VIDEOS |Muerte de Giovanni y otros 3 casos, reafirma también el abuso de policías mexicanas

Durante los últimos días, en México se han difundido por lo menos 4 casos de abuso de la fuerza por parte de policías municipales; el saldo, dos personas muertas

Jorge Ávila / La Voz de Michoacán

En México han salido a la luz videos en que agentes policiacos ejercen violencia sobre personas detenidas; en Guadalajara ya empezaron las protestas

Morelia, Michoacán. Por lo menos 4 casos de abuso policial se han documentado en México durante esta contingencia sanitaria. Los hechos se registraron en los estados de Guanajuato, Baja California, Querétaro y Jalisco. Esto se da en un contexto en que a nivel mundial se ha generado gran inconformidad por el asesinato de George Floyd a manos de un policía de Minneapolis por presuntamente haber intentado pagar con un billete falso.

PUBLICIDAD

Hoy las protestas en Jalisco se dejaron sentir por la muerte de Giovanni López.

#JusticiaParaGiovanni

El caso más notorio y que ha desatado fuertes protestas se registró en Ixtlahuacán de los Membrillos, Jalisco.

PUBLICIDAD

En ese municipio, el pasado 4 de mayo, Alejandro Giovanni López, un albañil de 30 años, fue detenido cuando iba a cenar con su familia. La falta, no usar cubrebocas, aunque las autoridades negaron que se hubiera sido el motivo de la detención.

Giovanni López había salido a cenar con su familia en la población de Ixtlahuacán de los Membrillos, al sur de la Zona Metropolitana de Guadalajara, esa noche del 4 de mayo, pero elementos de la Policía Municipal lo detuvieron por no portar cubrebocas en la vía pública, lo golpearon y se lo llevaron. Al día siguiente se notificó que había muerto.

Según la autopsia, la causa del deceso fue traumatismo craneoencefálico, y la estimación de la hora del fallecimiento fue las 10:20 de la noche, según el acta de defunción.

En el video se aprecia cómo un grupo de policías detiene al hombre de 30 años, quien forcejea con los elementos de la Comisaría de Seguridad de Ixtlahuacán de los Membrillos. “Ira, nada más porque no trae el cubrebocas”, se escucha a una mujer.

Un policía municipal recrimina a una mujer y le afirma que el detenido golpeó a los elementos. “Él estaba tranquilo y ustedes lo golpearon”, revira un hombre que graba el video. Un policía, identificado como “comandante”, argumentó que Giovanni se había resistido al arresto y por ello fue detenido.

Christian, uno de los hermanos de la víctima, relató que Giovanni iba caminando en la calle al lado de su tía cuando llegaron elementos municipales, quienes lo detuvieron y lo golpearon.

Al ver el ataque, Christian comenzó a grabar cómo su hermano forcejeaba con los policías, quienes incluso lo ahorcaron.

En la grabación se escucha que el hermano de Giovanni intenta tranquilizarlo, a lo que un uniformado le responde “tú cállate, pinche joto”.

Durante esa noche, la tía de Giovanni logró contactar al presidente municipal de Ixtlahuacán de los Membrillos, Eduardo Cervantes Aguilar, quien le dijo que a la mañana siguiente podría pasar a la Comisaría Municipal por su sobrino. Sin embargo, al llegar por Giovanni, su tía y hermano fueron informados de que había sido trasladado al Hospital Civil de Guadalajara tras la golpiza recibida por los policías. Ahí murió debido a la gravedad de las lesiones.

El hermano de la víctima aseguró que personal del Semefo les impedía ver el cuerpo, pero al encontrarse fuera de las instalaciones abrieron la bolsa en la que entregaron el cuerpo y observaron huellas de golpes y que fue agredido con un arma de fuego en una de las piernas.

Christian aseguró que el presidente municipal, a través de otra persona, había ofrecido a la familia 200 mil pesos para no difundir el video de la agresión, además de amenazarlos de muerte en caso de que lo publicaran, de acuerdo con Reporte Índigo.

La Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco (CEDHJ) lamentó el hecho a través de su cuenta de Twitter, y anunció la queja de oficio 4256/2020 y emitió medidas cautelares.

“Es inaceptable el uso excesivo de la fuerza y el maltrato a personas por parte de autoridades policiales”, expresó la defensoría. De acuerdo con la CEDHJ, se habían recibido hasta el 6 de mayo sólo dos quejas por detenciones por no acatar las medidas sanitarias como el uso de cubrebocas.

