Éxodo de habitantes, casas de seguridad… crimen asola fraccionamientos de la periferia de Morelia

Habitantes de fraccionamientos como Misión del Valle, Villas del Pedregal y La Aldea sufren el embate del crimen, que ha encontrado en estos lugares un nido para delinquir

Foto: Víctor Ramírez.

Arturo Molina y Héctor Jiménez / La Voz de Michoacán

Morelia, Michoacán. La inseguridad continúa impactando los fraccionamientos de la periferia de Morelia; su lejanía y desatención por parte de diversos órdenes de gobierno los ha vuelto un nicho ideal de operaciones. Misión del Valle, Villas del Pedregal, La Aldea y otras zonas conurbadas han sido aprovechadas por su distancia con el Centro y la falta de vigilancia para las actividades delincuenciales.

En el caso de Misión del Valle, desde hace al menos tres años los representantes y jefes de manzana del fraccionamiento denunciaron en su momento la falta de presencia policial y las actividades ilícitas que prevalecen en este fraccionamiento ubicado a unos 15 minutos de distancia de la mancha urbana de Morelia.

PUBLICIDAD

Este fin de semana, los vecinos de dicho fraccionamiento quedaron prácticamente sitiados en sus casas por el enfrentamiento entre delincuentes y elementos policiales. Luego de la refriega, trascendió que se localizaron al menos tres casas de seguridad en una zona en donde los colonos han denunciado la presencia de las mismas desde hace casi un lustro.

Contenidos relacionados

Por otra parte, Villas del Pedregal, uno de los complejos habitacionales más grandes del país, también ha sufrido los embates de la delincuencia. A pesar de los discursos y de los intentos por instalar bases de operaciones mixtas, el lugar es sitio común de robos, homicidios y hasta la operación de narcolaboratorios.

PUBLICIDAD

Ambos casos son los más representativos en la capital michoacana, aunque no los únicos. Aunado a que grupos delictivos se aprovechan de la falta de elementos policiales, la descomposición del tejido social por el esquema de desarrollo de dicho fraccionamiento ha traído como consecuencia un círculo vicioso de delincuencia.

Foto: Víctor Ramírez.

Al quedar los menores abandonados mientras los padres trabajan y se trasladan a la ciudad, pueden ser expuestos a la influencia de las drogas y conductas delictivas, que terminan por representar un nuevo eslabón en la cadena de la delincuencia, han referido autoridades sobre el tema.

Misión del Valle, del robo al éxodo

La ausencia de cuerpos de seguridad a su vez propicia la proliferación de grupos delictivos. La inseguridad ha empujado a que Misión del Valle viva uno de los éxodos urbanos más grandes de la historia reciente de nuestro estado.

Más de mil 100 viviendas han sido abandonadas, en muchos casos los ocupantes ya fueron asaltados, amenazados o víctimas de la delincuencia y antes de una problemática mayor decidieron huir de la zona de conflicto ante la parsimonia de las autoridades.

Foto: Víctor Ramírez.

Según el testimonio de los propios vecinos e integrantes del Comité Vecinal de Misión del Valle (Covemv), diariamente se sabe de casas que son saqueadas por delincuentes que han encontrado refugio en la ausencia de autoridades de seguridad, lo que ha generado condiciones “insostenibles” para miles de familias que aún habitan en la zona.

Incluso, los mismos vecinos alcanzan a apreciar que la mayoría de las casas abandonadas ya están completamente pagadas, por lo que atribuyen el abandono principalmente a la alta tasa de delincuencia.

Foto: Víctor Ramírez.

Y es que prácticamente todos los colonos del fraccionamiento han sido víctimas del delito. Si bien la labor de patrullaje ha aumentado en los últimos meses, los propios residentes destacan que hace falta más que la simple presencia policial.

En muchos de los casos, las organizaciones de vecinos que detienen a los delincuentes en flagrancia han denunciado que a las pocas horas son puestos en libertad y regresan a delinquir a la misma calle.

Villas del Pedregal, vecinos se defienden, pero…

En Villas del Pedregal la situación no es nada mejor. Los vecinos se han tenido que autodefender. Al menos 500 detenciones civiles de presuntos delincuentes han realizado debido a la falta de vigilancia. Del mismo modo, en la mayoría de los casos, los delincuentes son liberados en cuestión de horas.

Las condiciones en las que se han realizado los arrestos ciudadanos, han sido principalmente en flagrancia de delito y, en su mayoría, reincidentes. Debido a la reincidencia, han logrado formar grandes archivos fotográficos de los hechores, pero poco de esto ha servido ante quienes los liberan y los ponen de vuelta en las calles.

Foto: Víctor Ramírez.

El problema no ha ido a la baja. Los niveles de violencia en los actos de robo, asalto y robo a casa habitación, han aumentado. El poder armado con que cuentan los delincuentes también es mayor, como quedó de manifiesto este viernes por la noche.

Autoridades guardan silencio

En contraste, la comisionada municipal de seguridad, Julisa Suarez Bucio, no emitió una postura al respecto ni dirigió un mensaje a la ciudadanía, únicamente compartió en sus redes sociales las publicaciones realizadas por la Policía de Morelia.

El presidente municipal, Raúl Morón Orozco, tampoco emitió una postura ni un mensaje por el hecho que alertó a parte de la población moreliana. Luego de la noche de enfrentamientos, la última publicación en sus redes sociales eran una serie de fotografías sobre la apertura de una obra en el centro histórico.

Foto: Víctor Ramírez.

Tan solo un día antes, en las redes sociales del alcalde se anunciaba colaboración con autoridades militares para dar seguridad a los ciudadanos.

“Con mucho gusto fui testigo de la toma de protesta del general de Brigada Diplomado de Estado Mayor, Sergio Armando Barrera Salcedo, quien desde ahora comandará la 21 Zona Militar, y juntos trabajaremos para garantizar la tranquilidad de los morelianos”, se lee en una publicación en la cuenta oficial de Morón Orozco.

Foto: Víctor Ramírez.

El pasado 6 de enero, en su primera declaración ante medios de este año, Raúl Morón reconocía que la falta de seguridad era uno de los principales temas pendientes de su administración.

“Son dos temas pendientes los que nos quedan y que tenemos propósitos de este año para poder mejorar, uno de ellos sin ninguna duda es la seguridad, que la gente está reclamando, que la gente requiere”, dijo el alcalde en entrevista colectiva.

De cada 10 morelianos ocho se sienten inseguros y con miedo

Apenas el pasado 16 de enero, se publicó la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en la que se confirmaba que un 80.9 por ciento de la población de la capital michoacana “consideró que vivir en su ciudad inseguro” al mes de diciembre de 2019.

Es decir que casi 81 de cada 100 ciudadanos no se sienten completamente seguros viviendo en la capital michoacana. Este resultado marca el punto más alto de percepción de inseguridad en la historia de Morelia, ya que dicho indicador sobre la percepción de inseguridad, que se mide de manera trimestral, fue de 80.4 por ciento en septiembre de 2019, 77.9 por ciento en junio de 2019, 73.8 por ciento en marzo 2019, 70.9 por ciento en diciembre del 2018 y 79.7 por ciento en septiembre de 2018.