguala, José Luis Abarca, fue quien ordenó la detención de los estudiantes y cuando estuvieron en poder de Guerreros Unidos, “El Mochombo” tomó la decisión de matarlos.