En ese sentido, el Fiscal de Jalisco, Gerardo Octavio Solís Gómez, y el coordinador del Gabinete de Seguridad, Macedonio Tamez Guajardo, informaron que ya se realizan investigaciones para tratar de determinar si existe responsabilidad por parte de los policías municipales. Detallaron que la Fiscalía inició una carpeta de investigación por la muerte del hombre desde el pasado 5 de mayo.

Enrique Alfaro, gobernador de Jalisco, afirmó que la Fiscalía General del Estado (FGE) investiga los hechos ocurridos hace un mes en Ixtlahuacán de los Membrillos, donde policías municipales son señalados de ser los responsables de la muerte de Alejandro Giovanni, y subrayó que en caso de que sean culpables serán castigados “con todo el peso de la ley”.

Posteriormente, recordó que en Jalisco no se toleran los abusos de nadie y aseguró que la fuerza pública es para cuidar a los ciudadanos, mantener el orden y hacer valer el Estado de Derecho.

Hoy jueves la ciudadanía salió a las calles de Jalisco para protestar por estos hechos. En las manifestaciones incluso fueron quemadas patrullas.

Y es que la indignación por la muerte de Giovanni López a manos de los policías municipales llevó a los ciudadanos a manifestarse en las calles de Guadalajara, donde las protestas escalaron y los inconformes realizaron pintas, quebraron vidrios y prendieron fuego a dos patrullas que se encontraban afuera del Palacio de Gobierno de Jalisco.

Horas antes, la Fiscalía General de Justicia del Estado ofreció una conferencia para brindar más informes sobre la muerte del hombre de 30 años, de oficio albañil, quien murió a causa de la golpiza que le propinaron elementos de la Policía Municipal de Ixtlahuacán de los Membrillos al momento de detenerlo por no portar cubrebocas, como denunció su familia.

Sin embargo, la Fiscalía justificó su muerte al argumentar que no tuvo lesiones por arma de fuego —como también afirmaron familiares— pues todas las heridas “fueron por objetos contundentes, o sea por golpes”, además que el motivo de su detención no fue por no portar cubrebocas, sino por una falta administrativa, ya que “se mostró agresivo”. Pero no señalan por qué Giovanni se “portó agresivo” con los agentes.

“No hubo lesiones por arma de fuego, equivocadamente se ha señalado esto en algún medio; no hubo lesiones por armas de fuego, todas fueron por objetos contundentes, o sea por golpes. En segundo lugar, señalamos que la detención fue por una falta administrativa, según el propio informe del Ayuntamiento de Ixtlahuacán de los Membrillos”, expresó el fiscal estatal, Gerardo Solís, en conferencia de prensa.

“En tercer lugar quiero puntualizar que, de acuerdo con los informes, no fue detenido por la falta de uso de cubrebocas como también se ha señalado. La propia autoridad municipal dice que fue detenido por falta administrativa porque se mostró agresivo con los elementos de seguridad bajo los efectos de alguna sustancia”, aseguró el coordinador general de Seguridad, Macedonio Tamez Guajardo.

Los funcionarios anunciaron que el alcalde de Ixtlahuacán de los Membrillos, Eduardo Cervantes, comparecerá este viernes 5 de junio ante la Fiscalía General del Estado para esclarecer los hechos relacionados a la muerte de Giovanni López.

Apedrear le costó la vida a Jair, en Tijuana

En México, el primer caso se difundió ampliamente en redes sociales durante esta semana, cuando circularon imágenes de un agente policiaco de Tijuana sometiendo a un hombre poniendo su pie sobre el cuello del detenido, algo similar al caso de Floyd. Los hechos ocurrieron el 29 de marzo en Baja California. El detenido murió.

El video lo grabó un testigo de los hechos en una gasolinera de Tijuana, en la colonia Manuel Paredes. En el material se aprecia cómo el policía, sometiendo al detenido, pone su pie sobre el cuello del fallecido mientras yace inmóvil en el piso y con las manos esposadas.

Al cabo de un rato, los presentes notaron que el detenido ya no respiraba y que su color de piel cambiaba a morado. Aunque otro uniformado trató de reanimar al hombre, los intentos fueron inútiles: Jair López ya estaba muerto.

Por declaraciones de familiares, medios locales consignaron que Jair no había opuesto resistencia al arresto.

La versión de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana de Tijuana fue que Jair había sido detenido por arrojar piedras y que al momento de la detención había empezado a convulsionar. Esto, de ser cierto, no fue motivo suficiente para que el agente dejara de presionar su cuello.

El 27 de marzo, la Fiscalía de Baja California inició la carpeta de investigación y el pasado 3 de junio, entrevistado sobre el seguimiento al caso, el fiscal Hiram Sánchez Zamora señaló que la investigación ya había concluido. Sobre el resultado de las investigaciones, se limitó a decir que “no lo podemos hacer público, pero seguramente en los próximos días así será, ya el Ministerio Público tomó determinaciones en ese sentido”. El funcionario consideró que sería la siguiente semana.

El video de la detención y muerte de Jair cobró relevancia por el contexto actual de protestas que se vive en Estados Unidos, por lo que ciudadanos de la ciudad fronteriza lo revivieron en las redes, pues la causa oficial de muerte fue desnucamiento y estrangulamiento.

El martes 2 de junio, la escueta respuesta de la Secretaría de Seguridad de Tijuana fue que sus agentes habían colaborado en las investigaciones para esclarecer los hechos.

Como respuesta a los mensajes en redes sociales, el martes 2 de junio la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana Municipal (SSPCM) informó a través de un comunicado de prensa que la corporación ha colaborado con las autoridades investigadoras para esclarecer los hechos, y mencionó que los dos agentes municipales están suspendidos, proceso mediante el cual les fue retirada el arma de cargo. Explicaron que también la Sindicatura Municipal mantiene su propia carpeta de investigación en espera de la determinación de la autoridad estatal.

Además, presumieron que los oficiales reciben cursos de formación y crecimiento en temas de valores, así como atención psicológica, y que cualquier queja puede ser interpuesta en el portal digital de la Secretaría y en redes sociales.

En Guanajuato, te lo pones o te lo pones

Otro caso de abuso policial quedó registrado en un video en el que se observa cómo un sujeto es golpeado y sometido por dos policías municipales de San Luis de la Paz, Guanajuato, por no portar cubrebocas.

En las imágenes se aprecia como dos elementos someten al sujeto contra el piso. A unos cuantos metros está una mujer que le pide que se calme para que los policías no lo sigan lastimando.

“Los oficiales lo único que hacen es abusar de la autoridad, es lo único que hacen”, se escucha en el video, mientras el hombre se encuentra en el piso y uno de los elementos lo somete y el otro está parado a un costado de su compañero.

“Tranquilícese y ya van a estar tranquilos”, mencionó la mujer que se encontraba a un lado del sujeto, mientras los policías continuaban encima del hombre.

El sujeto logró liberarse, pero para soltarse pateó a uno de los uniformados, que ni tardo ni perezoso comenzó a golpearlo con la macana para continuar sometiéndolo.

El hombre se puso de pie y la mujer le continuó pidiendo que se tranquilizara para que los oficiales lo dejaran en paz, pero el sujeto le respondió: “Yo no estoy haciendo nada”, y siguió moviéndose, ya que los elementos de seguridad lo estaban siguiendo y agrediendo.

Al final del video, luego de que el sujeto se libera, cuando ya iba a tomar de nuevo su bicicleta, los oficiales volvieron a forcejear con él y lo sometieron de nuevo contra el piso, frente a una puerta que se encontraba abierta.

Ante la posible violación a los derechos humanos por el violento sometimiento, la Procuraduría Estatal de Guanajuato inició con las indagatorias del caso.

“La Procuraduría de los Derechos Humanos del Estado de Guanajuato (PDHEG) abrió el Expediente de Queja 23/20-D relativo a la difusión pública de una detención de elementos de seguridad en el municipio de San Luis de la Paz y solicitó un Informe general a las autoridades municipales sobre los hechos”, respondió el organismo encabezado por José Raúl Montero de Alba.

En Querétaro, oficiales “ayudan” a la señora

También se viralizó un video grabado en Querétaro, en el que dos mujeres policías forcejean con una anciana y su hija por no utilizar cubrebocas en medio de la pandemia del COVID-19.

Se trata de una adulta mayor quien, en compañía de su hija, se dedica a recolectar plástico y cartón para después venderlo. Sin embargo, ambas fueron confrontadas por la Policía de Cadereyta de Montes, en Querétaro.

En la grabación se aprecia que las policías se acercan a ambas mujeres y una de las oficiales toma por la cintura a la mujer de la tercera edad, mientras que la otra agente somete y arresta a la hija de la anciana, aunque ésta haga un esfuerzo por aproximarse a su familiar.

Ante el video, fue el presidente municipal panista León Enrique Bolaño Mendoza quien justificó la actuación de los policías, y aseguró que las mujeres debían portar cubrebocas.

“Es obligación para los comerciantes, tianguistas, ambulantes y prestadores de servicios portar cubrebocas, dada la naturaleza de contacto diario con la ciudadanía”, señaló en un comunicado, aunque ninguna de las dos mujeres se dedica a esas actividades.

De acuerdo con el Ayuntamiento, las mujeres policías habrían solicitado a la anciana y su hija portar un cubrebocas, ya que era necesario cuidar a la población que las rodeaba.

“No se preocupe, nada más déjenos cuidarla, esos son reglamentos que nosotros tenemos que seguir”, dijo una policía segundos antes de la grabación del video, según testigos.

Contenidos relacionados

Técnica de sometimiento, criticada y no recomendable

Esas técnicas de inmovilización en que los agentes ejercen presión con sus rodillas sobre alguien que está tirado en el piso boca abajo son comunes en todo el mundo y son muy criticadas. Una de las razones por las que la muerte de George Floyd escandalizó tanto es que muchas muertes han sido atribuidas a esa técnica, incluso fuera de Estados Unidos, y con frecuencia las víctimas no son blancas.

En Bélgica, el instructor de la Policía Stany Durieux dice que castiga a los agentes que entrena restándoles puntos, “cada vez que veo que posan la rodilla en la columna vertebral. Tampoco se permite apoyarse con todo el peso del cuerpo porque se puede fracturar las costillas y sofocar a la persona”, agregó.

El desempeño de la Policía en la muerte de Floyd fue ampliamente cuestionado, incluso por policías y expertos de Estados Unidos.

En Israel, el portavoz policial Micky Rosenfeld dijo que “no hay táctica ni protocolo que indique que hay que aplicar presión en el cuello o en las vías respiratorias”.

En Alemania, los agentes están autorizados a ejercer presión brevemente en la cabeza de un sospechoso, pero no en el cuello, según el sindicato de policías.

El Colegio de Policías del Reino Unido dice que los sospechosos que han sido tendidos en el piso boca abajo deben ser colocados de costado, arrodillados o parados “lo antes posible”. Un manual de la Policía de Londres publicado en internet desalienta la aplicación de presión en el cuello, diciendo que “toda forma de presión en la zona del cuello puede ser muy peligrosa”.

Un manual de la Policía de Nueva York dice en mayúsculas, con negritas, que los agentes “no deben” usar técnicas asfixiantes y deben “evitar toda acción que pueda generar presión en el pecho, como sentarse, arrodillarse o pararse en el pecho o la espalda del sospechoso, limitando su capacidad de respirar”.

La Policía de San Diego, en cambio, permitía una técnica en la que se aplica presión en el cuello con un brazo, aunque eso cambió después de la muerte de Floyd.

A los gendarmes de Francia se les indica no ejercer presión sobre el pecho o sobre órganos vitales de los sospechosos en el piso y ya no se les enseña a hacer presión en el cuello, de acuerdo con el coronel Laurent De La Follye de Joux, director de la unidad de entrenamiento.

La Policía Nacional, en cambio, tiene más discreción. Se le permite hacer presión en el pecho, aunque “por el menor tiempo posible”.

Christophe Rouget, dirigente sindical que habló con los legisladores franceses en marzo en torno a la propuesta de eliminar técnicas asfixiantes, dijo que si un agente no usa su pistola ni armas paralizantes, la opción más segura para inmovilizar a alguien es tenderlo boca abajo, lo que les impide patear a los agentes.

“No tenemos 5 mil opciones”, expresó. “Estas técnicas son empleadas por las policías de todo el mundo porque son las menos peligrosas pero deben ser bien aplicadas. En Estados Unidos vimos que no las aplicaron bien e hicieron presión en el sitio equivocado, por demasiado tiempo”.

Con información de agencias.